Un manual de filosofía de 2º de Bachillerato sobre Nietzsche incluye un análisis grafológico de su escritura

Análisis grafólogico de la caligrafía de Nietzsche publicado en un libro de 2º de Bachillerato de la Editorial Ibaizabal.«El estudio grafológico de la caligrafía de Nietzsche demuestra lo siguiente: introversión, soledad y aislamiento (letra pequeña y espacios largos entre líneas y palabras); emotividad extrema (espacios irregulares entre palabras y espacios cortos entre letras; autocrítica (espacios muy largos entre palabras)». Es lo que se dice en la página 11 de Friedrich Nietzsche. Filosofía del siglo XIX, un libro de texto para 2º de Bachillerato firmado por Martin Aurrekoetxea, Alfredo Olarra y María Lourdes Villar, y publicado por la Editorial Ibaizabal, perteneciente al Grupo Editorial Luis Vives.
La inclusión de la grafología, una práctica adivinatoria como la astrología y la quiromancia, en un manual escolar es algo que nunca habría esperado y de lo que me he enterado gracias a un mensaje de correo electrónico de un bachiller vasco dirigido a La Lista de la Vergüenza, el sitio de Fernando L. Frías dedicado a la denuncia de la pseudociencia en institucioens académicas y científicas. «Seguramente, si se tratase de un horóscopo del día en que nació, todos sabríamos que se trata de una superchería, pero en este caso queda muy poco claro, además de estar en un libro de texto», apuntaba acertadamente el joven.
He preguntado a Agustín Oiarzabal, gerente de la Editorial Ibaizabal, acerca de esta sorprendente muestra de pseudociencia en un libro de texto y de si otros manuales -dedicados a Ortega y Gasset, Marx y Kant- incluyen también los correspondientes análisis grafológicos. Me ha dicho que se trata de un caso aislado y que seguramente los autores, profesores de filosofía, «lo han puesto como una curiosidad». Oiarzabal ha añadido que, «como editorial», ellos no tienen «el mínimo conocimiento» de lo que es la grafología ni cree que lo tengan los redactores del manual, y ha calificado el análisis de la caligrafía de Nietzsche de «curiosidad sin más trascendencia».
Para mí, no lo es -y así se lo he dicho al responsable de la Editorial Ibaizabal- porque los escolares pueden deducir de su inclusión en un libro de texto que la grafología funciona, ya que la deducción de la personalidad de Friedrich Nietzsche a partir de su letra se presenta como un dato más sobre el pensador alemán. Puede ser que los autores del texto, filósofos y educadores, no sepan que la grafología es una superchería, pero eso tampoco les deja precisamente en buen lugar porque significa que han insertado ese apartado en el libro sin molestarse en verificar que lo que se dice sea cierto.

12 comentarios

  1. A mí no me sorprende. Hay muchas teorías filosóficas que tienen el mismo respaldo de veracidad que la grafología. Supongo que a los autores del libro les ha debido parecer de lo más normal. Si se pueden incluir los desvaríos de Platón, Hegel, Marx, Comte y otros muchos, ¿por qué no incluir también los desvaríos de los grafólogos?

  2. Gámez dijo: «y ha calificado el análisis de la caligrafía de Nietzsche de “curiosidad sin más trascendencia”. Para mí, no lo es -y así se lo he dicho al responsable de la Editorial Ibaizabal»
    Uhhh sí, qué miedo, debe estar muy preocupado el Sr. Oiarzabal por tu llamado.Está tan consternado que esta noche no podrá dormir. :DDDD
    La respuesta del pobre hombre, ante el sorpresivo ataque de un chalado que llamda para reclamar sobre grafología en un libro, ha sido de los más normal. Lo cual demuestra que el fanatismo de la secta los está conduciendo por camino peligrosos.
    Voy a completar la respuesta real que Gámez acortó:
    «Pero no, Gómez… Ah, sí, Gámez… No, ¡qué pseudociencia ni ocho cuartos! Los autores lo han puesto como una curiosidad si más trascendencia. No vengas a romper las pelotas con boludeces, viejo, que tengo muchas cosas que hacer. Adiós».
    ============================
    Tovar dijo: «Supongo que a los autores del libro les ha debido parecer de lo más normal. Si se pueden incluir los desvaríos de Platón, Hegel, Marx, Comte y otros muchos, ¿por qué no incluir también los desvaríos de los grafólogos?»
    Claro, porque los desvaríos de Oppenheimer han sido muy racionales, especialmente para los 140.000 inocentes que murieron en Hiroshima y los 80.000 de Nagasaki.

  3. Buena precisión de Luis Tovar. ¿Qué es la filosofía actual, o metafísica, sino una manera de intentar conocer la verdad pero prescindiendo del método científico?

  4. Adamski. Oppenheimer no causó ninguna muerte. El que causó muertes fue el que ordenó lanzar la bomba sobre una ciudad.

  5. Yo estoy en su día, en un aula y me viene una descerebrada a enseñarme esa sunormalada de Australopitecino, y automáticamente, me piro de la clase no sin antes llamar zorra a la pendeja/o que lo dice

  6. Bueno, si este mojigato de Gámez va censurarme todos y cada uno de los comentarios que haga imposible entablar una mínima discusión.
    Garvm, Oppenheimer sabía perfectamente el uso que iban a darle a la bomba, él mismo estuvo presente en las pruebas en el desierto. Decír que él no causó ninguna muerte es lo mismo que decir que Harold Brown no tuvo nada que ver con la muerte de las personas que son ejecutadas en la silla eléctrica todos los meses.
    Dejemos a Oppenheimer. ¿Y los miles de científicos y técnicos al servicio del Pentágono y los contratistas del Departamento de Defensa (o de la OTAN, si quieres) inventando y colaborando a diario para producir la muerte de miles de inocentes? ¿Esos tienen menos desvaríos, son gente más racional que Marx o Hegel?
    Por favor, ustedes los cientificistas no tienen la menor dimensión del alcance político de la ciencia. No son más que un hato de charlatanes ignorantes.
    Y te recuerdo que el escepticismo es parte de la filosofía. No así el pseudoescepticismo (una secta religiosa) que ejercen aquí y en unos pocos lugares más algunos bobos escudados en los procedimientos científicos.

  7. En este caso siendo un libro de texto de una editorial privada pienso que ellos tienen todo el derecho de poner la informacion que consideren apropiada y vendible $$$ sea mas o menos cierta, ya es decision de los maestros analizarlo a fondo y decidir si es util para su enseñanza o no para que sus alumnos lo adquieran o queden abandonados en una bodega.
    Caso contrario seria si fuera un libro de texto publicado y distribuido por una secretaria publica (como aca en Mexico hace la SEP), ya que de este se espera mas seriedad/cuidado en la informacion que contienen.

  8. Con todos los respetos, la filosofía no es ciencia, pero tampoco tiene por qué ser metafísica. La ética, la teoría del conocimiento, la analítica del lenguaje, la lógica y algunas ramas más que me dejo, abarcan otros campos de conocimiento sobre aspectos de lo humano que la ciencia no encara. La ciencia dice lo que hay en el mundo de las cosas, no cómo hablamos de las cosas o cómo debemos comportarnos.
    Y aunque en estos campos, como en la metafísica, se puedan hacer afirmaciones no estrictamente verificables por un método similar al hipotético-deductivo de las ciencias fácticas, tampoco son tonterías como la grafología. Jean-Paul Sartre, Bertrand Russell o Karl Popper, por poner ejemplos conocidos, son otra cosa. Como también son otra cosa, Platón, Marx, Comte o Hegel. Gusten o no gusten.
    Dicho eso, el terreno no estrictamente verificable en el que se mueve la filosofía hace que algunos crean que se puede decir lo primero que a uno le viene a la cabeza y pasar por filósofo. Hay gente que confunde la filosofía con la pseudociencia o el misticismo y suele desanimarse bastante cuando se pone a estudiar a Hegel o Platón. Para distinguir este tipo de cosas hay que perder el tiempo leyendo algunos libros de filosofía. No suelen hacerlo tampoco los que la critican y así va la cosa. Unos y otros hablan de lo que no saben. Mal asunto, como ya advirtió hace tiempo un filósofo: Sócrates.
    Mo, sólo Mo.

  9. El análisis grafológico es muy superficial. De la forma de la «T» con una distancia inusual con la «F»se deduce una inclinación a la locura y a escribir compulsivamente sobre filosofias.

  10. ¿Cuál puede ser el valor de un estudio grafológico retroactivo a un personaje famoso? Todos sabemos que Nietzsche era introvertido, aislado y extremadamente emotivo. ¿Por qué sería relevante que la grafología nos diera esa información, que ya teníamos por otros medios?
    Por otra parte, al menos en Argentina, hay una enorme confusión entre ciencias de la educación y filosofía. Los «científicos» de la educación creen que saben filosofía, y algunos de ellos se dedican a remixar pensamiento new age con vanguardia educativa soft. Si en España ocurre algo parecido, no es de extrañar esa falta de rigor.

Los comentarios están cerrados.