Ufólogos al servicio de la CIA

Encubrimiento. Autor: Andrés Diplotti.

Algunos ufólogos han sido esenciales para el éxito de la conspiración ovni. El estudio titulado The Central Intelligence Agency and overhead reconnaissance (La Agencia Central de Inteligencia y el reconocimiento aéreo. 1992), recientemente publicado por la CIA, revela que más de la mitad de los ovnis vistos en EE UU en los años 50 y 60 fueron aviones espía, y reconoce indirectamente que la creencia en los platillos volantes ha sido la perfecta cortina de humo para ocultar proyectos secretos de todo tipo, algo para lo cual los militares han contado con la inestimable colaboración de los ufólogos más populares, como tan bien refleja la viñeta de Andrés Diplotti que ilustra estas líneas.
«Paradojas de la vida, quienes han acusado machaconamente a los escépticos de cobrar de los servicios de inteligencia para ocultar la verdad sobre los ovnis, han sido los mejores colaboradores de esas agencias. Obsesionados por sus platillos volantes y sus alienígenas cabezones, los ufólogos han achacado a éstos observaciones de lo que en realidad eran armas de última tecnología… terrestre. Han jugado un papel clave en la conspiración, aunque no el que ellos creían. Mientras soñaban con intentar sacar a la luz su verdad, enterraban la verdad bajo montañas de fantasía», digo en «Los tontos útiles del Área 51»,  la décima entrega de ¡Paparruchas!, mi columna en español en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI).