Una historia crítica de la homeopatía, en cómic

Dos viñetas del cómic sobre la homeopatía de Darryl Cunningham.

El dibujante de cómics Darryl Cunningham acaba de terminar un primer borrador de un cómic sobre la historia de la homeopatía dirigido a aquéllos que no saben exactamente en qué consiste y que piensan que puede ser efectiva porque la financia el Servicio Nacional de Salud británico y hay famosos que creen en ella. Colgado de su web el lunes, lo vieron más de 20.000 personas en los dos primeros días y la mayoría de las reacciones han sido positivas.
«Los mensajes de correo que estoy recibiendo sobre el cómic de la homeopatía son en dos tercios de apoyo y en uno de furia loca», reconocía el autor el miércoles. La obra, de 19 páginas, expone los principios de esta pseudomedicina, cuenta su historia reciente -incluido el caso Benveniste– y deja claro que su efectividad se limita al placebo. Concluye con el drama de Penelope Dingle, la australiana enferma de cáncer de colon que murió por creer que la homeopatía, y no la medicina, podía curarla.
Cunningham publicó en mayo un cómic dedicado al caso de Andrew Wakefield, el médico británico que se inventó en 1998 la conexión de la vacuna triple vírica con el autismo, y ya ha empezado a documentarse para su próxima obra escéptica, dedicada a la conspiración lunar.