Un zahorí en el Colegio de Enfermería de Vizcaya

Anuncio de la conferencia del zahorí Aitor López en la sede del Colegio de Enfemería de Vizcaya.El zahorí Aitor López hablará de Geobiología como medicina del hábitat el martes en el Colegio de Enfermería de Vizcaya (c/ Rodríguez Arias, 6; 48008 Bilbao). «La geobiología -explica el conferenciante en la convocatoria del acto, que es sólo para asociados- es la disciplina que estudia la interacción entre un lugar y un ser vivo, sea una persona, un animal o una planta. Se analizan las corrientes de agua subterránea, las fallas geológicas, los cruces de líneas Hartmann etc., así como la contaminación electromagnética, y sus posibles efectos sobre el bienestar y la salud. También se abordan detalles como el color de las paredes, la forma de las estancias y objetos de la casa… La herramienta principal de detección de alteraciones o geopatías es la radiestesia o sensibilidad corporal, así como los aparatos eléctricos para la medición electromagnética».  El anuncio incluye una foto de los útiles que usa López en su trabajo: varillas metálicas de rabdomante.
Un zahorí es alguien que asegura tener el don de localizar en el subsuelo desde agua hasta metales preciosos y, a veces, de diagnosticar enfermedades, así como de detectar variaciones en una energía que únicamente él capta. También se les conoce como rabdomantes, radiestesistas y geobiólogos, denominación esta última con la que intentan rodearse de un halo científico. Sus útiles pueden ser palos con forma de Y, varillas metálicas o pendulos cuyo movimiento indicaría la presencia de lo que buscan. Ningún zahorí ha demostrado nunca en condiciones controladas hacer lo que dice hacer desde que, en la segunda mitad del siglo XVIII, se empezó a someter a prueba a los practicantes de esta arte ardivinatoria. Estamos ante un fenómeno tan digno de crédito como la güija, que ha costado muchísimas de vidas en Irak, donde militares y policías han utilizado durante años varillas de zahorí, disfrazadas de alta tecnología, para detectar bombas con el resultado previsible: decenas de explosiones que podían haberse evitado con el uso de perros adiestrados en los controles de seguridad. Las varillas de zahorí funcionan por el mismo principio que la güija, el llamado efecto ideomotor, que hace que nuestras creencias y expectativas se reflejen en movimientos musculares inconscientes y da lugar a otros fenómenos prodigiosos.
Un zahorí, en una ilustración del libro 'Histoire critique des pratiques superstitieuses', de Pierre Le Brun.«La práctica continuada de la radiestesia (sensibilidad del cuerpo) para testar casas y negocios, el estudio de ciencias como la geobiología y el arte del feng shui, y la intensa y dilatada experiencia profesional han ampliado mi bagaje a la hora de tratar situaciones muy diversas y ofrecer soluciones efectivas. Desde hace un tiempo a esta parte, además, utilizo la Kabbalah terapéutica, para profundizar en mi labor de armonización y de creación de bienestar, pues conecto con mecanismos internos que rige nuestra alma», explica en su web López, quien se presenta como geobiólogo armonizador y cabalista. Por supuesto, como cualquier otro adivino -desde el tarotista televisivo nocturno hasta el grafólogo que selecciona personal para empresarios ignorantes-, este zahorí vizcaíno tampoco ha demostrado nunca sus poderes y todo lo que dice carece de sentido, como cuando habla de las líneas Hartmann. Nadie que no sea zahorí cree en esas líneas de emisiones energéticas, descubiertas a mediados del siglo pasado por el radiestesista alemán Ernst Hartmann, y de contaminación electromagnética sólo hablan quienes explotan el miedo a las ondas para vender a incautos asesorias ambientales, defensa legal y todo tipo de inútiles cachivaches para protegerles de una amenaza que sólo existe en sus mentes,
El lector de Magonia que me ha enviado la información del Colegio de Enfermería de Vizcaya no podía creérselo; yo tampoco. Que, a estas alturas del siglo XXI, una organización de profesionales de la salud haga entre sus asociados publicidad de brujería resulta descorazonador. Igual dentro de poco asistimos en los servicios de urgencias de los hospitales vascos a algo parecido a lo que se ve en este vídeo de That Mitchell and Webb Look, el programa de humor que tuvieron David Mitchell y Robert Webb en la BBC entre 2006 y 2010:

11 comentarios

  1. Vamos por partes, primero el Sahorismo.
    El 12 de Mayo en el Colegio de Enfermería de Vizcaya (c/ Rodríguez Arias, 6; 48008 Bilbao desafío a quien quiera, a ver si el Sahorismo funciona o no: Y no me vengas con que James Randi dijo esto o lo otro, así quedara claro quién es el farsante, el 12 de mayo os quiero ver ahí y no aquí haciendo comentarios. Aunque me temo que no ira nadie a aceptar mi desafío.
    Por lo que se ve Aitor López lo combina con feng shui.
    Las primeras aplicaciones prácticas del feng shui en la arquitectura empezó en la costa oeste americana, hoy en día la aplican los mejores arquitectos del planeta como Frank Gehry o Norman Foster.
    No voy hacer un monográfico, solo expondré un ejemplo de feng shui.
    La calle más larga de Bilbao es la Calle Iparraguirre, la energía en bajada fluye muy fuerte es esa calle que da justo donde está el Museo Guggenheim,
    ¿Qué se hizo par que la energía en bajada no quemara negativamente el Museo y fluyera más suavemente?
    Solución: Colocar entre Museo y el final de la calle, una estructura de acero recubierta con flores que todos conocemos como (Puppy)
    En fin, cada día son más los arquitectos y urbanistas que se interesan por el feng shui.
    Y respecto a que el informe finaliza con vídeo de Parodia sobre Homeopatía solo decir que…
    Los hospitales homeopáticos británicos tratan anualmente a unos 50000 pacientes,
    El 40% de los médicos franceses emplean homeopatía.
    El 40% de los médicos holandeses emplean homeopatía.
    El 37% de los médicos ingleses emplean homeopatía.
    El 20% de los médicos alemanes emplean homeopatía.

      1. En realidad, lo que dicen esas cifras es que de ser ciertas, la inmensa mayoría de los médicos piensan que la homeopatía es una magullado, y usando el mismo argumento absurdo de Cary…
        El 60% de los médicos franceses no emplean homeopatía por inútil.
        El 60% de los médicos holandeses no emplean homeopatía por inútil.
        El 63% de los médicos ingleses no emplean homeopatía por inútil
        El 80% de los médicos alemanes no emplean homeopatía por inútil.

  2. “la energía en bajada fluye muy fuerte”
    ¿De qué tipo de energía está Ud. Hablando: cinética, potencial, nuclear..?
    Respecto a la homeopatía, si con su post pretende decirnos que hay jetas e incompetentes en la profesión médica, y que esto no es específico de ningún país, estoy de acuerdo con usted.

    1. No se sabe ni que es, quizás algún día cuando se descubra más partículas subatómicas, de que están compuestas y cómo funcionan.
      Esto es como la anestesia. No existe una explicación científica aceptada para la anestesia, pero funciona; Y no he oído a ningún escéptico rechazarla porque no se explica cómo actúa.
      Los chinos por si influencia taoísta siempre lo han tenido claro, cuando se aplica y no se aplica. Lo más sencillo es comprobarlos y aplicarlo en tu habitación o tu casa, hay libritos muy prácticos.
      O como dijo alguien por ahí “deberíamos estudiar, conocer y comprobar lo que criticamos”.

      1. No se conoce el mecanismo pero su efecto es medible. ¿Puede decirse lo mismo de las energías adabracadabrantes? NO
        Por cierto, echa un vistazo a la esperanza de vida en la China antes de la introducción de la medicina científica y tras su introducción en los años 50. Eso sí, tu fe en tradiciones milenarias puede acabar hecha añicos. 😉

  3. «¿Qué se hizo par que la energía en bajada no quemara negativamente el Museo y fluyera más suavemente?
    Solución: Colocar entre Museo y el final de la calle, una estructura de acero recubierta con flores que todos conocemos como (Puppy)»
    Propongo el sencillo experimiento de retirar ese florero,a ver que apocalípticos efectos causa en los visitantes del museo toda esa «energía en bajada».
    Luego ya los curaremos con homeopatía.

  4. Hola Luis Alfonso. Veo que no estás enterado. Si no hay máquina para detectar una alteración geopatógena lo que notamos los zahorís no existe. Muy bien . Hasta ahora no había máquinas para detectar las corrientes subterráneas de agua y las fallas entre otras, luego era mentira y los zahorís unos farsantes. Pero qué casualidad, alguien ha inventado una máquina (geomagnetómetro) que se vende a unos precios astronómicos (hay 12 en España) , que mide dichas alteraciones y, casualidad, coincide con las indicaciones de los zahorís. Han pasado a no ser mentirosos, en estas mediciones. Hasta que no se invente otra máquina que mida lo que sienten los zahorís el resto de manifestaciones que sienten son mentira.
    Sólo te indicaré que, casualidad, soy ingeniero incrédulo, y mi hija arquitecta incrédula, pero notamos un montón de energías diferentes. Los árboles crecen inclinados cuando les pasa una corriente subterránea por debajo (se mide con el geomagnetómetro , y con las varillas ó con las manos directamente), y las fallas provocan que los árboles abran agujeros en sus troncos. En las personas no te cuento lo que hemos comprobado porque no te lo creerías y no merece la pena porque……

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *