Los esquivos superpoderes de la mente

Estábamos hablando sobre poderes paranormales sentados en un sofá de un vestíbulo de un hotel. Él es un personaje mundialmente conocido por hacer cosas increíbles, desde doblar cucharas por arte de magia hasta leer la mente. Yo estaba entrevistándole. Cuando acabamos, me dijo que cogiera un ejemplar de la típica guía para turistas que hay en los hoteles. Lo cogí de un mostrador y me pidió que, a sus espaldas, rodeara con un bolígrafo una palabra cualquiera de una página cualquiera, la arrancara y me la guardara en un bolsillo. Lo hice. La metí doblada en uno de los interiores de la americana, junto a la cartera. “Que no se te olvide traerla esta tarde a la conferencia”, me dijo. Horas después, delante de más de trescientas personas, explicó lo que habíamos hecho, me animó a que me concentrara en la palabra que había marcado con el boli y, con un rotulador, mirándome a los ojos y concentrándose, escribió etay, en lengua vasca- en una gran hoja de papel. Era la palabra que yo había marcado en la guía turística…

Sigue en la revista Muy Interesante (edición coleccionista), Maravillas del cerebro.