¿Milagro en Madrid? No, una mentira piadosa

Vista de la manifestación de la plaza de Colón. Foto: Efe.

Leía ayer en La Razón que hoy en la plaza de Colón se citaría «millón y medio de personas» y en Abc que iban a ser «un millón» los asistentes al último acto antigubernamental del año organizado por la Iglesia católica española. La cantinela la repitieron varias agencias de prensa. Todas esas fuentes deben pensar que somos tontos. Porque meter un millón de personas en la citada plaza madrileña, incluidas buena parte de las calles adyacentes, parece imposible. A no ser, claro, que ocurra un milagro a petición del cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, organizador último de la fiesta. Y no hablo de oídas. Ayer me fui al Visor SigPac del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y en la zona de Colón marqué el área que pudieran llegar a ocupar los participantes en la Jornada en Defensa de la Familia. Fui generoso -no excluí ni escenario, ni jardines, ni nada- y amplié el espacio útil hasta bien entradas las calles adyacentes, lo que me dio una superficie utilizable de 12,7 hectáreas, 127.000 metros cuadrados. Así que un millón y medio de personas –La Razón dixit- tocaría a 11,8 personas por metro cuadrado y, si era sólo el millón –Abc dixit-, a 7,9.
Vista de la concentración principal. SigPac/Manifestómetro
Si hubiera podido -estoy en Bilbao, no en Madrid-, me habría acercado a Colón para presenciar el milagro de cientos de miles de personas llenando la plaza por tierra y aire, porque o muchos levitaban por la gracia de Dios o la multitud prevista por la clerecía no entraba ni con calzador. Confiaba en ver hoy alguna foto aérea que me permitiera calcular las dimensiones de la marea familiar en el Visor SigPac, pero no la he encontrado. Por fortuna, los chicos del Manifestómetro no han fallado, han estado en los alrededores de Colón y controlado las dimensiones de la concentración, cuya superficie ocupada calculan que fue -cuando el Papa hizo acto de presencia televisada- 43.395 metros cuadrados, con una densidad media de entre dos y tres personas por metro. Eso da entre 86.000 y 130.000 manifestantes, muy lejos de lo jaleado desde los medios afines a los convocantes y todavía más de los 2 millones que estos últimos defendían a primeras horas de la tarde. Así que lo de los cientos de miles de personas es una mentira. Otra más al servicio de Dios.

Euskadi, a la cabeza del desarrollo humano, o las mentiras estadísticas

Euskadi está a la cabeza del desarrollo humano, según 'Deia'.Ayer me intentaron convencer de ello las agencias Efe, Europa Press y Vasco Press; hoy lo hace el diario Deia, que lo lleva a primera página y le dedica una página de información y un editorial. Aún así, yo no me creo que Euskadi esté «a la cabeza de los países con Índice de Desarrollo Humano alto» (Efe), se mantenga «tercera en el Índice de Desarrollo Humano de 2007, por detrás de Islandia y Noruega» (Europa Press) o se encuentre «a la cabeza en desarrollo humano detrás de Islandia y Noruega» (Deia). Los datos objetivos proporcionados por el Instituto Vasco de Estadística (Eustat) parecen confirmarlo; pero las apariencias engañan. «Hay mentiras, malditas mentiras, y estadísticas», decía Benjamin Disraeli. Y la nota de prensa del Eustat y la clasificación de Euskadi como tercer país del mundo en calidad de vida lo prueban.
El Índice de Desarrollo Humano (IDH) mide los logros de los países, basándose en la esperanza de vida al nacer, las tasas de alfabetización y escolarización, y el Producto Interior Bruto per cápita. Lo calcula el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) desde 1990 y su última actualización, la de 2007, se ha hecho a partir de datos de 2005. Según este ranking, los diez mejores países para vivir serían -por este orden- Islandia, Noruega, Australia, Canadá, Irlanda, Suecia, Suiza, Japón, Países Bajos y Francia. Los peores -de peor a mejor-, Sierra Leona, Burkina Faso, Guinea-Bissau, Níger, Malí, Mozambique, República Centroafricana, Chad, Etiopía y República Democrática del Congo. España ocupa el decimotercer puesto en una lista de 177 países, que tanto el Eustat como los medios citados aumentan a 178 no sé muy bien por qué.
El despropósito es evidente: un instituto de estadística regional mide los indicadores de desarrollo humano en su región y luego la mete en una lista de países como si fuera un país más, a mayor gloria del provincianismo más rancio. Una manipulación clara como el agua. ¿O es que alguien se cree que en los doce países que anteceden a España y en algunos de los que la siguen en calidad de vida no hay regiones con mejores indicadores que Euskadi? Lógicamente, al ser la media nacional del IDH superior, es muy posible que la mayoría de las regiones de los países más desarrollados que España superen en sus indicadores a Euskadi. Y también es posible que lo hagan algunas regiones de países situados en el ranking por debajo de España. Si las cosas se hubieran hecho bien -comparando regiones con regiones-, igual no seríamos ni la más desarrollada de España ni estaríamos entre las primeras del mundo, aunque es posible que sí entre las cien primeras.
Perdónenme, pero yo no me creo que en el Instituto Vasco de Estadística se les haya pasado todo esto por alto. Sólo hay una cosa que no entiendo: ya puestos a manipular, ¿por qué no han dicho que Álava ocupa el primer puesto en el Índice de Desarrollo Humano de 2007 por países? Las pruebas están aquí, ¿no?