Diez ediciones del Día de Darwin en Bilbao

El salón de actos de la Biblioteca de Bidebarrieta, durante los actos del Día de Darwin de 2015. Foto: L.A. Gámez.

Hoy celebramos en Bilbao la décima edición del Día de Darwin y, como ha ocurrido desde febrero de 2007, seguramente no habrá un asiento libre en el salón de actos de la Biblioteca de Bidebarrieta. Por eso, si hay alguien a quien agradecer la continuidad de esta celebración es a quienes, año tras año, han acudido a esta cita con la cultura y el pensamiento crítico en la capital vizcaína. ¡Muchas gracias!, y mis disculpas a los que, por las limitaciones de aforo, no han podido en ocasiones asistir a alguna conferencia.

Programa del Día de Darwin de 2016 en Bilbao.El Día de Darwin es una fiesta mundial de la divulgación que, desde 1997, pretende promocionar la educación científica y el conocimiento de la obra de Charles Darwin. Empezó a celebrarse en Bilbao de una manera muy tonta. En junio de 2006, me encargaron en el periódico donde trabajo, el diario bilbaíno El Correo, un reportaje sobre el estado de la investigación científica en Euskadi. Además de buscar datos, hablé con Alberto Ansuategi, entonces director de Política Cientítifica del Gobierno vasco, el biólogo Eduardo Angulo, el biofísico Félix Goñi, el químico José María Mato, el biólogo Juan Ignacio Pérez -en aquel entonces, rector de la Universidad del País Vasco (UPV)-, el astrofísico Agustín Sánchez Lavega, el químico Jesús Ugalde y algún otro científico que optó por el anonimato. El reportaje se tituló «Ciencia vasca». A algunos de los entrevistados les conocía; a otros no. Uno de estos últimos fue el rector de la universidad pública. Pérez me citó en su despacho un día por la mañana. La entrevista fue, como todas, muy interesante y, al acabar, hablamos -el tema lo sacó él- del avance del pensamiento mágico en las sociedades desarrolladas. Le propuse organizar, en el marco de Semana de la Ciencia, una jornada en la que científicos y divulgadores hablaran de las visitas extraterrestres, monstruos como el yeti, las témporas… En noviembre de 2006, celebramos la jornada Misterios, a la luz de la ciencia y el éxito me animó, a la salida, a comentar al entonces rector que en febrero podríamos organizar el Día de Darwin.

El 12 de febrero de 2007, celebramos el primer Día de Darwin en la capital vizcaína. Lo organizaron el Ayuntamiento de Bilbao, el Center for Inquiry, el Círculo Escéptico, el diario El Correo y la Universidad del País Vasco (UPV). Abrió la jornada Ibon Areso, entonces primer teniente de alcalde,que leyó un fragmento de El origen de las especies, como luego hizo César Coca, adjunto a la dirección de El Correo, en otro momento de acto. Las charlas corrieron a cargo de los biólogos Antonio Lazcano y Ana Rallo, y del genetista Enrique Cerdá-Olmedo. Bidebarrieta se llenó y no habíamos salido todavía de la sala, ni hablado entre nosotros, cuando el rector y yo ya teníamos decidido que, vista la reacción del público, había que repetir en 2008. Y así ha sido un año tras otro, con nuevos socios -como la Fundación Biofísica Bizkaia, el Aula Espazio Gela y el CIC bioGUNE– y la Cátedra de Cultura Científica de la UPV, que nada más nacer asumió el compromiso de la universidad; no en vano, su titular es Juan Ignacio Pérez.

Francisco J. Ayala, durante su conferencia en Bilbao el 12 de febrero de 2009. Foto: Luisa Idoate.Ha habido mucha gente que a lo largo de estos años ha hecho posible el Día de Darwin en Bilbao, pero todo hubiera sido más difícil sin el apoyo de Begoña Morán, directora de programación de Bidebarrieta, que creyó en la idea desde el primer momento y siempre ha facilitado todos los medios a su disposición, y su equipo. Ha habido muchos momentos especiales. Cada cena con los ponentes ha sido un lujo, pero recuerdo con especial cariño la del 12 de febrero de 2009 -el bicentenario del nacimiento de Darwin y el sesquicentenario de la publicación de El origen de las especies-, presidida por el biólogo Francisco J. Ayala, quien minutos antes había dado una conferencia titulada Darwin y el ‘diseño inteligente’: creacionismo, cristianismo y evolución. En los últimos diez años, al inigualable escenario de la biblioteca central de la capital vizcaína han subido veinticinco científicos y divulgadores de primera línea en trece jornadas (en 2009 la celebración se prolongó durante cuatro días):

Jordi Agustí, profesor investigador del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES): Darwin y la idea de progreso (2013);

Kepa Altonaga, biólogo de la UPV: Darwin en Lotilandia (2012);

Ricardo Amils, profesor de Microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid e investigador asociado al Centro de Astrobiología: ¿Minerales o azúcares? ¿Qué prefirieron los primeros seres vivos? (2008);

Eduardo Angulo, profesor de Biología de la UPV, miembro del Círculo Escéptico y autor de El animal que cocina: De la carroña al ‘delicatessen’: la Humanidad se humaniza (2011);

Juan Luis Arsuaga, codirector del proyecto Atapuerca y director del Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos: ¿Wallace ‘versus’ Darwin? (2009);

Francisco J. Ayala, titular de la cátedra Donald Bren de Ciencias Biológicas y profesor de Filosofía de la Universidad de California: Darwin y el ‘diseño inteligente’: creacionismo, cristianismo y evolución (2009);

Xavier Barcons, profesor de Investigación del Instituto de Física de Cantabria (IFC) y vicepresidente del consejo del Observatorio Europeo Austral (ESO): Agujeros negros gigantes: una especie en evolución (2011);

Mariano Barriendos, profesor de Historia Moderna de la Universidad de Barcelona: La sociedad ante el clima y sus manifestaciones severas. Evolución de la religiosidad y la ciencia desde la Edad Media (2010);

José María Bermúdez de Castro, codirector de las excavaciones de Atapuerca y director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH): Evolución del género ‘Homo’ (2012);

Pilar Carbonero, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid: Evolución bajo dominio humano en el reino vegetal (2009);

Enrique Cerdá Olmedo, genetista de la Universidad de Sevilla: Evolución ciega y ‘diseño inteligente’ (2007);

Diego Garate, arqueólogo del Museo Arqueológico de Vizcaya: Los primeros artistas: rastreando los orígenes de la expresión simbólica (2016);

Ambrosio García-Leal, biólogo y escritor científico: Selección sexual: la evolución de las diferencias entre los sexos (2015);

Francisco García Olmedo, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Politécnica de Madrid: Autoselección artificial de la especie humana: la dieta como artificio (2010);

Carles Lalueza-Fox, investigador del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC-UPF) de Barcelona: El genoma neandertal (2014);

Antonio Lazcano, biólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México: El origen de la vida (2007);

Carmen Manzano, profesora de Antropología e investigadora de la UPV: El género ‘Homo’: lo que no sabemos y lo que creemos que sabemos (2016);

María Martinón-Torres, investigadora del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (Cenieh): Neandertales: ¿crónica de una muerte anunciada? (2015);

Eustoquio Molina, catedrático de Paleontología de la Universidad de Zaragoza: Creacionismo contra evolución: la estrategia del ‘diseño inteligente’ (2008);

José Carlos Pérez Cobo, profesor de Fisiología Humana de la UPV: ¿Somos listos porque comemos almejas? (2008);

Juan Ignacio Pérez Iglesias, catedrático de Fisiología y titular de la Cátedra de Cultura Científica de la UPV: Corredores (2013);

Ana Rallo, bióloga de la UPV: Darwin, imported from England (2007);

José Manuel Sánchez Ron, catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad Autónoma de Madrid: Charles Darwin: su obra y su mundo (2009);

Manuel Toharia, director científico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia: Clima y evolución (2011); y

Ana Zubiaga, catedrática de Genética de la UPV: ¿Las extinciones son para siempre? (2014).

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

12 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Yo disfruté, de chiripa, las jornadas de los años en que estuvieron Arsuaga y Ayala. Tanto que me hice adicto. Un aplauso a ti y a todos los que elevaron este encuentro a la categoría de cita de culto. Lo pongo a la altura de un concierto de Springsteen.

    La parte mala, que me acabó frustrando y ya hace años que ni me acerco, es que el problema de aforo es colosal. Entrar es tarea imposible salvo que quieras esperar a la entrada de Bidebarrieta un par de horas y eso hace que a mi no me valga la pena.

    Si lo grabáis y colgáis el video por favor pon el enlace, lo disfrutaré en diferido.

    Zorionak!

    1. Hay adicciones que son positivas. Lo negativo son las adicciones tóxicas que no puedes a veces quitarte en cuatro días, aunque yo estoy en ello como por ejemplo la adicción de escuchar a los políticos. Viniendo como viene el fin del mundo no merece la pena las adicciones tóxicas y cada día sale el Sol.

  2. El ex sacerdote Ayala es un ateo camuflado, como él mismo reconoció en esta entrevista del año 2000 que le hizo su amiga y colega la bióloga Ana Barahona. Dice Ayala:

    “dejé no tanto el sacerdocio como la Iglesia. (…) No soy católico, no acepto los dogmas fundamentales de la Iglesia católica. (…) yo [a la pregunta sobre si creo en Dios] normalmente no contesto directamente por razones que tienen que ver con las controversias de los creacionistas, porque no quiero que me puedan citar y decir «este señor, claro, es un ateo, por eso testifica aquí».”

    http://www.thecult.es/tercera-cultura/conversaciones-con-francisco-j-ayala-el-hombre-renacentista-de-la-evolucion.html

    Esta entrevista es probablemente la única ocasión en la que Ayala ha reconocido públicamente su incredulidad.

    1. Me ha sorprendido un poco comprobar que, en la entrevista que le hizo Gámez unas horas antes de la conferencia de 2009, Ayala también reveló su descreimiento, pues dijo: «hay explicaciones religiosas válidas que, ‘aunque no nos convenzan ni a ti ni a mí’, hacen compatible la existencia de un mundo en evolución y de Dios.» (el énfasis es mío).

      Tanta sinceridad no es habitual en Ayala. Su costumbre es, o bien negarse explícitamente a pronunciarse sobre sus convicciones personales, o bien salirse con disimulo por la tangente insistiendo en la ausencia de conflicto entre ciencia y religión, con lo cual el periodista de turno, y de rebote también sus potenciales lectores, tienden a asumir que Ayala es creyente.

      Afirmaciones como la de que «hay explicaciones religiosas válidas que hacen compatible la existencia de un mundo en evolución y de Dios» son sin duda las que le valieron a Ayala el Premio Templeton en 2010. Pero esas supuestas «explicaciones religiosas válidas» no son en realidad válidas según el método científico (reflexión y observación). El discurso del biólogo Richard Dawkins es más coherente con el método científico que el discurso de Ayala. Por eso a Dawkins nunca le darán el Premio Templeton

  3. ¿? Ayala critica el creacionismo y la conjetura del diseño inteligente.

    http://www.nytimes.com/2008/04/29/science/29prof.html?_r=0
    «An evolutionary biologist and geneticist at the University of California, Irvine, he speaks often at universities, in churches, for social groups and elsewhere, usually in defense of the theory of evolution and against the arguments of creationism and its ideological cousin, intelligent design.»

  4. Ardua tarea para el señor Ayala conjugar creacionismo, cristianismo y evolución ¿Ha hallado la solución de la ecuación? jajajajj

        1. Una teoría es un sistema de ideas o proposiciones que explican o describen un fenómeno o unos hechos; hipótesis que han sido confirmada o establecida por observación o experimento y es propuesta o aceptada porque explica hechos conocidos; una afirmación de lo que se considera leyes generales , principios o causas de algo conocido u observado.
          Theory, Oxford English Dictionary, traducc. propia.

          Teoría
          2. f. Serie de las leyes que sirven para relacionar determinado orden de fenómenos.
          RAE

          La teoría de la evolución encaja con esas definiciones. Lo que has escrito es un superficial juicio de valor sin prueba ni razonamiento ni conocimiento. Una caprichosa expresión de desprecio.

        2. Por eso la teoría de la evolución está universalmente aceptada por la ciencia y la tuya no. Pero vamos si para tí es mejor tu «particular teoría» tú mismo.