Un kamikaze extraterrestre chocó contra el meteorito de Tunguska para salvarnos, según un ufólogo ruso

Bosque siberiano arrasado por el impacto de Tunguska.Un kamikaze alienígena estrelló su platillo volante contra el meteorito de Tunguska a 10 kilómetros de altura sobre Siberia el 30 de junio de 1908 para evitar un impacto catastrófico del objeto extraterrestre en nuestro planeta, sostiene Yuri Lavbin, presidente de la Fundación Fenómeno Espacial de Tunguska, con sede en Krasnoyarsk. Lavbin, un aficionado a los ovnis obsesionado con la explosión de Tunguska desde hace más de quince años, asegura que ha encontrado en el epicentro del fenómeno diez cristales de cuarzo perforados -algunos con inscripciones- que podrían originalmente haber estado unidos por una cadena.

Según un despacho de la Agencia Internacional de Noticias Macedonia, él y sus colaboradores creen que las piedras serían parte del sistema de navegación del platillo volante y que, unidas, formarían un mapa estelar. Lavbin, quien ha visitado varias veces la región del fenómeno desde 1994, ya anunció ya hace cinco años el descubrimiento de restos de la nave extraterrestre, dijo que los había enviado para su análisis a un laboratorio y nunca más se supo. La explosión de Tunguska arrasó unos 2.200 kilómetros cuadrados de la taiga siberiana y, además de ser objeto de estudios científicos, ha atraído a los seguidores de los platillos volantes tras la publicación en los años 40 de dos relatos del escritor de ciencia ficción Alexander Kazantsev, presentado en la literatura ufológica no como un novelista, sino como un prestigioso científico, como ahora hacen con Lavbin la mayoría de los medios.