Rafael Palacios

¡La verdad sobre los ‘chemtrails’!

La verdad de los 'chemtrails'.

Un chemtrail es una estela que se forma en el cielo cuando el vapor de agua que sale del motor de un avión se congela y los cristalitos de hielo dan lugar a un haz blanco. Los científicos llaman a ese fenómeno estela de condensación y lo consideran algo inocuo. Pero no todo el mundo piensa así. Hay para quienes los chemtrails son una prueba de que nos fumigan para -elija lo que usted quiera- esterilizarnos, contagiarnos enfermedades, modificar nuestro ADN, alterar el clima, controlar nuestras mentes o cualquier otra cosa que se le pase por la cabeza a Enrique de Vicente en Cuarto milenio.

“Mucho me temo que nos han lanzado la gripe porcina”, decía Rafael Palacios el 27 de abril de 2009, días después de que se vieran muchas estelas de condensación en los cielos de Madrid y Valencia. Para Rafapal -como se le conoce en el mundillo ibérico de las conspiraciones-, la gripe A fue una “pandemia creada por los Iluminati”, Israel estuvo detrás de los ataques terroristas del 11-S, “las facultades antes tenidas por paranormales han sido validadas por los científicos más punteros que han estudiado a yoguis, lamas y psíquicos”, el Holocausto es un invento, hay lagartos extraterrestres entre nosotros, y los terroristas están dirigidos por los Gobiernos contra los que luchan y ETA nunca ha existido. No es un elemento aislado: existe gente que, cuando ve en el cielo estelas de condensación, llama a la Policía y hasta al Ejército para alertar de que “están fumigándonos como a cucarachas”.

Es posible que, en cuanto vean la imagen que encabeza estas líneas -de la que me he enterado gracias a Gaytheist-, Palacios y los suyos culpen de los chemtrails a brujas. Desde luego, es un documento a la altura de las pruebas más sólidas que ellos han presentado en apoyo de sus afirmaciones.

El director del colegio mayor de Barcelona que iba a acoger un encuentro con ‘negacionistas’ del sida anula la reserva de los locales

El Colegio Mayor Sant Jordi de la Universidad de Barcelona no acogerá el Congreso de la verdad en el mundo de la salud que, en principio, iba a celebrarse en sus instalaciones el 25 de septiembre y en el cual iban a participar negacionistas del sida, seguidores de Geerd Ryke Hamer y creyentes en los chemtrails, entre otros conspiranoicos. El director del centro académico, Miquel Serra, ha anulado hace unas horas la reserva de locales hecha para ese encuentro, según ha adelantado en Ciutat de Tots Barcelona, el programa que dirige y presenta el periodista Oriol Clavell en Punto Radio Barcelona. Después de que mi colega me haya dado la buena noticia por Twitter, he constatado que el responsable del centro académico ha anunciado también su decisión en un comentario en este blog.

Serra ha explicado que el contenido final del encuentro, que presentará el conspiranoico Rafael Palacios, Rafapal, “no tiene nada que ver” con lo que incialmente le propusieron. “Además, la reserva venía de parte del Grupo Vía (empresa dedicada a organizar eventos) que ha realizado el alquiler de nuestro auditorio en otras ocasiones para conferencias sobre arquitectura hospitalaria, etcétera, absolutamente distintas en su contenido a ésta, sin que nunca hubiera ningún problema y, por lo tanto, no dudaba de los contenidos”, ha añadido el director del colegio mayor, quien se ha sentido “sumamente sorprendido, indignado y engañado” al conocer el auténtico programa del congreso. “He anulado automáticamente dicha reserva, ya que estoy absolutamente en contra de dicha programación y de la ideología que pueda haber detrás de este acto”, dice en el comentario cuya autoría he verificado por correo electrónico.

Hace tres días días me daba vergüenza la celebración del Congreso de la verdad en el mundo de la salud en un foro universitario. Hoy, su suspensión demuestra que siempre es posible evitar desmanes de este tipo cuando hay voluntad. Por eso, felicito desde aquí al director del Colegio Mayor Sant Jordi de Barcelona por haber actuado con celeridad y haber frenado el uso de esas instalaciones para la difusión de la irracionalidad, algo que en ocasiones anteriores no han hecho otras instituciones académicas que han acogido desde homenajes a vendedores de misterios hasta sesiones de espiritismo. De vez en cuando, denunciar públicamente el sinsentido da frutos.

Un colegio mayor de la Universidad de Barcelona acogerá un encuentro de ‘negacionistas’ del sida y otros ‘conspiranoicos’

Programa del Congreso de la Verdad en el Mundo de la Salud.Negacionistas del sida y otros conspiranoicos de la salud serán los ponentes del denominado Congreso de la Verdad en el Mundo de la Salud, que se celebrará el 25 de septiembre en el Colegio Mayor Sant Jordi de la Universidad de Barcelona e incluirá una Feria de alimentación y salud alternativa. La presentación de la jornada correrá a cargo de Rafael Palacios, Rafapal, el conspiranoico por excelencia: niega el Holocausto y cree que hay lagartos extraterrestres entre nosotros, que Israel estuvo detrás los ataques del 11-S, que los chemtrails forman parte de una operación que persigue provocar una epidemia e implantar la ley marcial en Estados Unidos, y que todos los grupos terroristas son creaciones de los Gobiernos contra los que aparentemente luchan

A Rafapal le acompañará Miguel Jara, colaborador de la revista Discovery DSalud, el Más Allá de la medicina, creyente también en la conspiración de los chemtrails, en la hipersensibilidad electromagnética y en que los científicos nos están ocultando los efectos nocivos de las radiaciones de los electrodomésticos y los móviles, que hablará de “Los peligros del negocio farmacéutico”. Alfredo Embid, acupuntor y coordinador de la Asociación de Medicinas Complementarias, será el portavoz de los negacionistas del sida, de quienes dicen que el VIH no es el causante de la enfermedad. Para él, se trata de un virus inofensivo y, en realidad, la causa del mal que llamamos sida es el abuso de medicamentos. Y de “La nueva medicina y el doctor Hamer” hablará el médico Fermín Moriano, discípulo del curandero alemán y para quien “la epilepsia es la fase de solución de un conflicto”; “el sida no lo produce un virus” porque “un virus no puede producir ninguna enfermedad mortal”; no hay ni un tumor cerebral maligno porque no son cáncer, sino fases de curación… Hay otros conferenciantes en esta asamblea de conspiranoicos e igual alguno es sensato, pero la presencia de los cuatro citados me hace dudarlo seriamente.

La entrada al Congreso de la verdad en el mundo de la salud cuesta 50 euros, y su celebración en un colegio mayor de la Universidad de Barcelona demuestra, una vez más, la ligereza con que algunas autoridades académicas ceden el uso de sus locales a cambio de cuatro euros. Que antivacunas, conspiranoicos del sida y discípulos de charlatanes como Geerd Ryke Hamer difundan sus disparates en un foro universitario es un insulto a la inteligencia. Si hubiera estudiado en la Universidad de Barcelona, me avergonzaría que el centro de enseñanza en el que hice la carrera acoja un acto en el que se da pábulo a peligrosos disparates anticientíficos como los citados. ¡Qué vergüenza!

Los terroristas están dirigidos por los Gobiernos contra los que luchan, dice ‘Rafapal’ en Radio Euskadi

Rafael Palacios, más conocido como Rafapal, intervino el sábado por la mañana en Radio Euskadi para promocionar la conferencia que horas después iba a dar en Rentería. La entrevista se la hizo Teresa Yusta, directora del espacio Hágase la Luz y admiradora confesa de este apóstol de todas las conspiraciones habidas y por haber. Rafapal, entre otras cosas, niega el Holocausto y cree que hay lagartos extraterrestres entre nosotros, que Israel estuvo detrás los ataques del 11-S y que los chemtrails forman parte de una operación que persigue, entre otras cosas, provocar una epidemia e implantar la ley marcial en Estados Unidos. Pueden ver a este conspiranoico y sus seguidores en acción en el siguiente vídeo, grabado durante la Cumbre Europea de Exopolítica 2009 de Sitges, presentada por el ufólogo y novelista Javier Sierra.

Durante su intervención en la radio pública vasca, de la que me alertó el periodista Javier Sánchez-Beaskoetxea, Rafapal defendió disparates como que Al Qaida está dirigida desde la Casa Blanca y que todos los grupos terroristas son creaciones de los Gobiernos contra los que aparentemente luchan. Según él, las Brigadas Rojas, los Grapo, el FRAP, la Baader-Meinhof y otras bandas terroristas fueron obra de los servicios secretos de Occidente. La entrevistadora no le pidió ninguna prueba; se limitó a jalear al personaje calificándole de “valiente”. Y él, astuto, no citó a ETA, supongo que para evitar que los oyentes de la radio pública vasca sufrieran un ataque de indignación. Sin embargo, en su web, Rafapal lo dice bien claro: “ETA no existe. Es una Operación Gladio, uno más de los ejércitos secretos de la OTAN. Una bandera falsa más. Un timo para dividir a la población y jugar con las ansias de seguridad de los timoratos que creen en el Sistema”.

Que hable Rafapal en Hágase la Luz -pueden escuchar la entrevista al final de estas líneas- no me sorprende. En los últimos meses, he constatado la inclinación de ese programa por servir de altavoz a la anticiencia y la superstición. Recuerden, por ejemplo, cómo en noviembre promocionó a un charlatán curalotodo que vende remedios contra el cáncer y el sida. Al igual que en el caso de Radio Nacional de España y Espacio en Blanco, me indigna que Radio Euskadi, como medio público, se convierta en un aspersor de la irracionalidad.

‘Noticias Cuatro’ alerta de que los ‘chemtrails’ forman parte de un programa secreto para controlar el clima

¿Dirige Iker Jiménez los informativos de Cuatro? Después de ver el de esta tarde, es para pensarlo: han dedicado más de tres minutos a hablar de la amenaza de los chemtrails, las estelas algodonosas que dejan en el cielo los aviones a reacción. Y lo han hecho de la mano de algunos de los promotores de esa paranoia y de Mitoa Edjang Campos, piloto español de línea aérea que participó hace tres semanas en Barcelona en el III Congreso Ciencia y Espíritu, donde defendió su versión del 11-S como un autoataque de Estados Unidos.

La conclusión a la que llega la periodista Raquel Duva, autora del reportaje, es que los chemtrails son un medio para controlar el clima y “combatir el cambio climático”. En un alarde de lógica patidifusa, argumenta que “los Gobiernos no emiten información al respecto, pero tampoco refutan estas teorías”. Es preocupante que los Gobiernos no dediquen su tiempo a rebatir todas y cada una de las tonterías que se publican por ahí, incluida la de que nos gobiernan lagartos extraterrestres disfrazados. Sólo he echado en falta a Rafael Palacios en una pieza, digna de la peor revista esotérica, que se basa en afirmaciones sinsentido de quienes la reportera califica de “investigadores independientes”, supongo que en contraposición a los malvados científicos oficiales. En fin…

Colegas de Noticias Cuatro, los chemtrails son simples estelas de condensación debidas al vapor de agua que sale de los motores de los aviones: no tienen ninguna relación ni con operaciones masivas de expansión de enfermedades o envenenamiento de la población ni con un presunto control del clima, como tampoco la vacuna triple vírica provoca el autismo. Lo que ustedes han emitido hoy es una tonto-noticia, como bien la ha calificado Fernando en un mensaje que me ha mandado tras presenciar en directo, como yo, el reportaje.