La ciencia deja a santa Brígida sin huesos

Santa Brígida en el retablo de la iglesia de Salem, en Suecia.El cráneo de santa Brígida, guardado en un cofre en la abadía sueca de Vadstena, no es de ella, según un artículo publicado en la revista científica electrónica PLOS One. Una investigación dirigida por Marie Allen, del Departamento de Genética y Patología de la Universidad de Uppsala, ha concluido, después de someter los cráneos que se atribuyen a la patrona de Suecia, y a su hija Catalina, también santa, al análisis del carbono 14 y a pruebas de ADN, que no datan de la época en la que ambas mujeres vivieron, el siglo XIV, y que no corresponden a una madre y una hija.

Brígida Birgersdotter (1303-1373) fue declarada en 1999 por Juan Pablo II una de las patronas de Europa. Aristócrata de nacimiento, se casó a los 13 años y tuvo ocho hijos. Popular por sus obras de caridad, peregrinó a Santiago de Compostela con su marido, Ulf Gudmarsson, entre 1341 y 1343. Un año después, enviudó y fundó la Orden del Santísimo Salvador, también conocida como la Orden Brigidina, con sede en Vadstena. Tuvo visiones de la Virgen, de la Natividad y de Jesús crucificado, además de del Purgatorio. Murió en Roma, sus restos fueron trasladados a Suecia en 1381, y a lo largo de los años fueron repartidos en pequeños trozos entre iglesias, monasterios y gobernantes. En Vadstena se guardan en la actualidad los cráneos de santa Brígida y santa Catalina (1331-1381), y otros 23 huesos.

Un análisis antropológico de los dos cráneos hecho en 1950 dictaminó que posiblemente correspondían a dos mujeres, una de 50 a 55 años y otra de 60 a 70. Marie Allen y su equipo han confirmado esa presunción, examinado pequeños fragmentos de los cráneos y descubierto que el ADN mitocondrial, que sólo transmiten las mujeres, no es el que correspondería a una madre y una hija. Además, Göran Possnert, del Laboratorio Tandem de la Universidad de Uppsala, ha sometido los restos a la prueba del carbono 14 y sus resultados descartan que pertenezcan a las santas.

Los presuntos cráneos de santa Brígida y santa Catalina, en el cofre donde se guardan en Vadstena. Foto: Hans Lundberg.«Uno de los cráneos no puede ser de Brígida o Catalina porque data de entre 1470 y 1670. El otro, que se creía que era de santa Brígida, es de 1215-1270 y, por tanto, no del siglo XIV, cuando vivió Brígida. No puede excluirse por completo que el cráneo más antiguo sea el de Brígida si su dieta hubiera sido mayoritariamente de pescado, lo que podría hacer variar los resultados de la datación. Pero esto es poco probable», asegura Possnert. «Los resultados de ambos estudios se apoyan mutuamente. Nuestro análisis de ADN demuestra que no son madre e hija. Y la diferencia de 200 años entre los cráneos lo confirma», señala Allen, a quien encargó la investigación el párroco de Vadstena.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.