El escritor Gregorio Doval plagia a ‘Magonia’, ‘Microsiervos’ y ‘Naukas’

Gregorio Doval plagia a 'Magonia' en 'Fraudes, engaños y timos de la historia'.Gregorio Doval plagia en su libro Fraudes, engaños y timos de la historia (Nowtilus, 2011) textos que Javier Pedreira, Wicho, y yo publicamos en nuestros respectivos blogs y Fernando L. Frías, en un portal de divulgación. El escritor y editor copia dos reportajes publicados por mí en agosto de 2008 en el diario El Correo y en este blog como si él fuera el autor de los mismos. Se trata de los textos titulados “El embajador de la galaxia”, dedicado a George Adamski, y “«Si eres un espíritu, da dos golpes»”, acerca del caso de las hermanas Fox y el origen del espiritismo moderno. Fusila el primero de los reportajes íntegramente y hace pequeños cambios en el segundo. Para que ustedes puedan comprobarlo, les dejo aquí los originales sobre Adamski y sobre las hermanas Fox que en su día publiqué en El Correo y otros diarios de Vocento. Pueden compararlos con los fragmentos dedicados al contactado (páginas 245-246) y a las primeras médiums (páginas 238-240) en Fraudes, engaños y timos de la historia.

Doval también plagia a Microsiervos. Reproduce letra por letra la primera parte de una anotación de Javier Pedreira, Wicho, titulada “Ivan Istochnikov, el cosmonauta fantasma”. Wicho contaba en ella en abril de 2006 el caso de ese astronauta soviético muerto en el espacio y ocultado al mundo por el Kremlin como si fuera una historia real para, en la parte final, sorprender al lector revelándole que todo era en realidad un montaje del fotógrafo español Joan Fontcuberta. El delito de Doval es en este caso doble: no sólo copia cuatro párrafos y medio de la anotación de Microsiervos, sino que además mete la tijera y suprime la parte final, cinco párrafos en los que Wicho explica la broma del artista catalán. Es decir, además de plagiario, es un tergiversador, no como, en este caso, Iker Jiménez y su equipo de Cuarto milenio, que se creyeron la historia de Istochnikov por su propia inutilidad. Aquí tienen el fragmento correspondiente a Istochnikov (páginas 114-115) de Fraudes, engaños y timos de la historia para que puedan, una vez más, llegar a sus propias conclusiones.

Es muy probable que haya muchos más autores a los que Doval haya plagiado. Aunque sólo he echado una ojeada al libro, he descubierto una tercera víctima a la que conozco, Fernando L. Frías, a quien copia parte de su anotación “Miracle Mineral Solution, o la lección de un chico de quince años”, publicada en la web Naukas el 1 de octubre de 2010. Aquí tienen el texto que presenta como propio el desenfrenado copiador-pegador (página 152) para que lo comparen con el original. Si han escrito alguna vez sobre asuntos que puedan entrar en la categoría de Fraudes, engaños y timos de la historia, les animo a hacerse con una copia digital del libro de Doval y leerla por encima en compañía del buscador de Google. Igual se llevan una sorpresa, como me pasó a mí hace unos meses cuando, buscando información sobre George Adamski, acabé en Google Books delante del texto mío del que se había apropiado el plagiario. Si les sucede algo así, publíquenlo en su blog -si lo tienen- y cuéntenlo en las redes sociales para que todo el mundo sepa de qué va Gregorio Doval, quien incluye al final de su libro una lista de obras consultadas en la que no figuramos ni Wicho, ni Frías ni yo, y me imagino que ninguna otra de sus víctimas. Porque no estamos ante tres casos aislados.

Tras escribir las líneas anteriores y antes de publicar esta anotación, he escogido historias del comienzo del libro de Doval al tuntún y me he encontrado con que la segunda curiosidad (página 17; primera de contenido de Fraudes, engaños y timos de la historia) corresponde a un despacho de la agencia Efe publicado en una web en 2001; la quinta (página 18), a una anotación de Taringa -web, a su vez, donde el robo de textos ajenos es habitual- de 2009; otra (página 24), a una nota breve de La Aldea Irreductible de 2009; otra (páginas 25-26), a una anotación de un blog de 2010…

Todo apunta a que el contenido de Fraudes, engaños y timos de la historia responde al titulo: es un fraude, un engaño, un timo. Y Gregorio Doval, un plagiario.

Información sobre Gregorio Doval en la web de Ediciones Nowtilus.

La reacción de la editorial

Como Gregorio Doval tiene varios libros publicados en Nowtilus y, además, es director de las colecciones “1001 citas y frases sobre…” e “Historia insólita” de esa editorial -segúin la propia empresa reconoce en su web-, el 19 de enero les escribí el siguiente mensaje de correo electrónico:

Estimados señores,

Soy Luis Alfonso Gámez, periodista del diario El Correo, autor del blog Magonia y de varios libros, conductor de la serie de televisión Escépticos (ETB) y de la sección El archivo del misterio, de Órbita Laika (TVE).

Hace unos meses, haciendo una búsqueda por internet sobre George Adamski, un personaje que decía en la década de 1950 estar en contacto con seres de otros mundos, me encontré con un texto mío reproducido sin mi permiso, sin citarme y sin ninguna referencia en un libro publicado por ustedes. La obra es Fraudes, engaños y timos de la historia, publicada por Ediciones Nowtilus en 2010, y el autor, Gregorio Doval.

Como pueden comprobar, el contenido del archivo adjunto adamski-plagio.jpg se corresponde con el de mi reportaje “El embajador de la galaxia”, publicado el 17 de agosto de 2008 en el diario bilbaíno El Correo y en mi blog Magonia. Pueden ver el original del que Doval copió y pegó el texto en https://magonia.com/2008/08/17/el-embajador-la-galaxia.

Escamado y molesto, conseguí una copia digital del libro Fraudes, engaños y timos de la historia y una búsqueda no exhaustiva me demostró que no es ése el único fragmento de un trabajo mío que el citado ha plagiado. Como pueden comprobar, el contenido del archivo adjunto fox-plagio.pdf se corresponde casi literalmente con el de mi reportaje “«Si eres un espíritu, da dos golpes»”, publicado el 23 de julio de 2008 en el diario El Correo y en mi blog Magonia. Pueden ver el original del que el plagiario copió frases y frases literales en https://magonia.com/2008/07/23/si-eres-espiritu-da-dos-golpes.

En Fraudes, engaños y timos de la historia, que sólo he leído por encima, he descubierto otros plagios a otros autores.

Me dirijo a ustedes para alertarles de la situación e informarles de que voy a contar el caso en mi blog y las redes sociales, reservándome el derecho a emprender acciones legales si viniera al caso. Si tienen algo que decir al respecto, estaré encantado de incluir su opinión en la anotación.

Sin más por el momento, reciban un cordial saludo.

Después de casi dos semanas de silencio, Santos Rodríguez, fundador y director de Nowtilus, me respondió ayer tras volver a pedir yo explicaciones:

Estimado Sr. Gámez,

La verdad es que nos sorprende mucho lo que nos comenta.

Nunca hemos tenido en nuestra editorial ese tipo de problemas.

Trabajamos con autores absolutamente profesionales que resulta impensable que algo de ese tipo pueda pasar.

Nuestros autores se documentan y revisan a fondo los manuscritos y no cabe duda de que confiamos en su profesionalidad y rigor.

Saludos.

Inmediatamente, repliqué:

Estimado señor Rodríguez,

Imagínese mi sorpresa al comprobar que el señor Gregorio Doval se apropia de textos de ese modo. Está claro que la profesionalidad y rigor del señor Doval no son las de un autor digno de confianza.

¿Ha dado él alguna explicación? ¿Van a tomar ustedes alguna medida al respecto?

Saludos.

Y eso es todo. No esperaba mucho. Pero que, ante las pruebas presentadas, el director de la editorial no diga nada en concreto sobre Gregorio Doval y sus plagios, y se limite a decir lo que dice, me parece una tomadura de pelo, un intento de escurrir el bulto y un insulto. Sé que una editorial puede resultar engañada y por eso esperaba otro tipo de respuesta de Nowtilus, no una justificación general ante una acusación particular. Me da igual la fe que tengan en sus autores y la confianza que les merezcan; les he pedido explicaciones sobre un plagio.

Gregorio Doval (2011): Fraudes, engaños y timos de la historia. Ediciones Nowtilus (Col. “Historia insólita”). Madrid. 349 páginas.