Muere a los 90 años Walter Frederick Morrison, el inventor del ‘frisbee’

Walter Frederick Morrison, en 1957. Foto: AP.

Walter Frederick Morrison, inventor del frisbee, murió el martes de cáncer de pulmón en su casa de Monroe (Utah, EE UU). La idea se le ocurrió en la fiesta de Acción de Gracias de 1937 -diez años antes de la aparición de los platillos volantes– cuando se puso a jugar con su novia, Lucile Nay, lanzándose una tapa de una lata de palomitas, según informa The Washington Post. Las tapas de lata se mellaban y perdían capacidad aerodinámica, ante lo cual Morrison y su pareja empezaron a lanzarse moldes para tartas que cogían de la cocina de la madre de él. Un día que jugaban en la playa un paseante le quiso comprar el invento, momento a partir del cual él y su novia empezaron a vender sus frisbees de pastelería.

Pero se cruzó en su vida la Segunda Guerra Mundial y no fue hasta el final de la contienda -en la que sirvió como piloto de bombardero y estuvo preso de los nazis 48 días- cuando diseñó el primer platillo volante de plástico. Lo hizo en 1948, un año después del avistamiento de Kenneth Arnold. Bautizó su ingenio como la Bandeja de Plutón y vendió sus derechos a la juguetera Wham-O, fabricante del Hula Hop. El nombre definitivo, frisbee, se lo dieron los jóvenes californianos y fue adoptado por el fabricante. Desde su lanzamiento, se han vendido más de 200 millones del juguete, el platillo volante más popular.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.