La leona fantasma

La Pantera Rosa.Panteras en los montes de Vizcaya, cocodrilos en los pantanos madrileños y ahora leones sueltos por Levante. Al episodio del gran felino fantasma que en los últimos días ha movilizado a los cuerpos de seguridad en Tarragona y Castellón le quedan un par de telediarios, como mucho. Porque ha sido un remake a la española de los casos de ABC (alien big cats o grandes gatos extraños) habituales en Reino Unido, un episodio similar al que vivimos en Vizcaya en octubre de 2005, protagonizado entonces por una supuesta pantera a la que un agente de la Ertzaintza llegó a disparar en un pinar de Gorliz.

Como en el caso levantino, la fiera vasca era muy tímida, tanto que salió espantada cuando estornudó un testigo de una de sus apariciones. Todo empezó también con dos personas que creyeron haber visto una pantera. A partir de ahí, y sin más pruebas, se montó la consiguiente operación de búsqueda y captura, con declaraciones de veterinarios y expertos en el comportamiento de grandes felinos para regocijo de los medios. No importaba que nadie detectara ni rastro de un bicho de ese tipo: ni huellas, ni heces, ni nada. Al final, la pantera vasca desapareció sin más, como va a pasar con la leona catalano-valenciana supuestamente escapada de un circo sin identificar.

Fotograma del vídeo de la pantera fantasma grabado en Vizcaya en 2003. Sin referencias, bien puede tratarse de un gato. Foto: 'El Correo'.Según las últimas informaciones, todo apunta a que se trata de un perro asilvestrado que ha sido visto rondando contenedores de basura buscando comida. «Lo que los agentes han podido ver ha sido un perro. Se trata de un animal de dimensiones importantes, posiblemente de raza dogo o parecido, y que tiene unas características, no sólo el tamaño, sino también el pelo corto, la cola larga y arqueada, la cabeza grande, posiblemente de un macho, que nos han hecho pensar y recordar la silueta de un león. Es como un Scooby Doo», ha declarado a los medios Miquel Ángel García, subinspector de los agentes rurales de Tarragona. Por no haber, esta vez no ha habido ni foto borrosa de la leona, mientras que en el caso vasco tuvimos, cerca de Lemoiz, a un gato filmado sin referencias que podía dar el pego de pantera.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.