Tunguska, el Roswell siberiano

Una extraña luz iluminó la medianoche inglesa el 30 de junio de 1908. «Estaba al Noreste y era del color del fuego brillante, como la luz del amanecer y del anochecer. A cierta distancia por encima de la luz, que parecía estar sobre el horizonte, el cielo era azul como durante el día, con bandas de nubes luminosas rosáceas atravesándolo a intervalos», contaba el 2 de julio Katharine Stephen, vecina del pueblo de Huntingdon, en una carta publicada en The Times. La mujer, que había presenciado el espectáculo con su hermana desde su casa, aseguraba que a las 1.30 horas su habitación «estaba iluminada como si fuera de día». «Nunca había visto algo como esto en Inglaterra y sería interesante que alguien explicara la causa de una visión tan extraña», concluía…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 461, octubre de 2019).

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Testimonios de aquellos tiempos reportaron un cambio de dirección del objeto antes de impactar en Siberia. ¿Desde cuando un meteoro cambia de dirección en pleno vuelo?

    1. ¿ De donde sacas tal cosa ?

      Copio y pego de la wiki:

      «Crónicas de los testigos
      Los habitantes de la zona afectada por la explosión la describieron como un hongo gigante que se elevaba por los aires»