«No soy geocentrista», dice Kate Mulgrew, la capitana Janeway de ‘Star trek: Voyager’

«Todo lo que creemos que sabemos de nuestro Universo está equivocado…», advierte la narradora. «Hay una crisis en la cosmología», sentencia Michio Kaku. «Todas estas cosas son muy extrañas, y no sabemos por qué ocurren en estos momentos», dice Lawrence Krauss. Así arranca el trailer de The principle, un documental que se estrenará este año en el que intervienen, además de los dos físicos citados, los cosmólogos George F.R. Ellis y Max Tegmark, el matemático y astrónomo Bernard J. Carr, el científico creacionista John Byl y el físico Julian Barbour. La narración corre a cargo de Kate Mulgrew, la extraordinaria capitana Janeway de Star trek: Voyager. Lo sorprendente es que el documental promueve una visión geocentrista del Cosmos.
Kate Mulgrew, como la capitana Janeway en 'Star trek Voyager'.«El productor ejecutivo de esta película y documental científico es el americano Robert Sungenis, doctor en teología y director de la Catholic Apologetic Internacional Publishing, y autor del libro Galileo was wrong: the Church was right«, explica en su blog Juan Carlos Gorostizaga, profesor de matemáticas de la Escuela Técnica Superior de Náutica y Máquinas Navales de la Universidad del País Vasco (UPV) y geocentrista y creacionista de la Tierra joven. Sungenis es anticopernicano, antisemita y niega el Holocausto. Una joya, vamos. La tesis de The principle es que no hay ninguna prueba de que la Tierra se mueva por el espacio y sí de que «es o está muy cerca del centro del Universo». Krauss y Mulgrew han renegado en los últimos días de su participación en esta producción.
«No tengo ni idea de cómo terminé en ese estúpido documental geocentrista», ha titulado Krauss su nota de rechazo en el blog Future Tense de la revista Slate. El físico y divulgador no sabe si sus declaraciones proceden de material de dominio público, han sido metraje comprado a alguna productora o le entrevistaron para The principle bajo engaño. «No recuerdo haber sido entrevistado para una película de este tipo y, por supuesto, si hubiera sabido cuál era su premisa, me habría negado». Es posible que a Kaku le haya ocurrido algo parecido, aunque no he encontrado ninguna reacción oficial suya.
Por su parte, Mulgrew ha sido tajante en su página de Facebook:

«Entiendo que haya cierta controversia por mi participación en el documental titulado The principle. Les aseguro que estoy completamente de acuerdo con el eminente físico Lawrence Krauss, quien se ha visto tergiversado en ese filme y ha escrito un sucinto rechazo en Slate. No soy geocentrista, ni, de ningún modo, defensora del geocentrismo. Más importante aún, no suscribo nada de lo que Robert Sungenis ha escrito sobre ciencia e historia y, si hubiera sabido de su participación, sin duda hubiera evitado este documental. Yo era una voz contratada y mal informada. Pido disculpas por cualquier confusión que pueda haber causado mi voz en este trailer

No se extrañen. Lo más probable es que la narración del documental sea neutra y la carga de profundidad esté en las declaraciones e imágenes a las que dé paso, de las cuales Mulgrew no tuvo porque estar enterada para hacer debidamente su trabajo. El caso de The principle demuestra lo importante que es para los científicos no bajar la guardia y estar bien informados respecto a sus colaboraciones interesadas o desinteresadas. Nadie sabe dónde se esconde el Robert Sungenis, Iker Jiménez o Bruno Cardeñosa de turno.

La Universidad del País Vasco desautoriza al profesor que dice que la Tierra es el centro del Universo

La Universidad el País Vasco ha desautorizado científicamente a Juan Carlos Gorostizaga, profesor de matemáticas de la Escuela Técnica Superior de Náutica y Máquinas Navales y coautor, junto con el matemático Milenko Bernadic, de un libro recientemente publicado en el que afirman que la Tierra es el centro del Universo. Los directores de todos los departamentos que imparten fisica en la UPV suscriben hoy una declaración que dice :

«Ante la reciente publicación de un libro titulado Sin embargo no se mueve”, en el que aparece como coautor Juan Carlos Gorostizaga, profesor de matemáticas en la Escuela Técnica Superior de Náutica y Máquinas Navales, los directores de los departamentos de la Universidad del País Vasco abajo firmantes (departamentos todos ellos que imparten asignaturas de física) desean manifestar su más absoluto desacuerdo con el pronunciamiento que se realiza en dicha obra, contrario a la evidencia científica. La opinión reflejada en ese libro no es compartida por los profesores miembros de estos departamentos ni por el conjunto de la comunidad científica».

Los profesores Juan María Collantes Metola (Departamento de Electricidad y Electrónica),  Agustín Sánchez Lavega (Departamento de Física Aplicada I), Carlos Santamaría Salazar (Departamento de Física Aplicada II), Gotzon Madariaga Menéndez (Departamento de Física de la Materia Condensada), Ángel Alegría Loinaz (Departamento de Física de Materiales) y Alexander Feinstein Gotlinsky (Departamento de Física Teórica e Historia de la Ciencia) dejan así claro, por si a alguien le cupiera alguna duda, que las opiniones del profesor citado son anticientíficas, algo por lo que les felicito, y supone el desmarque de la universidad de las estrafalarias ideas del docente.
Gorostizaga, no sólo es geocentrista, sino también creacionista de la Tierra joven. Fundamentalista religioso, cree que “el Dios Uno y Trino creó la Tierra, el Universo y todo lo que éste contiene -incluido el hombre- desde la nada, hace unos 6.000 años” y considera históricos hechos como la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, y todos los demás narrados en el Antiguo Testamento. “La Tierra no se mueve, es decir, no orbita alrededor del Sol (es el Sol el que lo hace alrededor nuestro), ni tampoco rota sobre el eje Norte-Sur (es el firmamento como un todo el que lo hace)”, explicaba hace unas semanas  en su blog. Para él y su colega Bernadic, «todo el universo fue hecho para usted, por amor”.

El profesor geocentrista de la UPV, y el peritaje caligráfico y la grafología, en Punto Radio Bizkaia

Patxi Herranz y yo hablamos el martes en Bizkaia y Punto, en Punto Radio Bizkaia, del profesor geocentrista de la Universidad del País Vasco, y del peritaje caligráfico y la grafología, en la decimoctava entrega del curso 2012-2013 de Magonia, mi espacio semanal dedicado al pensamiento crítico en la emisora de Vocento.

Un profesor de la Universidad del País Vasco afirma en un libro que la Tierra es el centro del Universo

El físico Juan Carlos Gorostizaga, profesor de matemáticas de la Escuela Técnica Superior de Náutica y Máquinas Navales de la Universidad del País Vasco (UPV), y el matemático Milenko Bernadic, profesor de Secundaria, acaban de publicar Sin embargo no se mueve, un libro en el que defienden que la Tierra es el centro del Universo. El docente vasco no sólo es geocentrista, sino también creacionista de la Tierra joven. Cree que “el Dios Uno y Trino creó la Tierra, el Universo y todo lo que éste contiene -incluido el hombre- desde la nada, hace unos 6.000 años” y considera históricos hechos como la expulsión de Adán y Eva del Paraíso, y todos los demás narrados en el Antiguo Testamento.
Portada de 'Sin embargo no se mueve', libro del físico Juan Carlos Gorostizaga y el matemático Milenko Bernadic.«El modelo geocéntrico de Tycho Brahe (ligeramente modificado) resulta cierto. Esta verdad, tan evidente y tan incómoda para determinados sectores no científicos sino cientificistas, tiene serias y directas consecuencias para la filosofía, ciencia moderna, y particularmente para la exégesis bíblica. Una lectura apasionada que le mantendrá en vilo hasta el final, un descubrimiento de lo que ya sabe, aunque no se lo pueda creer. Tal vez ahora le resulte algo más fácil o al menos sorprendentemente fresco: todo el universo fue hecho para usted, por amor», se dice en la web donde los autores venden la obra, de cuya salida al mercado me he enterado a través de un conocido escéptico español. «La Tierra no se mueve, es decir, no orbita alrededor del Sol (es el Sol el que lo hace alrededor nuestro), ni tampoco rota sobre el eje Norte-Sur (es el firmamento como un todo el que lo hace)», explica el físico vasco en su blog.
Gorostizaga imparte clases en la UPV, donde forma a los futuros marinos mercantes. Supongo que no hay modo de apartar de la docencia a alguien que ha sacado unas oposiciones y fomenta la anticiencia, porque, si no, no me explico que este físico siga de profesor en una universidad pública a pesar de que lleva años haciendo gala de su geocentrismo y creacionismo, de cosas como que, «hace unos 4.000-5.000 años, la Humanidad llegó a un nivel tal de degradación y corrupción que Dios tuvo que destruirla mediante un cataclismo global, el Diluvio Universal, del que únicamente se salvó Noé y su familia”.

Un geocentrista y creacionista de la Tierra joven enseña matemáticas en la Universidad del País Vasco

«Génesis 1-3 es una descripción científica de la Creación ex nihilo sui et subiecti, tal como lo mantiene la Teología Natural católica. Aquí interpretamos literalmente Gen. 1, esto es, los días descritos son de 24 horas de duración, tal como es defendido por san Basilio, san Gregorio de Nisa, san Ambrosio, san Efrén el Sirio, san Ireneo y casi todos los Padres de la Iglesia». Éste es el encabezado de Creacionismo Especial, el blog de Juan Carlos Gorostizaga, profesor de matemáticas de la Escuela Técnica Superior de Náutica y Máquinas Navales de la Universidad del País Vasco (UPV). Licenciado en Ciencias Físicas, Gorostizaga es un devoto del creacionismo de la Tierra joven -cree que nuestro planeta fue creado por Dios hace 6.000 años- y del geocentrismo.
Así, el 6 de mayo pasado, escribía que «el Génesis es una narración histórica y precisa de los acontecimientos principales del origen de la Humanidad», y destacaba como hechos históricos fundamentales, entre otros, que «el Dios Uno y Trino creó la Tierra, el Universo y todo lo que éste contiene -incluido el hombre- desde la nada, hace unos 6.000 años»; que «Dios emplazó a nuestros primeros padres, Adán y Eva, en el Paraíso y los sometió a una prueba de fidelidad. Engañados por Satanás, desobedecieron a Dios, por lo que fueron desterrados del Paraíso y su naturaleza –inicialmente íntegra- pasó a ser herida, sometida a la fatiga, enfermedades, corrupción, vicios, tentaciones… y muerte»; que, «hace unos 4.000-5.000 años, la Humanidad llegó a un nivel tal de degradación y corrupción que Dios tuvo que destruirla mediante un cataclismo global, el Diluvio Universal, del que únicamente se salvó Noé y su familia»; que, «no mucho después, por la rebelión de los hombres contra su Creador en Babel, Dios confundió las lenguas, lo cual originó que los hombres se subdividiesen en distintas tribus-naciones que se fueron desperdigando por toda la Tierra»… El autor es un literalista bíblico. Entre otras ideas disparatadas, abraza, por ejemplo, la de que los continentes pueden llegar a desplazarse hasta a metros por segundo y, por tanto, la tectónica de placas no demuestra que nuestro planeta tenga una antigüedad mayor que la calculada, a mediados del siglo XVII, por el clérigo anglicano James Usshera partir de la Biblia.
«La Tierra se encuentra fija»
Gorostizaga, de cuyas disparatadas ideas me ha alertado Luis Cervantes, un lector de Magonia, a través de Twitter, cree que la Tierra es el centro del Universo. Su visión del Cosmos se basa en la de santa Hildegarda de Bingen, mística alemana del siglo XII. «Lejos de ser ingenuas, las visiones de Hildegarda, representan el más detallado tratado de cosmología jamás escrito», escribe el profesor de matemáticas de la UPV en su blog. Y explica: «La Tierra se encuentra fija en el baricentro del Universo, ni se traslada ni rota, es el firmamento como un todo el que rota en torno al eje NS terrestre una vuelta/día en sentido antihorario llevando consigo al Sol. En el éter del firmamento abundan corrientes (similares a las de los océanos), una de ellas empuja al Sol –con todos los planetas del plano eclíptico- en sentido horario, es decir, oponiéndose lentamente al movimiento diurno, siendo ello la causa por la que el Sol se retarda casi 1º al día (el día solar dura 24 horas, mientras que día sideral dura 23 horas 56 minutos).»
Sobran comentarios. No dudo de que Juan Carlos Gorostizaga tenga los conocimientos matemáticos necesarios para enseñar la asignatura que imparte en la Escuela Técnica Superior de Náutica y Máquinas Navales de la UPV, pero me sorprende que alguien con una visión tan profundamente trasnochada y anticientífica del mundo en el que vivimos tenga hueco en las aulas en las que se forman los futuros marinos mercantes. ¡Ah!, lo más divertido de su bitácora es la advertencia respecto al derecho de admisión: «Cualquier cristiano, especialmente el católico, es bienvenido a este blog, sea él defensor del evolucionismo o del creacionismo. Por contra, no es bienvenida la persona de mala voluntad (ateos, revolucionarios, etc.)».