Todos los libros de ovnis en español

'60 años de literatura ufológica en español', de Antonio González Piñeiro.¿Sabe cuántos libros de ovnis se han publicado en España? Nada menos que 866 entre 1954 y 2012. Los dos primeros fueron Los platillos volantes y la evidencia, de Manuel Pedrajo, y Vienen los platillos volantes, de Enrique Manuel Borgas. ¿En qué año llegaron más títulos nuevos a las librerías españolas? En 1979; nada menos que 36. “De las 866 obras editadas en España, me quedan 21 por conseguir. Y, de las aproximadamente 850 obras hispanoamericanas, todavía me quedan 325 por tachar de la desiderata”, me cuenta Antonio González Piñeiro.
Escéptico pasivo -así se define- y coleccionista, González Piñeiro es autor de una obra indispensable para quien siente pasión por los libros sobre el fenómeno ovni. Se titula 60 años de literatura ufológica en español. (Una guía para el coleccionista.) 1953-2012. Es un completísimo catálogo que recoge todas las obras editadas en nuestra lengua en cualquier país, la culminación de un proyecto con el que el autor ya marcó un hito en 2005 al publicar 50 años de literatura ufológica en España. (Una guía para el coleccionista), que bien puede considerarse el embrión de éste.
Hay dos problemas a los que se enfrenta todo coleccionista de libros, sean del tema que sean: la adquisición de títulos repetidos y la ignorancia de la existencia de otros. El primer problema se soluciona llevando un registro de la colección propia, pero el segundo es irresoluble a no ser que haya un catálogo de referencia. 60 años de literatura ufológica en español es esa guía que te descubre libros que no conocías, bien por su reducida tirada, bien por no haberse editado en tu país. El único pero es, como en el caso de la obra anterior de González Piñeiro, su corta tirada: veinticinco ejemplares numerados que el autor ha regalado a un puñado de afortunados.
'Vienen los platillos volantes' (1954), de Enrique Miguel Borgas, uno de los primeros libros de ovnis en español.Como tantos, González Piñeiro se sintió atraído en la adolescencia por el fenómeno ovni, en cuyo estudio nunca llegó a implicarse, y hace mucho que dejó de seguir “la actualidad ufológica”. “Actualmente mi único vínculo con el tema es el coleccionismo. Tal vez sea por eso que mi postura respecto al fenómeno ovni, que yo califico de escepticismo pasivo, ha sido la misma durante los últimos veintipico años. Mi obra ufológica de cabecera es Entre ufólogos, creyentes y contactados, de Ignacio Cabria”, indica. No es un caso extraño, ni mucho menos. A mí, por ejemplo, la ufología dejó de interesarme a mediados de los años 80, cuando perdió totalmente la cabeza y los autores sensacionalistas, los chiflados y los caraduras se apoderaron definitivamente de ella. La roswellización encumbró el fenómeno en la cultura popular, pero al mismo tiempo acabó con cualquier atisbo de seriedad en su tratamiento mediático.
La obra de González Piñeiro refleja indirectamente esa banalización de un fenómeno que en su día interesó a individuos nada sospechosos -como Carl Sagan, Donald Menzel y Philip J. Klass– y hasta mereció un encuentro organizado por la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS). ¿Saben cuál es el autor ufológico más publicado en español? Juan José Benítez, un individuo que dice que tiene un anillo de origen extraterrestre, que los antiguos egipcios eran unos analfabetos que no pudieron haber levantado la Gran Pirámide y que los astronautas del Apollo 11 exploraron en la Luna ruinas alienígenas, entre otras tonterías. El segundo escritor más prolífico del catálogo hispano es Antonio Ribera, el llamado padre de la ufología española, y el tercero, Erich von Däniken, el hostelero suizo que hizo fortuna llenando de extraterrestres el pasado de culturas no europeas.
Edición mexicana de 'Flying saucers from outer space', de Donald E. Keyhoe.La presencia de Von Däniken en este catálogo es consecuencia de la visión amplia del tema que tiene el autor. Es imposible desligar el fenómeno de los platillos volantes de la llamada astroarqueología, que achaca a visitantes alienígenas desde nuestra creación hasta algunas de las más imponentes obras del ingenio humano, pasando por muchas de las historias prodigiosas de los llamados libros sagrados. Como es imposible hacer lo mismo con el triángulo de las Bermudas -el clásico de Charles Berliz fue el libro con el que González Piñeiro inició su colección- y los llamados círculos de las cosechas, por citar sólo dos ejemplos. La obra de Berliz, por cierto, ha conocido nada menos 55 ediciones en español entre 1975 y 1998, otro de los datos que podemos conocer gracias a la detallada ficha de cada libro, que incluye el índice. “Lo más difícil fue reunir la información bibliográfica necesaria para completar las fichas de muchos de los títulos editados al otro lado del Atlántico, debido a la escasez de fuentes consultables, y sobre todo fiables”, asegura González Pîñeiro, que admite que en más de ocasión estuvo a punto de tirar la toalla. Por fortuna, no lo hizo.
Este catálogo y el afán coleccionista de su autor me traen a la mente otra preocupación, más allá de la de completar poco a poco mi biblioteca paranormal, en la que la ufología protagoniza varios cientos de volúmenes. ¿Cuál será el futuro de estas colecciones de libros, revistas y otros materiales que tanto esfuerzo ha llevado reunir cuando sus propietarios ya no estemos aquí?
Antonio González Piñeiro [2015]: 60 años de literatura ufológica en español. (Una guía para el coleccionista.) 1953-2012. Edición del Autor. A Pobra do Caramiñal. 344 páginas.

6 comentarios

  1. Si se me permite, como cita usted los círculos de las cosechas quería decir al respeto un par de cosas. Es muy posible que el extraterrestre con el disco en binario del 2002 y los mensajes del sargento «CJ» que se pueden encontrar en la Red tengan una estrecha relación y sean ambos de origen foráneo a los humanos. Me di cuenta que el mensaje del disco está dividido en 7 partes y los mensajes de «CJ» igualmente están recopilados en 7 partes… ahí lo dejo para quien quiera investigar. Y muy interesante esta recopilación, por cierto.

  2. Una solución sería encontrar una Fundación que los albergara. Como ejemplo la Fundación Juan March, que se ha hecho cargo de numerosas obras sobre magia (prestidigitación) y que es un lugar habitual de consultas para magos, practicantes e interesados, ya que al igual que el fenomeno ovni, tb ha generado una amplia literatura.

  3. ¿ovnis? JA! de ser cierto que hay «platillos volantes» surcando los cielos terricolas es 99.99% seguro que no son extraterrestres. se nos olvida que el espacio es escencialmente eso: espacio. porque si fuera verdad que nos visitan civilizaciones extraterrestres, nosotros ya estariamos lustrando su calzado… abandonar la seguridad del propio planeta para surcar el espacio requiere de un inmenso trabajo. el cual no seria posible si no se es la especie dominante del propio planeta. y como toda especie dominante tales alienigenas forzosamente serian depredadores. a un grado similar a como somos los humanos. de estar aqui muy, pero muy dificilmente, permanecerian pasivos. no creo que halla falta decir mas

  4. Podría el autor vender el libro por amazon. Le ganaría un dinero para cubrir algún gasto (podría hacerlo solo en papel para evitar la piratería), pq seguro que habría gente interesada. Y su difusión sería mayor, logicamente.

  5. Da gusto ver como siempre, vuestro acercamiento riguroso a temáticas de este tipo. Trabajé en Casa del Libro unos años y creo que son buenos libros aunque difíciles de conseguir jaja. En cualquier caso, un placer como siempre llegar a vuestro contenido (y más de alguien que humildemente tiene un blog sobre temas «misteriosos» ). Un abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *