El misterio de las calaveras de cristal

Lubaantun. Sólo el nombre ya evoca exotismo y misterio. Es el de una ciudad maya del sur de Belice, datada entre 700 y 900, cuyas excavaciones visitó el aventurero británico F.A. -de Frederick Albert- Mitchell-Hedges en los años 20 del siglo pasado. Su hija adoptiva, Anna Mitchell-Hedges, hizo allí el 1 de enero de 1924 “un descubrimiento que iba a cambiar su vida”, según la web oficial de la pareja. “Vio un objeto brillante que centelleaba entre las piedras de la pirámide y, el día que cumplía 17 años, se habían retirado ya las suficientes rocas como para alcanzar el objeto. Era la calavera de cristal“. A esa joya se refiere el título de la cuarta entrega cinematográfica del más famoso de los arqueólogos: Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, cuyo estreno está previsto para el 22 de mayo próximo.

La calavera de cristal del Museo Británico.“La Calavera del Destino es de cristal de roca puro y, según los científicos, hacerla debió llevar unos 150 años, generación tras generación, trabajando todos los días de sus vidas, frotando con arena una inmenso bloque de cristal de roca hasta que finalmente emergió el cráneo perfecto. Tiene al menos 3.600 años y, de acuerdo con la leyenda, el gran sacerdote de los mayas la utilizaba en la celebración de ritos esotéricos. Dicen que, cuando invocaba a la muerte con la ayuda de la calavera, la muerte siempre acudía. Se la considera la encarnación de todo mal”, escribió F.A. Mitchell-Hedges en 1954 en Danger my ally (El peligro, mi aliado), su autobiografía.

Formada por dos bloques de cuarzo -el cráneo y la mandíbula-, la joya mide 13,3 centímetros de alto y de largo, y pesa unos 5 kilos. Su origen nunca ha estado claro. La hija del aventurero mantuvo hasta su muerte, el 7 de abril pasado, que la había encontrado el día de su decimoséptimo cumpleaños en las ruinas de Lubaantun, versión que encaja perfectamente en la vida de quien, a principios del siglo XX, se vendió como una especie de Indiana Jones. Durante muchos años, algunos sospecharon, no obstante, que el hombre había mandado tallar la pieza y luego la había enterrado para que su hija la encontrara a modo de regalo de cumpleaños. Ninguna de las dos versiones se sostiene en la actualidad.

Una vida de película

Nacido en 1882, de niño, F.A. Mitchell-Hedges “leyó a los grandes novelistas de aventuras de la época y fantaseó con el descubrimiento de ciudades perdidas, el encuentro con fieras tribus y sobrevivir a enfrentamientos con bestias salvajes”, según se lee en su web, donde se explica que cumplió sus sueños y, con los años, fue agente de bolsa, comerciante de antigüedades, explorador, arqueólogo, pescador deportivo, escritor… Personaje al estilo del creado por George Lucas y Steven Spielberg, protagonizó episodios muy cinematográficos, según su biografía oficial. Así, cuando fue capturado en México por las tropas de Pancho Villa en 1913, le salvó de morir a tiros probar que era inglés, y no estadounidense, cantar el Dios salve a la reina. Después, Mitchell-Hedges se unió al bandolero y luchó a su lado en la batalla de Laredo.

Tanto ajetreo se plasmó en los años 30 en un programa de radio semanal en Nueva York, en el cual contaba las múltiples ocasiones en las que había escapado de morir a manos de salvajes o entre las fauces de alguna fiera. Escribió cinco libros -incluido uno sobre sus recuerdos como prisionero de Pancho Villa- y, a pesar de ser famoso por el hallazgo de la calavera de cristal, nunca la mencionó antes de 1944 y sólo le dedicó en su autobiografía el párrafo antes citado, al que precedían las siguientes líneas: “Llevamos con nosotros [a África en 1948] la siniestra Calavera del Destino de la que tanto se ha escrito. Tengo razones para no revelar cómo llegó a mis manos”. F.A. Mitchell-Hedges murió en 1959 sin aclarar cómo se había hecho con la joya.

Supercherías

Joe Nickell, del Centro para la Investigación Escéptica (CSI), y el forense John Fisher indagaron en los orígenes de la calavera de cristal a principios de los años 80, con sorprendentes resultados. Comprobaron, para empezar, que Thomas Gann, arqueólogo aficionado, y T.A. Joyce, del Museo Británico, que excavaron en Lubaantun en los años 20, no mencionan la pieza en ninguno de sus libros. “Este objeto no tiene nada que ver con el lugar ni con la arqueología maya (realidad, hasta donde sé, ni con la América precolombina)”, explicó el arqueólogo Norman Hammond, experto en la cultura maya de la Universidad de Boston, cuando le preguntaron por qué no la citaba en su monografía sobre el enclave, publicada en 1975.

En su libro Secrets of the supernatural (1988), Nickell y Fisher destacan que en ninguna foto tomada por Lilian Mabel Alice -más conocida como Lady Richmond-Brown y que solía inmortalizar los descubrimientos del explorador- se ve la joya o a la presunta autora del hallazgo en la ciudad maya. “Anna Mitchell-Hedges nunca estuvo en Lubaantun, a tenor de las pruebas”, sentencia Hammond. Existen documentos, sin embargo, que prueban que la pieza fue subastada por un tal Sydney Burney en Sotheby’s, en Londres, en 1943 con un precio de salida de 340 libras. Nadie la compró y, al año siguiente, F.A Mitchell-Hedges pagó a su propietario 400 libras por ella. Un artículo publicado en 1936 por la revista Man revela, además, que la joya era ya entonces propiedad de Burney. Pero ¿de dónde había salido?

La Calavera del Destino no es única en su género. Hay varias más de tamaño casi real, de las que la más famosa es propiedad del Museo Británico. Hasta mediados de los años 90, estaba catalogada como “probablemente azteca, de entre 1300 y 1500”. La institución la adquirió en 1898 en Tiffany’s, Nueva York, por 120 libras. Su propietario hasta entonces había sido el comerciante de antigüedades francés Eugène Boban. “Un análisis de varias calaveras de cristal realizado por el Museo Británico en 1996, utilizando microscopía electrónica de barrido, encontró surcos regulares que sólo pudieron hacerse mediante pulimentado mecánico, y el análisis del cuarzo reveló que se trataba de cristal brasileño, que nunca se había empleado en Mesoamérica y sí en Alemania en el siglo XIX”, explica el historiador José Luis Calvo, miembro del Círculo Escéptico.

De azteca a europea

Cuatro años antes, en 1992, la Institución Smithsoniana examinó una joya similar adquirida en México en 1960 y que se presumía azteca. El estudio concluyó que había sido fabricada recientemente y que procedía de Boban, el marchante de antigüedades francés, quien aseguraba haberla adquirido en Alemania. Tanto la pieza británica, como otra similar que hay en el Museo del Hombre, de París, fueron adquiridas igualmente a Boban, quien comerció con antigüedades precolombinas auténticas y falsas en México entre 1860 y 1890, y sobre el que recaen todas las sospechas de la autoría de estas falsificaciones. El Museo Británico tiene ahora su calavera catalogada como “probablemente europea, del siglo XIX”. Es lo que piensan los historiadores de las culturas precolombinas sobre todos los cráneos de cristal, incluido el de Mitchell-Hedges, por mucho que éste se haya rodeado de leyenda.

El aventurero y su hija hicieron de su cráneo de cristal un símbolo del esoterismo, atribuyéndole él un poder maléfico y ella, todo lo contrario. “La calavera ha sido utilizada varias veces para curar y espero que algún día esté en alguna institución donde la usen matemáticos, meteorólogos, cirujanos…”, escribió a Nickell en 1983 Anna Mitchell-Hedges, quien se negó a ceder la pieza para que fuera examinada en un laboratorio. Las palabras de la mujer hay que ponerlas en cuarentena, como en su momento se hizo con la falsa historia del hallazgo y las hazañas autobiográficas de su padre.

El de la calavera de cristal es sólo un episodio más en una trayectoria vital trufada de elementos ficticios. Porque F.A. Mitchell-Hedges nunca fue arqueólogo y, cuando visitó Lubaantun, lo hizo enviado por la revista The Illustrated London News; tampoco hay constancia de que fuera apresado por Pancho Villa y es imposible que luchara junto al bandolero en la batalla de Laredo, porque ese encuentro armado nunca tuvo lugar… Él decía que la calavera de cristal procedía de la Atlántida, un continente perdido tan imaginario como muchas de sus proezas y que habrá que esperar hasta el 22 de mayo para saber si es el reino al que se refiere el título de la última aventura de Indiana Jones.


El arqueólogo más famoso vuelve a sus orígenes

El arqueólogo más famoso vuelve a sus orígenes en Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal. Veintisiete años más tarde de arrebatar el Arca de la Alianza a los nazis y diecinueve después de beber agua del Grial, regresa a un escenario idóneo para sus aventuras y el espectáculo. Porque, al igual que en En busca del Arca perdida (1981) e Indiana Jones y la Última Cruzada (1989), la historia girará alrededor de uno de los mitos del esoterismo actual, ésos alimentados por autores como Erich von Däniken, Louis Charpentier, Robert Charroux

Indiana Jones, con el Arca de la Alianza.El doctor Jones sacó hace casi treinta años el Arca de la Alianza de los libros de pseudohistora. Según la tradición bíblica, era el receptáculo en el que Moisés guardaba las Tablas de la Ley, que contenían los Diez Mandamientos. Sin embargo, en 1963 Robert Charroux, en Cien mil años de historia desconocida (1963), habló del Arca por primera vez como de “un condensador eléctrico”, citando una obra de 1948 en la que Maurice Denis-Papin decía que se trataba de “una especie de cofre eléctrico capaz de producir poderosas descargas, del orden de los 500 a 700 voltios”. Con esa base y ninguna prueba, los pseudoarqueólogos -individuos que han llenado el pasado humano de extraterrestres- han convertido con los años el Arca en una especie de arma de destrucción masiva gracias a la cual los israelitas derribaron, por ejemplo, los muros de Jericó. En su primera aventura, Indiana Jones se hacía eco de esa tradición y el Arca acababa guardada en un gran hangar, cabe suponer que junto a otros objetos históricos turbadores.

La realidad es que no hay ninguna prueba de que sucediera algo parecido a lo que relata la Biblia y, mucho menos, de que el Arca de al Alianza fuera, de existir, remotamente parecido a lo que sostienen los vendedores de misterios. Como tampoco la hay de la existencia del Grial, la copa que habría utilizado Jesús en la Última Cena y en la que José de Arimatea recogió su sangre durante la crucifixión.

Como en el caso de la sábana santa, la leyenda del Grial es de origen medieval. Nace en el siglo XII y se nutre de tradiciones culturales paganas, como la del cuerno de la abundancia. Fue una época en la que aparecieron reliquias por todos lados, porque proporcionaban riqueza a los monasterios e iglesias en forma de visitas masivas de peregrinos. Así se multiplicaron dedos y cabezas, prepucios, sábanas santas y griales, de los cuales ha llegado a haber varios sólo en España. Uno de ellos, el de la catedral de Valencia, fue utilizado por Benedicto XVI para oficiar misa en su visita a España en 2006. Es tan auténtico como el de Indiana Jones.

Publicado originalmente en el diario El Correo.