Joan Fontcuberta

‘Era rusa y se llamaba Laika’, la parodia de los programas de misterios de Joan Fontcuberta

Aquí tienen íntegro el falso documental Era rusa y se llamaba Laika, obra de Joan Fontcuberta y en el que el creador catalán parodia las producciones televisivas de Fernando Jiménez del Oso, Juan José Benítez e Iker Jiménez. ¡Disfrútenlo! Ayer, un centenar largo de personas lo vio en pantalla grande en la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao, donde lo presentó el propio Fontcuberta.

Joan Fontcuberta presenta en Bilbao el documental ‘Era rusa y se llamaba Laika’

Joan Fontcuberta, Premio Nacional de Fotografía en 1998, presenta mañana el documental Era rusa y se llamaba Laika en la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao (c/ Bidebarrieta, 4) a partir de las 19 horas. El acto, titulado Imágenes conspirativas, ha sido organizado por la Biblioteca de Bidebarrieta, El Correo, el Círculo Escéptico y el Centro para la Investigación (CfI), y consistirá en la proyección del documental, en el cual el artista parodia las producciones televisivas dedicadas a lo paranormal, y un debate sobre el juego entre realidad y ficción que caracteriza la obra de Fontcuberta. La entrada será libre hasta completar el aforo.


Organizan
:

Bidebarrieta Kulturgunea. 'El Correo'.

Círculo escéptico.

“Mis proyectos son mentiras piadosas para crear anticuerpos contra el engaño”, dice Joan Fontcuberta

Joan Fontcuberta, como Ivan Istochnikov, el cosmonauta fantasma.“Mis proyectos son mentiras piadosas que no pretenden engañar, sino crear anticuerpos contra el engaño”, dice el fotógrafo Joan Fontcuberta hoy en Territorios, suplemento cultural del diario El Correo. En una interesante entrevista firmada por Luisa Idoate, el artista catalán reflexiona sobre el juego entre ficción y realidad que caracteriza su obra, que incluye las aventuras del cosmonauta fantasma Ivan Istochnikov, sus vivencias con monjes milagreros en Karelia y el hallazgo de fósiles de sirenas en el Tormes, entre otros hitos.

El artista catalán, Premio Nacional de Fotografía en 1998, asegura que no persigue engañar al público. “En mis proyectos siempre hay rendijas abiertas y pistas para suscitar la duda; unos las detectan enseguida y otros tardan más. Lo interesante es cómo el espectador da por ciertos unos materiales hasta que, de repente, su sentido común dice: «Esto ya no puede ser». Y surge un proceso catártico de revisar lo anterior. Eso es lo que me interesa conseguir. Ni quiero hacer bromas, ni tomar el pelo. Doy una propuesta epistemológica que, en sí misma, contiene las claves para ser descifrada. Son bombas de relojería, esperando estallar cuando alguien interactúa con ellas”, indica en El Correo.

Los montajes de Fontcuberta, siempre divertidos, se han cobrado víctimas no sólo entre los periodistas esotéricos, sino también entre la Prensa seria. De ello hablará el artista en el salón de actos de la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao el viernes a partir de las 19 horas. El encuentro, titulado Imágenes conspirativas, consistirá en la proyección de su trabajo Era rusa y se llamaba Laika -un falso documental en el que parodia el quehacer de los vendedores de misterios– y un coloquio sobre su obra. Imágenes conspirativas es un acto organizado por la Biblioteca de Bidebarrieta, El Correo, el Círculo Escéptico y el Centro para la Investigación (CfI). La entrada será libre hasta completar el aforo.

Fontcuberta se transmuta en fabricante de misterios y descubre la increíble verdad del caso de la perra Laika

Joan Fontcuberta revela en su último trabajo, estrenado el sábado en el canal Cultural.es de TVE, la increíble historia de Laika, la perra callejera que voló en el Sputnik 2 en noviembre de 1957 y murió en órbita terrestre. “Voy a desvelar datos inéditos que demuestran que la información que nos han facilitado hasta ahora ha estado burdamente manipulada. ¿Están preparados para la verdad?”, se pregunta en un prólogo del estilo de los de Fernando Jiménez del Oso en espacios como Más Allá y La Puerta del Misterio. Más le vale al espectador acmodarse bien en el sofá porque, a partir de ahí, empieza un hilarante viaje de una hora en el que Fontcuberta mezcla verdades, medias verdades, mentiras, divertidísimas bromas y especulaciones desenfrenadas alrededor de la historia de Laika.

Con testimonios de un astrofísico de la ESA -Heliodoro de Luna-, un cura -Cenobio Sacristán-, un general español -Roberto Alcázar-, un exobiólogo -Leoncio Gargol-, un teólogo -Celestino Morcillo- y un astrólogo -Rafa Palos- construye un documental que parodia, en el fondo y en la forma, los realizados por Juan José Benítez, Fernando Jiménez del Oso e Iker Jiménez. Los personajes claves -todos los citados- están interpretados por Fontcuberta, a quien se unen secundarios de lujo como un alto mando militar soviético, la tarotista muda Sinforosa, el psicoanalista argentino Carlos Federico Blum y el archimandrita Acebes, líder de una secta “que profesa culto a la sabiduría de Pitágoras, a las creencias del antiguo Egipto, a la cosmogonía maya y a la religión copta”, y que descubrirá su “increíble verdad”: que la Laika se reencarnó en Michael Jackson. “Hemos hecho comprobaciones y Michael Jackson nació el 29 de agosto de 1958, luna llena y exactamente 298 días después de la desaparición de Laika. Tanta coincidencia no puede ser casual”, sentencia el narrador al estilo de Iker Jménez respecto a las vidas paralelas de Lincoln y Kennedy.

Joan Fontcuberta da vida a todos los expertos de su falso documental 'Era rusa y se llamaba Laika'.En este documental, Fontcuberta se cachondea abiertamente de los vendedores de misterios. El prólogo y el epílogo están inspirados en los trabajos de Benítez y Jiménez el Oso; la fuente que revela que Laika fue utilizada como anzuelo para atraer a los tripulantes de los platillos volantes es un militar soviético que responde al nombre de Mirlo Rojo -como el responsable de la NASA que le cuenta a Benítez en Planeta Encantado que los astronautas de Apollo 11 descubrieron ruinas alienígenas en la Luna-; en los créditos finales se incluye como autor de la “investigación rigurosa” a J.J. Jiménez del Asno; y los miembros de la secta de los Laikos, “capaces de recoger las vibraciones emitidas por Laika desde la otra dimensión”, celebran sus rituales nuevaerenses en la playa de Zahara de los Atunes (Cadiz), donde en el mundo real vive Benítez en una casa con forma de platillo volante. Los disparates se suceden, con alusiones a los creacionistas, al Club Bildelberg, a máquinas que graban los sueños, al psicoanálisis, a las misiones espaciales soviéticas lanzadas al rescate de Laika… Y como “asesor científico” figura Ivan Istochnikov, el cosmonauta inventado por Fontcuberta en 1997 cuya desaparición en el espacio fue presentada como real por Iker Jiménez en Cuarto Milenio.

Era rusa y se llamaba Laika es el primer episodio de Archivos Sinapsis, una serie de documentales realizados cada uno por un creador diferente a partir material de los archivos de RTVE. Cuando esta producción de Joan Fontcuberta, Premio Nacional de Fotografía en 1998, se emita en abierto, es de suponer que habrá quien dé por cierto lo que no lo es, como hicieron en 2006 varios periódicos castellanoleoneses con la ficción del hallazgo de fósiles de sirenas en el Tormes, otra creación del artista catalán. Por de pronto, si tienen oportunidad, disfruten de este documental en el canal Cultura.es, donde se emite esta semana. Y esperemos que en el caso que nos ocupa no se cumpla la advertencia final de nuestro intrépido buscador de la verdad volvamos a saber pronto de él: “La conquista del espacio representa el futuro de la humanidad y esa conquista está trufada de un sinfín de enigmas. Yo me propongo aclarar algunos de esos enigmas para poder contárselo. Suponiendo, claro está, que siga con vida y no me hagan callar. Soy el profesor Arkan”.

Sirenas, ‘visión remota’ y energía nuclear, en Punto Radio Bilbao

Javier San Martín y yo hablamos el 24 de junio en Protagonistas Bizkaia, en Punto Radio Bilbao, sobre el día que la prensa español descubrió sirenas en el Tormes, la visión remota puesta a prueba en Twitter y los españoles y la energía nuclear, en la trigésima tercera entrega del espacio que la emisora de Vocento dedica semanalmente al pensamiento crítico.