La autopsia del marciano de goma

Fox Mulder y Dana Scully llevaban dos temporadas persiguiendo extraterrestres cuando uno salió de entre las sombras de Expediente X y atrajo la atención de medio mundo. Tumbado en una mesa, le practicaban la autopsia en lo que parecía una vieja película en blanco y negro. Era un humanoide gris y cabezón, presentaba una aparatosa herida en una pierna, y un médico le abría el tórax y le extraía los órganos. El dueño de la filmación decía que el cuerpo correspondía a uno de los tripulantes del platillo volante estrellado en Roswell en 1947 y que la película procedía de la Fuerza Aérea de Estados Unidos…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 477, febrero de 2021).

2 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *