Los extraterrestres de Michio Kaku

Objeto no identificado captado por un avión militar estadounidense.

Sostiene el científico y divulgador Michio Kaku que el 95% de los avistamientos de ovnis puede explicarse convencionalmente, pero que hay un 5% de las observaciones protagonizadas por los militares estadounidenses que desafía las leyes de la física y eso demuestra que hay algo raro ahí fuera. Para él, hay dos posibilidades, que estemos ante vehículos no tripulados de otras potencias o ante naves extraterrestres. Kaku dijo estas cosas a principios de septiembre en Barcelona, en el marco de un congreso mundial de ufología. Nada particularmente sorprendente, aunque a buena parte del periodismo científico español se le haya caído un mito…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

Únete a la conversación

8 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pues resulta que la estrella de la divulgación científica para lectores de «Muy Interesante» es un magufo:
    De una entrevista a Michio Kaku:
    – ¿Por qué ha venido a este congreso?
    – Para explicar que la carga de tener que probar la existencia de vida fuera de la Tierra ya no recae en los creyentes.
    – ¿Entonces?
    – Ahora tenemos pruebas. La ciencia se basa en aquello que se puede comprobar, reproducir y refutar. El año pasado el juego cambió.
    – ¿En qué sentido?
    – Porque pilotos militares documentaron en vídeo y fotografías objetos que se mueven hasta cinco o 20 veces la velocidad del sonido, de manera zigzagueante, causando una fuerza centrífuga que mataría a cualquier ser vivo. No son globos, no son gases, no es una anomalía del clima ni el eco de un radar.
    – ¿Qué son?
    – Hay dos posibilidades: se trata de una civilización tipo dos o tres, que vive fuera de la Tierra, o son drones hipersónicos, creados por algún gobierno. En marzo de este año, Putin anunció que habían perfeccionado drones hipersónicos maniobrables. Estados Unidos admitió también que hasta hace dos años estaban trabajando en lo mismo, pero que abortaron el programa, tras los choques de algunos. Los chinos han dicho que ellos también están trabajando en ello. Así que, o se trata de vehículos de prueba o se trata de otra civilización que ha venido a visitarnos.
    – ¿Cómo saberlo?
    – Ya que sabemos que existen, debemos reproducirlos. Si no podemos hacerlo, es que no son de este mundo. No habíamos estado aquí antes. Ahora, la carga de la comprobación les corresponde a los militares. Deben demostrar que no son drones hipersónicos en los que llevan 15 o 20 años trabajando.

  2. Es muy bueno porque antes de tener vídeos de buena calidad habían no cientos, MILES de baja calidad. Ahora sólo quedan 3 o 4 de mala calidad, del ejército de USA, totalmente descentrados, pixelados y sacados quien sabe de donde.

  3. Tras más de cinco décadas de negaciones, ahora se admite la realidad del fenómeno… Sin duda, algo debe haber detrás de dichos «objetos». Del mismo modo que la prestigiosa Academia Francesa tuvo que admitir su error al afirmar que «del cielo no caen piedras», a pesar de los miles de testimonios que así lo indicaban; ahora es momento de admitir la realidad del «fenómeno».
    Más info:
    https://time.com/5680192/navy-confirms-ufo-videos-real/

    1. Si tuviera que apostar mi dinero,y elegir entre que esos vídeos muestran naves extraterrestres o bien artefactos no tripulados de fabricación humana ,elegiría lo segundo sin dudar un instante.

      Yo apuntaría a drones hipersónicos de Rusia o China en fase de desarrollo.

        1. Los OVNIS que acaban identificándose y dejan de serlo (la inmensa mayoría) corresponden a muchas cosas diferentes.Ninguno nave extraterrestre,huelga decir.