Bill Gates, George Soros y el Ejército de EE UU están detrás de la epidemia de ébola, según Enrique de Vicente

Portada del número 292 de la revista 'Año Cero', dirigida por Enrique de Vicente.La epidemia de ébola de África occidental es intencionada y persigue, entre otras cosas, despoblar Sierra Leona, Liberia y Guinea para multiplicar la rentabilidad de inversiones hechas en la región por grandes magnates, sostiene Enrique de Vicente en el último número de Año Cero. La revista que dirige lleva este mes la conspiración del ébola a su portada y le dedica diez páginas en las cuales el veterano ufólogo acusa, directa o indirectamente, de causar la epidemia a la Fundación Bill y Melinda Gates, George Soros, Muhammad Yanus, farmacéuticas y, por supuesto, el Ejército estadounidense. Ya lo adelantó Juan José Benítez hace unos meses: «El ébola lo han lanzado militares norteamericanos sobre África”. Después de leer el reportaje del conspiranoico de cabecera de Iker Jiménez, sólo echo en falta a los extraterrestres y los illuminati.

No es fácil resumir las argumentaciones de De Vicente y, menos aún, encontrarles alguna lógica. Farragoso y repleto de rumores presentados como certezas, el texto es una sucesión de ocurrencias sin orden ni concierto. Así, arranca recordando los peores augurios -los que han cifrado el posible número posible de víctimas en 5 millones de personas- y cómo Estados Unidos ha anunciado que mandaría militares a la región. «Hay quienes piensan que eso podría ser como poner a los lobos cuidando a corderos», apostilla el autor. ¿Quiénes piensan eso? No lo sabemos. El autor repite esta fórmula hasta la saciedad a lo largo del texto sin identificar nunca a sus fuentes porque o no existen o su credibilidad es tan baja que hasta a él le da reparo citarlas. En la mejor tradición conspiranoica, inmediatamente después cuenta que «paralelamente a esta plaga» se da una «sorpresiva irrupción de un islamismo alarmante, la incursión israelí en Gaza y el grave conflicto en Ucrania». También podía haber hablado del desplome de la selección española de fútbol, los casos de corrupción que han cercado a Mariano Rajoy, la omnipresencia de Podemos en los medios de comunicación y el miedo de Isabel Pantoja a ir a la cárcel, pero, de hacerlo, igual se le desinflaba el soufflé.

En opinión de De Vicente, no obstante, uno de los sucesos más inquietantes fue el derribo del Vuelo 17 de Malaysia Airlines, de Ámsterdam a Kuala Lumpur, el 17 de julio cuando sobrevolaba Ucrania. Recuerda que viajaban en el aparato expertos que iban al 20º Congreso internacional sobre sida, que se celebraba en Melbourne (Australia), y destaca que, entre ellos, estaba «el periodista Glenn Thomas, coordinador para los medios de la OMS en Ginebra y gran entendido en ébola y VIH-sida». Para el director de Año Cero, estamos ante «unas muertes muy oportunas, porque algunos eran virólogos de primera linea y podrían llegar a saber mucho sobre el origen, naturaleza y posibles remedios de la epidemia». Además, Thomas «habría explicado que poseía evidencia que no estaba dispuesto a ocultar» de que la epidemia era un montaje realizado a partir de falsos positivos para «el uso [en la región] de una vacuna experimental que, según los conspiracionistas, no haría sino propagar la epidemia».¿Pruebas más allá de la rumorología? Ninguna. Pero eso no importa all periodista del misterio, que va más allá y añade que tampoco fueron accidentales la muerte por ébola de cinco investigadores del hospital de Kenema autores de un estudio del genoma del virus y de un sexto firmante de ese trabajo a causa de «un oportuno ataque cerebral». «¿Sería de locos sospechar que sabían demasiado y podrían haber apoyado las denuncias de Thomas sobre lo incomprensible de que una epidemia resulte incontrolable precisamente en el lugar donde desde hace siete años se desarrollan remedios eficaces contra la misma?», se pregunta De Vicente.

El resto del reportaje es igual. Repleto de rumores, acusaciones anónimas, podrías, habrías y hechos muy oportunos. Una obra de la conpiranoia más delirante, como deja claro el autor cuando dice que «hace tres décadas algunos denunciaron que el polémico virus del sida podría haber sido fabricado en Fort Detrick»; que «desde hace tiempo se viene acusando a ésta [la Fundación Bill y Melinda Gates] de apoyar políticas para reducir la natalidad con el urgente fin de salvar un planeta que se encamina a un biocidio apocalíptico»; que George Soros ha hecho en la región «unas inversions cuya rentabilidad supuestamente se multiplicaría tras un despoblamiento de la zona»; y que «la epidemia de ébola llega en un momento muy oportuno, cuando el mundo se enfrenta a la mayor amenaza de guera global del último medio siglo». Todo esto lo dice el mismo individuo que sostiene que el accidente de tren de Santiago de Compostela del 24 de julio del año pasado, en el que murieron 79 personas, tuvo como última causa “el incremento de la radiación cósmica que llega a la Tierra” y que “la Tierra podrá participar en uno o dos siglos en la confederación cósmica”. ¿Sería de locos pensar que Enrique de Vicente no tiene, como siempre, ni idea de lo que habla?

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

7 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Enrique de Vicente es muy divertido, cree en tantas realidades contradictorias entre sí que un universo donde todas confluyan sería…futurama.xDDD
    Lo que no tenéis en cuenta es que la mayoría de los que vemos cuarto milenio es porque es muy entretenido, tienes un poco de historia de terror, un poco de Historia curiosa(mucho antes de que la retrataran en el Ministerio del tiempo, conocí la vida de la vampira de Barcelona en el programa y como demuestran las estadísticas de google, después del programa, muchos buscamos información más contrastada sobre los casos que nos llaman la atención), un poco de ciencia ficción ( ains, las risas cuando llevan al loco de los annunakis y hasta Iker le dice que le admira por «tener el valor de decir algo asi por televisión» xDDDD) y algún debate entre Enrique de Vicente y Nieves, donde la gracia es ver las caras de Nieves ante las «argumentaciones» de Enrique o sus acusaciones de ser un «vendido» a los de «arriba», xDDDDD

    En serio que solo tendríais que ver twitter para daros cuenta de que un porcentaje enorme de los fans de cuarto milenio no nos creemos nada, pero nos parece todo muy entretenido, y además encuentras inspiración para buenos relatos de género, tienes tema de conversación inusual ( como cuando hablaron de los zoos humanos del XIX) y hasta te impulsa a buscar en libros de Historia, es una miscelánea de lo más entretenida en general, a veces tampoco te interesa mucho el tema pero si algo tenemos casi todos claro es que Enrique es entrañable, nadie cree que nada de lo que dice tenga ningún sentido, ni siquiera Iker, pero se le nota el cariño hacia él, igual que se le nota a su «antagonista» habitual, J. M. Nieves, que ha sido calificado por Enrique hasta como de agente de Bildelberg, xDDDDDD
    Si es que es un señor entrañable, el tipico personaje estrafalario que hay a veces en los pueblos, que cree cosas disparatadas y suele ser muy majo, en mi pueblo habia un señor asi y le teniamos mucho cariño.

    No se puede acusar a Enrique de Vicente de farsante, cualquiera que hable cinco minutos con él se da cuenta de que es imposible que finja, cree totalmente cada disparate que defiende y además se le nota. Tampoco creo que esté «loco» como algunos decis, sólo es un señor extravagante al que le gustaría vivir en un mundo más mágico y ha decidido que ya lo hace.

    Lo que me molesta a veces de vuestra página es que dais por sentado muchas cosas de los demás, como que el público de Cuarto Milenio está lleno de ignorantes y crédulos, todos mis amigos universitarios lo vemos, muchos con carreras de ciencias, porque es un programa en el que se tocan temas muy diversos, y distrae mucho. No «crees» en nada concreto por ello, conozco espectadores del programa muy escépticos y gente que va a brujas( soy gallega) que jamás vería cuarto milenio.
    Es muy reduccionista( y soberbio) dar por sentado cómo es otra persona solo porque ve X programa televisivo.

    Ver cuarto milenio con espiritu critico y sentido del humor es muy divertido, y tampoco pasa nada porque este señor se crea esas tonterias, mucha gente en este pais tiene creencias mucho más nocivas ( como los que creen que un dios exige que las mujeres sean solo vientres con patas, o los que se creen que el gobierno del PP favorece la economía de los obreros) y mucho menos criticadas, que Enrique cree que nos controlan reptilianos? pues oye, allá él, a mi me hace mucha gracia y me dan ganas de revisionar V.

    Un poco de humor y de tomarse las cosas con más calma, que este señor no le hace daño a nadie creyendo tonterías, mi abuelo cree que la santa compaña es una realidad y jamás ha supuesto ningún problema en su vida, al contrario, escuchar su «experiencia» es como escuchar un buen relato, y por lo demás es un señor muy bueno y muy razonable e inteligente, inventa muchos cachivaches singulares con mucho ingenio para sus labores agricolas, no se puede juzgar a una persona por tener una creencia absurda, eso no le define por completo.

    Hacéis mucho eso y es molesto, aunque me gusta leer el blog, no entiendo esa necesidad de creeros superior a nadie por ser más o menos escépticos. Eso solo os hace más escépticos, ni más listos ni siquiera más informados. La lista de creencias tontas de mentes brillantes de la ciencia o la cultura es grande.

    Tomaros a Enrique como el personaje estrafalario de una peli y lo vereis desde otra óptica, por pura estadística, cualquier dia hasta acierta en algo. xDDDDDDD

  2. Creo que a Iker le da igual las carcajadas que provoque mientras tenga audiencia y pueda asegurarse el cocido. Iker no es precisamente una persona culta, pero de tonto no tiene un pelo. Estoy convencido de que no cree en casi nada. Pero le interesa vender su teatro de telas de araña y sarcofagos enmohecidos.

  3. Es un producto más de consumo. Se trata de una revista como pueda ser «Hola» pero de otra temática. Y ambas revistas tienen mucho en común: son como píldoras de evasión de la realidad cotidiana, te tomas una y por algún tiempo te olvidas de tus miserias. No creo que el número de lectores de ambas revistas que se tomen realmente en serio lo que leen en ellas sea elevado. Pero se entretienen leyéndolas y se evaden de sus vidas. Es como una especie de género literario cutre. El periodismo y la televisión abundan en ellos.

    De vez en cuando te encuentras un «experto» en política o en conspiraciones y te toca aguantar la chapa. Es así. No siempre la chapa va a ser de fútbol. Aunque cuando te topas con un fan tanto de las conspiraciones como del atleti la cosa ya es insoportable.

  4. La única cuestión es si realmente esta gente, haría cualquier cosa por vender su revista, programa de radio/tv, etc porque es su medio de vida, igual que otros son trileros, o si realmente se creen lo que cuentan. Yo creo que la primera opción es la buena, porque realmente no tiene mucho sentido ni para ellos defender y creer todo lo que publican y sobre todo a la vez.

  5. De De Vicente y Año cero sabes lo que vas a obtener. Un cúmulo de gilipolleces demenciales. Me cabrea mas que medios serios, como los del grupo Noticias den cancha en su sección de Opinión, la mamarrachada es un punto de vista a tener en cuenta, a charlatanes «ehpirituales» que promueven el absurdo y la irracionalidad peligrosos
    http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2014/10/29/opinion/tribuna-abierta/el-bicho-que-tragaba-telediarios
    Para desencajarte la mandíbula a fuerza de abrir la boca asombrado
    Un saludo

  6. Hace años tuvimos al hechicero divulgador de Jiménez del Oso; luego a el obnubilado J.J. Benítez y, a la vez a Erik von Daniken. En tiempos pretéritos y muy lejanos a un tal Pablo de Tarso…Incluso al propio Cristo, una figura en entredicho que entre todos forman un elenco de sinrazones muy comunes. Con la televisión y con la radio, primero, divulgar ensayos de tonterías cada vez es más fácil pues siempre habrá rotos para descosidos…
    Vender y comerciar haciendo misterioso lo que tiene una explicación sencilla es una forma muy fácil de hacer fortuna y vivir cómo dios..
    Cuánta más importancia y verosimilitud se les dé a las religiones mayor peso irán adquiriendo todas las demás fantasmadas de ultratumba y otros esoterismos.
    Para cuentos los de Caperucita y el Lobo… por diciembre turrón incluido

    Siempre habrá mentes poco críticas que piensan que lo que las mayorías creen es lo acertado, y esto es una gran falacia que se retroalimenta de personas de peso socialmente hablando
    Saludos

  7. Hombre, Luis, yo te sigo y en general estoy de acuerdo contigo, pero no sé si ese tarado merece que le hagan tanto caso, incluso si es para criticarlo. De Vicente no es nadie, desequilibrados de ese tipo hay a cientos por ahí, aunque es cierto que este se diferencia en que dirige una revista y que llega al público; bueno, a un público que no sé yo si vale la pena advertir de la demencia de este señor, ya sabes eso de que hay cientos de tontos deseando dejarse engañar.
    En cuanto a lo de Íker, es lógico que utilice a este tipo de gente. Para vender libros engañando incautos no hay mejor reclamo que un incauto más que se cree todo esa basura que difunde en sus programas. Me lo imagino -a Íker- descojonándose después de cada programa y pensando «no sé cómo son capaces de tragarse todo esto que ni yo mismo me creería ni borracho».
    Yo hace poco tiempo descubrí algo: Si al mismo tiempo que emiten el programa te metes en Twitter con el hastag -no sé si se escribe así- #CuartoMilenio, te puedes caer de la silla con el cachondeo que se monta. Supongo que a Íker se lo impiden ver sus colaboradores, porque le puede dar un ataque depresivo al ver que su programa lo único que provoca es un descojone generalizado.