El Pentágono y los ovnis

El mayor Héctor Quintanilla, en el centro, con su equipo del Proyecto Libro Azul a finales de los 60El Pentágono destinó 22 millones de dólares entre 2007 y 2012 a la investigación de observaciones de «fenómenos aéreos no identificados», ovnis. La existencia de este proyecto ha salido a la luz en las páginas de The New York Times el pasado fin de semana, e inmediatamente ha sido confirmada de manera oficial. «El Programa Avanzado de Identificación de Amenazas a la Aviación terminó en 2012. Se decidió entonces que había otros asuntos de mayor prioridad que merecían los fondos», admite el Departamento de Defensa (DoD) de Estados Unidos en un comunicado.

El proyecto nació por iniciativa del senador demócrata Harry Reid (Nevada), a quien respaldaron su compañero de partido Daniel Inouye (Hawai) y el republicano Ted Stevens (Alaska). «La verdad está ahí fuera. En serio», dijo el sábado Reid, ya retirado, en Twitter al enlazar el reportaje de The New York Times. Su exportavoz, Kristen Orthman, confirmó en la misma red social la pasión de su antiguo jefe por los ovnis. Y este añadió: «Si alguien dice que tiene las respuestas, se está engañando a sí mismo. No conocemos las respuestas, pero tenemos muchas pruebas para respaldar las preguntas. Esto va de ciencia y seguridad nacional. Si EE UU no toma la iniciativa para responder estas preguntas, otros lo harán».

Luis Elizondo, un veterano oficial de inteligencia convencido de que nos visitan alienígenas, dirigió el programa durante seis años desde su despacho del Pentágono. Él y sus colaboradores analizaban avistamientos de ovnis para determinar si los habían producido drones, ingenios de otras potencias y hasta naves extraterrestres. Elizondo abandonó el DoD en octubre desengañado por la falta de dinero para el proyecto, pero ha asegurado al diario neoyorquino que, a pesar de la retirada de fondos de 2012, siguió investigando casos hasta hace dos meses.

Según The New York Times, la mayoría del dinero del proyecto habría ido a parar a una compañía aeroespacial dirigida por Robert Bigelow, un magnate hotelero de Nevada amigo de Reid y que tiene un contrato con la NASA para fabricar módulos espaciales hinchables. De 72 años, el millonario convenció hace un decenio al senador de que había que destinar fondos federales a la investigación ovni. Bigelow, que ha apoyado económicamente la carrera del político, es el principal promotor del Instituto Nacional para la Ciencia del Descubrimiento (NIDS), una organización dedicada al estudio de lo paranormal, y también es dueño del rancho Skinwalker. En esta propiedad de Utah se han registrado, según él y sus correligionarios, avistamientos de ovnis, misteriosas mutilaciones de ganado, apariciones del chupacabras y otros fenómenos que harían las delicias de Fox Mulder. «Los extraterrestres están justo delante de nuestras narices», dijo el magnate en 60 minutes, el programa de la CBS, el 28 de mayo.

Desde 1947

En las altas esferas de la Defensa no piensan lo mismo. Las observaciones de objetos no identificados por militares recopiladas dentro de este programa no han hecho que el Gobierno cambie de opinión respecto al fenómeno ovni, considerado desde hace décadas un asunto menor. Desde que se denunciaron las primeras visiones de platillos volantes en junio de 1947, tanto la CIA como la Fuerza Aérea tomaron cartas en el asunto ante el temor de que se tratara de ingenios soviéticos. Pronto se descartó eso y también que se tratara de naves de otros mundos.

Tras sucesivos proyectos de investigación -con nombres como Signo, Rencor y Libro Azul- y después de veintiún años de pesquisas, los militares estadounidenses dieron a finales de los años 60 carpetazo a la investigación sobre ovnis al concluir que ni eran producto de una tecnología avanzada ni suponían un peligro para la seguridad nacional. En 1968, los autores del Informe Condon -llamado así por su director, el físico Edward U. Condon- dictaminaron que el estudio del fenómeno ovni no había aportado «nada al conocimiento científico» y que no merecía la pena prestarle más atención. Cincuenta años después, las cosas siguen igual.

El misterio del Área 51

La CIA empleó durante décadas la pasión por los ovnis para encubrir vuelos de sus aviones espía, reconoció la agencia en 1997. Las aeronaves tenían su base en el Área 51 (Nevada) y, para alegría de los espías, los fanáticos de los ovnis las tomaban por ingenios de otros mundos. Allí se llevaban también para su estudio restos de naves y satélites soviéticos. Al mismo tiempo, EE UU intentaba desarrollar en secreto una nave supersónica con forma de platillo dentro del llamado Proyecto 1794. Lo abandonó en 1961 tras invertir 31 millones: nunca superó los 56 kilómetros por hora ni se elevó más de un metro.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

12 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Como dicen en mi pueblo, se junta el hambre con las ganas de comer. Se le hace un favorcito al Senador (como a tantos otros y de paso se quitan un incordio antes posibles indagaciones de proyectos más, económicamente, mollares e igual de fantasiosos) y de paso para dar «credibilidad» se tiene a media docena de «mataos» recopilando hechos periodisticamente inexplicables para transmitir la idea de la «amenaza» ovni (y de paso conseguir más fondos para continuar pagando favores) y de rebote ocultan una base de vuelos espia y de prueba de prototipos.

    Pero la maguferia parece inasequible al desaliento. Ya solo falta que nos vengan con que los OVNIS están equipados con la tecnologia de invisibildad marca Klingon porque ¡oh maravilla! ahora que todo quisque llevan un movil pegado a la cara, que hay cámaras de vigilancia hasta en el polo norte resulta que ¡no se detectan ovnis!
    ¿Por que en décadas pasadas casi todas las semanas alguien los habias visto, le habian bloqueado el coche o se habian ido de copas con un ET y ahora resulta que nada?. Se han llegado a filmar la caida de bólidos y meteoritos pero nada de naves aterrizadas con cabezudos recogiendo amapolas.
    Lo dicho. ¡Al final va a resultar que son Klingon!

  2. Pues yo «creo» que el fenómeno OVNI tiene suficientes testigos, algunos cualificados como para que merezca un estudio. No de los militares, sino de los físicos, ya que probablemente nos encontramos ante una rara manifestación de un fenómeno físico aun desconocido.
    No hagamos como con los fuegos fátuos o el rayo verde, por citar dos, que tampoco existian hasta que se pudieron explicar.

  3. Sobre esta noticia… Iker Jimenez la ha comentado https://www.ivoox.com/universo-iker-t3x14-pentagono-operacion-ovni-audios-mp3_rf_22789989_1.html

    pero antes de acabar diciendo que si uno quiere ser escéptico prácticamente ha dedicado 1/3 de su podcast ha tratar de miserables pagados por intereses ocultos a cualquiera que se acerque escépticamente al tema… NO ha dicho que defiende la idea que sean ETs o una concreta pero cuidando sus palabras sí que es el mismo y único fenómeno desde la edad de piedra y demás cosas forzando la interpretación ETs o similar adrede. Ha confundido los hechos con la interpretación y quien dude de la interpretación como negacionista de los hechos e intoxicador

    No ha insultado directamente, ha cuidado las palabras pero de facto si ha llamado miserable a quien públicamente se atreva a darle una explicación a alguno de los informes por más que tenga fundamento

    Y de paso negar cualquier otra explicación a otros casos al defender que es un único fenómeno detrás de todos por sus pelotas

  4. ******
    los tenemos delante de la narices y no sabemos apreciarlo, creo
    ******

    Evidencias != creencias y corazonadas

    Antes había la creencia a tenor de lo conocido de que no podían caer priedras pero caían. Ahora hay la creencia que nos visitan pero no hay evidencia ni prueba alguna y sí más fe que otra cosa para dar esa explicación a cualquier cosa no explicada
    Imagina que propones que son viajeros del futuro pero terrestres ¿verdad que encaja igual?

    La cuestión es que sea falsable la hipótesis y puesta a prueba antes de darla como algo probado o sólido

    Ahí tienes la infinidad de artículos del mismo Gámez sobre montones de casos
    El primer error es creer que es un único fenómeno y que ha de haber una explicación única para todos los casos en lugar de aceptar que cada caso se ha de analizar por sí mismo que es su fenómeno o varios a la vez y pueden no tener relación con otro caso. Que la evidencia es lo que ha de aclarar no la emra elucubración

    El siguiente error es el de Nonan Doyle. Eso de que cuando se descartan todas las hipótesis la que queda ha de ser la cierta por improbable que parezca. Jamás. La que queda es la que queda porque no has tenido ideas para inventarte más. Eso no la hace cierta. Puede ser tan falsa como el resto. Conan Doyle creaba un entorno a medida para Holmes en sus novelas y este conocía todos los detalles así que lo que quedaba era cierto porque «lo sabía todo» toda la realidad que le convenía a Doyle crear en su novela.. Pero nadie lo sabe todo, siempre hay más. Ese argumento no es racional aunque lo parezca y se le puso en boca de Spock… Es falaz y «magufo»

    1. No Ricardo Campo Pérez

      Era directa descalificación insultante (son prácticamente difamaciones) a quien de respuestas que no sean magufas en los medios como manipuladores pagados por a saber quien.. A saber un poco de metodología científica y epistemología lo trata de manipuladores etc… Y a no ser capaz de usar dicha metodología de tener la mente abierta y ser «del otro bando».

      Además habla del fenómeno… metiendo infinidad de cosas como la misma para sugerir una explicación común. Como se habla del fenómeno OVNI en lugar de sucesos y fenómenos. Como ya hace extensible la falacia y habla del «misterio» como una única cosa de una única naturaleza en lugar de una infinidad de cosas de naturaleza diferente

      Evidentemente al hablar de una única y buscar una explicación que de respuesta a todos los casos la explicación ha de ser fantástica a la fuerza, falsa de necesidad siempre y quedarse en el misterio permanente. Sobre todo cuando se confunden hechos con explicación a los hechos como la misma cosa y proponer explicaciones como deslegitimar a los testigos y negar los hechos. Cuando son cosas diferentes

      Es eso de meter muchas cosas como la misma y confundir. Cosa que bajo ciertas costumbres no se hace y con otras se hace como si fuera sentido común creyendo que se es muy lógico cuando se está cayendo en el error

      Lo siento. NO estar conforme con una explicación para un fenómeno se arregla señalando los fallos no difamando a quien la da. Y es en lo que ha caído. Luego sucede lo que sucede. Pero los malos y la secta
      siempre los otros por no pasar por donde se ordena y no comulgar…

      Lo siento pero no. Honestidad intelectual. Iker cree que la tiene y que es muy honesto pero abusa de filosofía postmodernista a mansalva en algunos cierres sin ser consciente porque es lo que la gente da por hecho… Y acusando

      Enrique a su vez a poner a prueba las hipótesis exigir, falsabilidad y llevarlas a la refutación o comprobación lo denomina reduccionismo cientifista… Con que le cuadre todo tiene bastante e influye en Iker que no tiene conocimientos de epistemología medio decentes para darse cuenta de ese tipo de errores garrafales

      Se trata de eso no de otra cosa. No de ocultar casos, ni nada de todo lo que se dice. Se trata únicamente de esto y no darse cuenta de que se vende en cada momento creyendo ser muy honesto sin ser consciente de esos errores… Otros creen que sí se es y se hace aposta para vender. Parece que Iker no lo hace así y cree sinceramente pero cae en ellos a cuatro patas creyendo que eso es dar voz a casos censurados… Y no es eso. NO es eso

      Recuerda que Iker es el primero en comprarla pero desde su óptica..

      1. Un ejemplo claro. Todos sabemos que ciencia es cuestión de método de como se hace para investigar… Iker en algunos programas habla de datos científicos y de ciencia si se ponen cacharros a medir sin método científico. Por ejemplo ir con detectores de metales en un lugar que tiene fama de «encantado» y hacer un mapa de mediciones sin cotejar con mapas de mediciones del resto de sitios o lugares «normales» sino ya adrede del lugar con sesgo de selección evidente.. Eso lo llama datos científicos. El cacharro para saber si hay cables debajo de la pared antes de poner un taladro ahora toma el papel de las grabadoras de casette en las psicofonías para relacionar cosas

        lo que deberían es llevar a sus mediums o sensitivos al premio Randi o equivalente bien hecho y hacer una prueba bien hecha

        1. En tu anterior mensaje hay párrafos confusos, en particular el último. Ya intentaré responder luego a alguno de ellos. Me refiero ahora a este.

          Sí, claro, es así. No sólo él: lo hace todo el mundo que lo imita. Aquí en la «casa encantada» del Museo de Historia de La Laguna (Tenerife) unos tipos llevaron una caja de zapatos forrada de papel de aluminio para que no se colaran radiaciones extrañas al margen de las «impresiones fantasmales». Lo sacaron por el programa de Cuatro de personaje del que hablamos. Lo más sorprendente es que -supongo- deben saber que están haciendo el ridículo y que dan la impresión de no tener vergüenza, pero como hablan y hacen para gente que es ignorante y medio sectaria (y, por tanto, muy efusiva y refractaria a la menor crítica) a la que ya tienen ganada de antemano, les importa una mierda todo ello. Representan su papel y ya está. Hablan desde un púlpito televisivo para gente que cree que son científicos porque usan cacharros variados e inútiles, se ponen un chaleco de seis bolsillos y una cámara colgando del pescuezo, se acuclillan y señalan con el dedo a la lejanía, etc., condimentado con detalles intrascendentes como el tiempo atmosférico o el contraste entre el sonido de la puerta del coche al cerrarse con el silencio circundante cuando llegan al lugar «encantado», más pinceladas de una emotividad idiota y fingida. Eso funciona, y es más o menos lo que quería decir.

          1. No me permite responder directamente a tu frase. Mi respuesta anterior es al comentario tuyo que empieza con «Un ejemplo claro». Lo que yo he respondido es simplemente otro ejemplo de lo que comentas. Y a partir de «Hablan desde un púlpito televisivo» generalizo a sus imitadores.

    2. excelente argumento. poco o nada mas tengo que agregar.
      y a los que se me acercan diciendo que hay extraterrestres que nos visitan les hago la observacion que desde 1968 hemos comprobado una y otra vez que no hay nada mas rapido que la luz. este ultimo argumento es el que uso para alegar que estos extraterrestres que van y vienen no existen

  5. Como decía aquél: si en el cielo no hay piedras del cielo no pueden caer piedras. Pasa algo parecido con los ovnis ¿Cómo van a viajar extraterrestes en discos voladores sin interactuar con la humanidad y con las distancias enormes que existen en el Cosmos entre las estrellas y no digamos las galaxias? Imposible ¿no? A estas alturas ya sabríamos algo acerca de ellos si vinieran en los supuestos objetos voladores. Y sin embargo a mí me pasa como ese multimillonario: los tenemos delante de la narices y no sabemos apreciarlo, creo.