Llenazo escéptico en Bilbao

LOS AUTORES. Jon Sáenz, Agustín Sáchez Lavega, Mauricio-José Schwarz, Félix Goñi, Juan Ignacio Pérez y Eduardo Angulo. Luis Alfonso Gámez sostiene la bruja. Foto: Ignacio Pérez.

No creo que fuera porque alguien sospechara que se iban a ofrecer Ferraris a 1.000 euros, como hizo el periodista científico Mauricio-José Schwarz; pero la jornada Misterios, a la luz de la ciencia registró el martes en Bilbao una afluencia de público que desbordó las previsiones de los organizadores. Alrededor de 150 personas llenaron durante tres horas -sentadas en el suelo y en unas escaleras, de pie, en los pasillos, escuchando desde fuera de la sala- las Aulas de la Experiencia de la Universidad del País Vasco (UPV) para escuchar a seis expertos hablar de la búsqueda de vida extraterrestre, la caza de monstruos, las témporas y el pensamiento mágico en general. La mayoría del público ni siquiera abandonó la sala para tomarse el café con pastas al que invitó la UPV en el descanso. Tenían otra cosa más importante que hacer: ver a Juan Soler, miembro del Círculo Escéptico (CE), doblando cucharas con el poder de la mente y haciendo otros prodigios presuntamente paranormales.El astrofísico Agustín Sánchez Lavega llevó en su conferencia a los asistentes por un viaje virtual por el Universo, para concluir con un mensaje: “Todos los que creíamos en la abundancia de vida extraterrestre nos hemos ido echando para atrás”. El biólogo Eduardo Angulo desveló, con gran sentido del humor, la falsedad de las pruebas presentadas por los criptozoólogos a favor de la existencia del Yeti, Nessie y otros monstruos. “Las témporas no funcionan. Sólo podrían funcionar si asumiéramos que hay una serie de días mágicos en los que se violan las leyes de la Física”, concluyó en su intervención el climatólogo Jon Sáenz. Y Schwarz, tras tratar de colocar dos Ferraris a 1.000 euros sin éxito, animó a los asistentes a que, ante afirmaciones extraordinarias, hagan dos sencillas preguntas al proponente: “¿Cómo lo sabe usted? ¿Puede probarlo?”. En la mesa redonda que cerró el encuentro, el biofísico Félix Goñi confesó su “extrañeza porque una sociedad absolutamente dependiente de la tecnología esté experimentando un retorno al pensamiento mágico”; y Juan Ignacio Pérez, biólogo y rector de la UPV, alertó del riesgo de que “el pensamiento mágico socave los principios de la sociedad en que vivimos” y achacó al relativismo cultural parte del avance de la irracionalidad. En el coloquio, se habló de la homeopatía, las piedras de Ica, las pirámides, los contactos con extraterrestres, las antenas de telefonía móvil y el aura, entre otros asuntos.

Vista parcial de la sala en la que se celebró el encuentro. Foto: Luis Idoate.La agotadora maratón escéptica -el primer ciclo de este tipo que se celebra en España en el marco de una Semana de la Ciencia y Tecnología- contó con un público muy variado y entusiasta. La frase que más escuché al final, cuando la sonrisa de mis interlocutores ya decía bastante acerca de cómo se lo habían pasado, fue: “¡Esto hay que repetirlo!”. Lo vamos a intentar. Las cuatro entidades que han trabajado juntas para el éxito de este encuentro -la Universidad del País Vasco, el diario El Correo, el Círculo Escéptico y el Centro para la Investigación– están por la labor de que esta iniciativa sea algo más que un accidente dentro de la programación cultural de Bilbao. Porque ha quedado demostrado que, cuando la cultura sale a la calle de la mano de buenos divulgadores -y puedo decir con orgullo que el martes contamos con un plantel de excepción-, la gente responde. Gracias a todos: a los ponentes, al público y a quienes desde las entidades convocantes han hecho posible este encuentro.