2012

Me enteré hace un par de semanas, gracias a Joseba Martín, de que Roland Emmerich va a volver a destruir el mundo. Todavía me duelen Independence Day y El día de mañana, tan malas películas como espectaculares sus efectos especiales. Me duelen porque me gustan la fantasía y la ciencia ficción, y ambas cintas son sendos despropósitos envueltos en destrucciones masivas, además de tratarse en el segundo caso de una muestra de pseudociencia climática. Ahora, Emmerich toma en su nueva producción como pretexto para acabar con la civilización la manida profecía maya del fin del mundo para 2012, que en realidad ni es profecía ni es nada.

“El famoso calendario maya de la Cuenta Larga se inicia el 11 de agosto de 3114 aC; exactamente igual que nuestro calendario empieza el 1 de enero del primer año de la era cristiana. Nosotros conocemos el significado que tiene para nosotros ese día cero de nuestro calendario: es el supuesto comienzo del año en el que nació cristo. Supuestamente, los mayas también atribuían algun significado a su día cero, pero no sabemos cuál era”, explica Jared Diamond en Colapso (2005). El ciclo largo del calendario maya, que dura 1.872.000 días, acabará y volverá a ponerse a cero el 21 de diciembre de 2012. Más o menos, lo que pasa cada 31 de diciembre; pero en versión maya. 2012 se ha convertido, sin embargo, en un año talismán para los vendedores de misterios, que no dudan en inventarse todo tipo de conexiones para amedrentar a los más crédulos con variadas catástrofes.

Estén tranquilos. Nuestro futuro no está escrito ni en el calendario maya, ni en los templos de Angkor, ni en la Biblia, ni en las cuartetas de Nostradamus, ni en ningún otro sitio. El calendario maya tiene tanto que ver con el fin del mundo como el nuestro 365 días. Piénselo un poco: los mayas no predijeron ni siquiera su final como civilización, así que ¿cómo iban a prever el fin del mundo? Es lo mismo que pasa con videntes como Octavio Aceves y compañía, que son incapaces de ver su futuro particular y quieren convencernos de que pueden ver el nuestro. Aquí tienen el trailer en español de 2012, película que se estrenará en noviembre y en la cual Roland Emmerich destruye el mundo por obra y gracia del calendario maya. Recuerden: hay que verla como si fuera Independence Day.