A votar contra la sinrazón y por la libertad

De luto, por Isaías Carrasco.Un pistolero ha asesinado hoy a Isaías Carrasco, de 42 años, en Mondragón (Guipúzcoa). ¿Su pecado? Ser un demócrata, haber representado a sus paisanos en el Ayuntamiento de su pueblo. Hace cuatro años, también poco antes de unas elecciones generales, otros fanáticos mataron a casi 200 personas en Madrid. Entonces, en una breve anotación, escribí: «Da igual que sean terroristas islámicos o nacionalistas. Da igual que los alimente el integrismo religioso o el político. Da igual que sean de Al Qaeda o de ETA. Da igual. Son los mismos asesinos con diferente disfraz, pero con idéntica munición: la irracionalidad del iluminado, la sinrazón del elegido». Por eso tenemos que votar el domingo, a quien sea, pero votar.