Cuatro apuesta por la superstición y la pseudociencia

Iker Jiménez y Carmen Porter, en la radio.

Cuatro estrena esta noche Cuarto milenio, un programa sobre lo paranormal, dirigido y presentado por Iker Jiménez, con el que el canal en abierto de Prisa retrocede en el tiempo hasta la época de la Televisión Española (TVE) de la Transición, cuando Fernando Jiménez del Oso divulgaba todo tipo de supercherías desde su tenebroso gabinete. El Jiménez de hoy de Cuatro y el de ayer de TVE no son parientes, pero son lo mismo: vendedores de misterios, individuos que fomentan la superstición y la incultura para hacer negocio. ¿Dónde queda la “profunda renovación de la televisión generalista y del panorama audiovisual español” prometida? Porque la credibilidad ya sabemos donde va a parar en programas como Cuarto Milenio: al cubo de la basura. Como preámbulo, ya me pareció espeluznante ver a Iker Jiménez como una de las estrellas que rodeaban a Iñaki Gabilondo en la foto de familia de la casa: tener la cara de la charlatanería tan cerca del rostro de la credibilidad no infunde precisamente tranquilidad. ¿Qué pasará cuando los informativos de Cuatro tengan que dar cuenta de supuestos hechos misteriosos que no lo son tanto?

El joven periodista alavés ha estado fomentando la charlatanería en la Cadena SER desde hace años y lo va a seguir haciendo ahora en el nuevo canal de televisión, cuya información igual es “rigurosa y solvente” en otros espacios, pero desde luego no en el dedicado a lo paranormal. ¿Que es arriesgado jugar a adivinos? En este caso, no. Iker Jiménez es discípulo de Fernando Jiménez del Oso -trabajaron juntos en la revista Enigmas– y su trayectoria induce a pensar que la verdad y él tienden a seguir caminos opuestos: en junio de 2004 su equipo de la radio intentó engañar a los museos de la ciencia y planetarios españoles para que participaran en una Alerta ovni. Inexplicablemente, las instituciones que estuvieron a punto de caer en la trampa optaron por no denunciar los hechos ante la opinión pública. Éste es sólo un ejemplo de un historial que pueden conocer con más detalle gracias a un amplio dossier preparado por el Círculo Escéptico: pasen, lean y juzquen.