«Soy un científico porque busco la verdad», dice Juan José Benítez

Lo que faltaba. Juan José Benítez, el hombre que cree en viajes en el tiempo, que los extraterrestres prácticamente se pasean por nuestras calles, que nuestros antepasados convivieron con los dinosaurios y muchas otras tonterías por el estilo, se cree un científico. «Científico es una persona que busca la verdad. Y yo la busco. Por tanto, soy científico», sentencia en una reveladora entrevista publicada en El Correo por mi compañero Pascual Perea, la primera que recuerde en la que alguien se atreve a poner en duda en un gran medio la credibilidad de este ufólogo.

«Si hay un caballo capaz de descabalgar a J.J. Benítez nos es precisamente el de Troya, sino el de la credibilidad. El escritor ha sido acusado infinidad de veces de mentir, fabular y tergiversar con tal de dar visos de credibilidad a sus teorías de ciencia ficción, ya sean abducciones alienígenas, sucesos paranormales o saltos espacio-temporales», escribe el periodista en un apoyo al cuerpo principal de la información, dedicado a Caballo de Troya. Y, seguidamente, empieza a preguntar al protagonista por cosas como el montaje televisivo de las ruinas lunares de Planeta encantado, a lo que el entrevistado replica con su habitual larga cambiada de que él jamás dijo que las imágenes fueran reales y sí eran inéditas porque la recreación nunca se había visto. El reportero le pide pruebas de la existencia de las construcciones alienígenas, y Benítez no se las da porque no las tiene, y se refugia en testimonios y en el secreto periodístico para no revelar sus fuentes. Las que sabemos todos que tuvo fueron un contactado peruano y un espía que no era espía. Y llega mi pregunta favorita:

¿Se considera usted un científico?

-Científico es una persona que busca la verdad. Y la busco. Por tanto, soy científico.

Olvídense del método científico. Benítez cree que basta con recoger testimonios para ser científico, algo que comparte con todos esos discípulos suyos que van pomposamente por ahí autocalificándose de investigadores sólo por grabar entrevistas y hacer fotos. En fin… El entrevistador vuelve a la carga pidiéndole las pruebas de lo que dice y le acusa de dar «por bueno cualquier testimonio sobre cualquier suceso. Basta con que sea paranormal«. Y el ufólogo replica que ellos -se refiere a él y sus colegas, supongo- son científicos porque facilitan las pruebas físicas «a la universidad y ella los investiga». Vale, ¿y en qué revista científica se han publicado los resultados de alguno de esos estudios universitarios realizados a partir de muestras recopiladas por él y otros ufólogos? Se lo voy a decir: en ninguna.

«Investigar y probar son cosas diferentes», replica su interlocutor, y Benítez se va por los cerros de Úbeda, acusando de todo tipo de males a quien «se sienta delante del ordenador, monta una página y dice que es mentira (lo que él cuenta) sin moverse del sillón. Eso no es ser científico. Eso es ser muy listo». Ni otros escépticos ni yo que no somos científicos hemos dicho nunca que lo seamos. Además, no hace falta ser científico, ni muy listo, para desmontar las toscas afirmaciones de los vendedores de misterios. Como colofón, el periodista le pregunta por los desaparecidos ovnis, y Benítez le replica que volverán a ser noticia «cuando se produzca una oleada». Esperen sentados…

Nota: La entrevista, cuya parte principal está dedicada a Caballo de Troya, no está disponible en Internet: sólo puede leerse en la versión impresa del diario El Correo.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

29 respuestas a ««Soy un científico porque busco la verdad», dice Juan José Benítez»

  1. 9723647
    «… me recuerda a una falacia que reza: Si A, entonces B. Se da B. Por lo tanto A. FALAAACIAAAAA»
    Hombre, es más sencillo que todo eso: A=B. Se denomina «igualdad»

  2. si no me equivoco el sr. Ribera RIP en momentos de infortunio corrio la misma suerte
    igual… el monto finalmente tuvo destino final…… ¿?, no obtuve info al respecto.

  3. precisamente ahora de paso x la tierra escogida de Benitez para comenzar el mito xDDD
    aqui no hubo nada.. ningun uFO solamente volvieron a llover noticias durante la cortina de humo «de aquellas epocas» del gobierno de turno. casualidad ?? no lo creo. saludos

  4. Uri Geller y que fue ?? yo no vi nada
    esos 6.000 euros que se te cayeron fueron a parar a obras de caridad o rebotaron a tu bolsillo
    no estoy de todo al dia, susurramelo al oido xDDD

  5. Un genio el Juanjo, muchas gracias por darle mucha publicidad a su obra y su persona.
    Perdón, ¿alqguien vio ahí por unos 6.000 euros que se me cayeron?

  6. Hay sobre todo dentro del folklor gallego tipico de Galicia una idiosincracia que considero muy excelente , no seria mala idea en la Cuba del manana elevar ese folklor y arquitectura gallega dentro de la Havana y dentro de la isla , el folklor y la arquitectura gallega poseen tremendisima riqueza ,hay que tenerlo en cuenta de verdad.

  7. Sebastian ………,es que Espana es demasiado grande ,si nos pondriamos a hablar de Espana empezariamos con la colonia ,seguiriamos con Colon y terminariamos hablando de Cervantes ,pues la multicultura esta presente ,o sea ,estamos ante un crisol de costumbrismos ,idiosincracias ,autonomias , folklores e identidades , hay una historia del carajo por asi decirlo ,que quiere decir ,una» historia grandiosa » ,en nuestro dialecto de por aca , sobre la decencia ,pues la decencia esta ante que todo ,eso siempre he creido , y el mejor vino es el espanol ,eso nadie lo pone en duda y la cerveza tambien , un saludo .

  8. Al estilo Sabina.
    Yo soy matematico (y equilibrista) porque paso el dia echando cuentas sobre como llegar a fin de mes.

    Saludos

  9. «Soy científico porque busco la verdad»
    Y yo soy panadero porque todos los días voy a la panadería en busca de pan
    Menudo impresentable

  10. Dios que declaración mas patética, éste jeta jeta no tiene vergüenza ni la ha conocido en su vida. Es tan patética la frasecita que ni el esperpento de Uri geller se ha atrevido a salir a la palestar a defenderlo. De vergüenza ajena

  11. Estimado Marco Antonio,
    Aquí (en España) los libros de J.J. Benítez no son ilustres y menos Caballo de Troya pues tratándose de una novela buena aunque pesada en CT1 se ha vuelto muy pesada y, a veces, muy mala en las secuelas. Las librerías en España también son muy serias pero son establecimientos comerciales, están para vender, venden de todo. La decencia de J.J. está en entredicho cuando
    a) Quiere vender como hechos reales una novela (en las librerías está en “Ficción”, venden pero no engañan),
    b) Ha mentido deliberadamente muchísimas veces,
    c) Ha plagiado en CT y otros libros, pricipalmente El Libro de Urantia y otros que conocemos “los amigos del misterio” que dice Íker Jiménez . No es un intelectual en absoluto, nadie le considera un intelectual sino un periodista, de los malos, y un magufo (platillista), algunos incluso creemos que es un iluminado, tendiendo a pirado. Lo de la decencia te lo tendremos en cuenta, no digo que Alfonso y los demás no se laven o que se toquen las partes bajas pero la decencia es siempre necesaria, ahora bien , hablando de JJ, lo primero es pedirle decencia a él, hasta ahora no lo ha sido. No está ni medio bien plagiar, mentir, etc.

  12. Marco Antonio cuantas veces al dia miras al cielo en busqueda de luces !!
    leete » El Mundo y sus Demonios» y avisanos si gozaste su lectura xDD
    cuando saldras del cascaron !! polluelo!!! xDDD

  13. Aqui los libros de J.J Benitez son muy respetados ,son ilustres libros , entre ellos ,Caballo de Troya , hay librerias muy serias en castellano y he visto muchos de sus libros en sus estantes , si es asi ,es porque es un escritor decente ,No veo necesidad alguna en derribar las afirmaciones de un intelectual , Hay que tener un poco mas de decencia .

  14. «JETA JETA» Benítez está cada vez más tronado. Pero eso sí: es tiempo de promoción para su último tope de sofases y estanterías, y está clarísimo que soltar boutades épico-decadentes como esas le beneficia sobremanera: se hace oír, la gente habla de él, y a la amplia mayoría le importa un comino si lo que dice es cierto o no. Por desgracia.

  15. se acuerdan de aquel libro en primera persona, aquel dnde aparecia su foto en portada (no contraportada) puf!!!! suficiente razon para no leerlo !!!

  16. Más fácil:
    Los ingenieros de la NASA se interesan por la Luna
    Yo he visto un foto de la Luna, luego
    soy un ingeniero de la NASA.

    Venga, JJ, desmiéntelo.

  17. J.J. Benítez es todo lo contrario de un científico.
    En su larga trayectoria como platillista lo que hacía era copiar todo lo que le decía cualquiera sin el menor criterio y decía que como él pensaba que ese señor no estaba mientiendo, luego era verdad (?)
    Como novelista CT es una novela y y apuede decir Misa) ha plagiado entre otros EL LIBRO DE URANTIA y eso es un delito.
    Como reportero nos ha intentado colar: imágenes de la luna que estaban hechas en España, nos ha intentado colar que Jesús anduvo por le Coliseo cuando no existía, nos ha intentado colar un anillo extraterrestre que tiene marca de joyero, etc.
    No ha dicho un asola verdd en toda la vida.
    Y metido a teólogo no da una, no me extraña que no ‘crea’ en ninguna Iglesia poreu se lo inventa todo lo que no plagia.

    Al grano ¿dónde están los papeles del Mayor?
    Lo demás es trola.

  18. Ante de abrir un libro y leerselo completo hay que informarse muy bien acerca de la seriedad del escritor (a) , como escritor ,no se puede leer por leerse cualquier libro o libraco sres .

  19. Por cierto, estos buscadores magufos de la «verdad» ya podrían formarse al menos en lo que pretenden conocer porque sospecho que ni siquiera saben de la pseudociencia de turno que hablan.

    Lo digo porque me sorprendió un libro científico sobre astrología y adivinación en la antiguedad, es decir comenta los textos babilonios, helénicos …comparando lo que dicen y cómo lo dicen en las diferentes tradiciones.

    Dudo mucho que los partidarios de esa superstición sepan leerlos y mucho menos los hayan estudiado. Por ej. el viento tiene un lugar importante, pues el firmamento lo suponían cercano, junto a las fases lunares en la astrología del Enūma Anu Enlil.

  20. Este hombre confunde buscar la verdad con buscar formas enrevesadas de decirle a los «platillistas» lo que quieren oír.

    Los que realmente buscan la verdad llevan décadas buscando señales de vida inteligente en el universo y tienen la decencia de resignarse ante la evidencia del silencio que por ahora han obtenido como respuesta, aunque no les guste, aunque no nos guste a nadie, en vez de inventarse fantasías. Buscar la verdad es, en general, desagradecido. En cambio, decir las mentiras que la gente quiere oír puede hacerte muy rico, como ha demostrado este sujeto.

    A mí ya me hubiera gustado que las historias de Benítez que leí de adolescente fueran verdad, pero uno acaba madurando y deja de creer en los Reyes Magos… y ya no tolero que nadie intente aprovecharse de mis esperanzas diciéndome, sin pruebas en la mano, lo que quiero oír, pues lo considero una falta de respeto y un insulto a la inteligencia.

    Desconfia de quien siempre te da la razón y te adula, jugando con tus esperanzas. miedos e inseguridades, porque casi seguro que te la quiere meter doblada (en algunos casos, incluso literalmente).

  21. Tras leer el primer “Caballo de Troya” me pregunté porqué J. J. Benítez no se limitó a presentarla como una obra de ficción. Está bien escrita, es minuciosa, un poco pesada por momentos pero sin duda es un buen trabajo literario para quien se interesa por este tipo de historias. Tengo entendido que el autor a veces insinuaba que era real y después lo negaba. No entiendo la necesidad, el libro se vendió muy bien igual.
    Por otra parte, autodenominarse científico es una ligereza en mi opinión.
    Habemos muchas personas interesadas en la ciencia que recibimos las noticias científicas resultantes de largos años de estudio y las recibimos simplificadas para que podamos comprenderlas. Pero ser científico es sacrificado y el trabajo de estudio e investigación es arduo, muchas veces árido y parco en resultados. La labor exige una paciencia y dedicación que sólo un vocacional puede tener. La emoción viene después y es ahí cuando nosotros vemos la información y nos entusiasmamos y soñamos con nuevas posibilidades.
    Muchas personas dicen estar interesadas en “encontrar la verdad” y descubrir la naturaleza del universo. Se dan con facilidad a creer en energías, entidades, leyes espirituales, pero les da una enorme pereza ponerse a estudiar la estructura del átomo. Claro, es menos romántico, no regala promesas a nuestras ansias infantiles de encontrar reinos de fantasía. Para estudiar esto y otras cosas hay que hacer un gran esfuerzo intelectual. Pero nadie que no esté dispuesto a hacer esos esfuerzos desde lo concreto puede decir que es un científico ni que investiga la naturaleza del universo.
    A tener ideas, teorías y fantasías tenemos todos pleno derecho, pero no podemos investirnos de títulos para los cuales no hemos hecho méritos.

  22. No veo por qué este escándalo… cocinero es una persona que cocina. Yo cocino. Por lo tanto soy cocinero…
    Ahora vuelvo, voy a ponerlo en mi CV…

  23. Es un cerotífico, nunca llegará a unotífico. Ese individuo no ha llegado mentalmente al sXVII y el nacimiento del método científico, el uso de modelos, la importancia de la evidencia -no mixtificada-. La falibilidad de la fantasía, sentidos e intuición humana.

    Lo que diferencia a la ciencia de otros «conocimientos» no es la búsqueda de la verdad sino la elaboración de modelos sobre la realidad que se usan -no se creen como suponen los supersticiosos y magufos- mientras se corresponden con ella en buen grado o son útiles y que se abandonan cuando son refutados o mejorados.

    De usar el método, habrían abandonado hace largo tiempo las pseudociencias y las fantasías absurdas. Y para usar el método no es imprescindible ser un científico de veras pues el rigor y el procedimiento son útiles para no caer en estupideces cotidianas.

  24. «Científico es una persona que busca la verdad. Y la busco. Por tanto, soy científico» me recuerda a una falacia que reza: Si A, entonces B. Se da B. Por lo tanto A. FALAAACIAAAAA

Los comentarios están cerrados.