No, la CIA no ha desclasificado informes sobre ovnis en coincidencia con el estreno de ‘Expediente X’

Expediente ovni publicado en el libro 'Ovnis: el archivo de la CIA. Informes de avistamientos' (1980) y un documento supuestamente desclasificado hace unos días.La CIA ha desclasificado nuevos documentos secretos sobre ovnis con motivo del estreno de la miniserie de Expediente X. Este titular, con variaciones, se repite hoy en decenas de medios y blogs de todo el mundo, incluidos algunos españoles. En Xataca, por ejemplo, dicen que «la CIA ha desclasificado esta semana cientos de documentos sobre temática ovni», y La Información ha recurrido como experto al novelista y ufólogo Javier Sierra, quien, además de confirmar la noticia, ha destacado que «no es la primera vez que la CIA y la industria del entretenimiento colaboran». Una bonita historia. Lástima que sea más falsa que una moneda de 3 euros, porque los recién desclasificados expedientes no sólo se conocen desde hace décadas, sino que además el ufólogo español Andres Faber-Kaiser ya los publicó en dos libros en España ¡hace 35 años!

Los dos libros de 1980 en los que Andreas Faber-Kaiser reprodujo documentos de la CIA.La CIA, el FBI y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense llevan publicando información sobre sus investigaciones de casos de ovnis desde finales de los años 70 de siglo pasado, cuando ufólogos estadounidenses recurrieron a la Ley de Libertad de Información (FOIA) para reclamar que se desclasificara ese tipo de material. En 1980, Faber-Kaiser en nuestro país publicó dos libros, titulados Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) y Ovnis: el archivo de la CIA. Informes de avistamientos (1980), que son meras reproducciones de ese tipo de información. Dos tochos infumables, en los que se encuentran todos los documentos supuestamente desclasificados ahora. Desde 1978, la CIA no ha dejado de hacer público material en otros tiempos secreto relacionado con el fenómeno ovni. Así, en agosto de 2013 vio la luz el estudio titulado The Central Intelligence Agency and overhead reconnaissance (La Agencia Central de Inteligencia y el reconocimiento aéreo), redactado en 1992 y en el que se habla por primera vez abiertamente de cómo y por qué se creó el Área 51, la base militar secreta del lago seco Groom (Nevada) desde donde han despegado los más avanzados aviones espía estadounidenses desde 1955. Gracias a otro documento desclasificado en 1997 y titulado CIA’s role in the study of ufos, 1947-90 (El papel de la CIA en el estudio de los ovnis 1947-1990), obra del historiador Gerald K. Haines, sabemos que en los años 50 y 60 “cerca de la mitad” de los avistamientos de ovnis en EE UU correspondieron a vuelos de aviones espía.

¿Pero ha publicado la CIA ahora nuevos documentos sobre ovnis aprovechando la vuelta de Fox Mulder y Dana Scully a la televisión? No. No lo digo yo; lo dice la propia agencia de espionaje. La nota de la CIA a la que enlazan algunos de quienes dan por buena la historia de los nuevos documentos secretos se titula «Echa una ojeada a nuestros ‘Expedientes X'». Se publicó el jueves pasado en la web de la agencia y dice:

La CIA desclasificó en 1978 cientos de documentos que detallan las investigaciones de la Agencia sobre objetos voladores no identificados (ovnis). Los documentos datan principalmente de finales de los años 40 y los 50.

Para ayudar a navegar entre la gran cantidad de datos que contiene nuestra colección ovni de la FOIA, hemos decidido destacar algunos documentos que tanto escépticos como creyentes encontrarán interesantes. A continuación encontrará cinco documentos que creemos que al agente Fox Mulder, el personaje de Expediente X, le encantaría utilizar para tratar de persuadir a otros sobre la existencia de actividad alienígena. También incluimos cinco documentos que pensamos que su compañera escéptico, la agente Dana Scully, podría utilizar para demostrar que hay una explicación científica para los avistamientos de ovnis.

La verdad está ahí fuera; haga clic en los enlaces para encontrarla.

Algunos titulares de medios sobre la inexistente nueva desclasificación ovni de la CIA.La CIA dice que lo que hace es destacar casos que ya eran del dominio público, para llamar la atención sobre ellos. Es un guiño, evidente, a la actualidad televisiva, como la guía para investigar avistamientos de platillos volantes publicada el mismo día. Usted mismo puede comprobar en la web de la agencia -en la ficha de cada informe- cómo ninguno de esos diez documentos es secreto desde hace casi cuatro décadas.

Los cinco informes que, según la CIA, harían las delicias de Mulder son:

1. Platillos volantes sobre Alemania del Este (1952). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 110-112 de Ovnis: el archivo de la CIA. Informes de avistamientos (1980).

2. Acta de una reunión sobre ovnis (11 de agosto de 1952). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 52-53 de Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) .

3. Platillos volantes sobre España y el norte de África (1952). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 113-115 de Ovnis: el archivo de la CIA. Informes de avistamientos (1980).

4. Evaluación de informes sobre platillos volantes (1 de agosto de 1952). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 50-51 de Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) .

5. Platillos volante sobre minas de Uranio del Congo Belga (1952). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 107-109 de Ovnis: el archivo de la CIA. Informes de avistamientos (1980).

Los cinco documentos que encantarían a Scully son:

1. Comité científico asesor sobre platillos volantes (14-17 de enero de 1953). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 148-153 de Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) .

2. Memorando oficial sobre platillos volantes (15 de marzo de 1949). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 44-45 de Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) .

3. Memorando sobre platillos volantes para el director de la CIA (2 de octubre de 1952). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 90-91 de Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) .

4. Encuentro del grupo asesor sobre ovnis de la Oficina de Inteligencia Científica (21 de enero de 1953). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 155-156 de Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) .

5. Memorando sobre platillos volantes (3 de diciembre de 1952). Es público desde el 5 de octubre de 1978 y puede leerse en español en las páginas 102-103 de Ovnis: el archivo de la CIA. Documentación y memorandos (1980) .

Así que, ya ven, los expedientes ovni secretos publicados por la CIA en coincidencia con el estreno de la miniserie de Expediente X no existen. Los que han atraído a algunos son documentos que conocemos desde 1978 y ya entonces no decían nada sorprendente sobre el fenómeno ovni, más allá de que la agencia de espionaje descartó a principios de los años 50 tanto que los platillos volantes supusieran una amenaza para la seguridad nacional estadounidense como que estuvieran a sus mandos seres extraterrestres.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

17 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. simplemente el echo de mencionar a faberkaiser le quita toda credibilidad a este blog,una basura más entre un mar de basura.

  2. Y a gente como Javier Sierra , Javi para los amigos, ¿ nos se les cae la cara esa de hormigón armado cuándo les das con estos datos en el el mismo?.
    Hay gente que les da igual que en la ventanilla de al lado desmientan punto por punto , que ellos te rebajan 10 centavos el crece pelo y apañao.
    De todas maneras el tema ovni no es vintage , es lo siguiente.

  3. Es mucho más entretenido pensar que sí hay. Yo creo que es puro aburrimiento.

    Ayer pusieron una peli de Kevin Costner de Jesús que hablaba de contactos con los muertos. Él recibía mensajes de su mujer muerta por medio de gente que ha salido del famoso túnel. Los que casi mueren y vuelven. Al final resulta que …bueno no lo digo lo cuento. Que había dejado un bebé para él no sé dónde. Una médico que muere en la selva y bla bla…..posible?, comparable a los ovnis?. Esto ya es más delicado , o no?

  4. Después de la desclasificación masiva de este tipo de material por parte de las agencias y organismos implicados…

    …Resulta que los platillos volantes y hombrecitos verdes «esperados» no aparecen por ningún lado.

    ¿ Qué le queda al platillismo ?…

    Pues seguir lloriqueando y decir que nos siguen ocultando la verdad.

    Desengañaos:nadie va a desclasificar los documentos que confirmen todas las paridas que os habeís inventado durante décadas: porque no existen !

    1. No hace falta que ninguna agencia de inteligencia del mundo mundial me confirme la existencia de ovnis de procedencia externa al planeta. Me basta con saberlo y punto.

      1. Los ovnis de «procedencia externa al planeta» existen,por supuesto.

        Cualquier meteorito,bólido,etc,etc que es avistado y no es correctamente identificado lo es.

        Luego al identificarse deja de serlo.

        De lo que no hay prueba alguna de su existencia es de los platillos volantes/naves espaciales extraterrestres.

      1. Vendedores de misterios, conspiraciones y demás magufos. Hay gente que se cree todas estas cosas y no aplica ni dos segundos de criterio para ver que se trata de un engaño, un titular amarillista y exagerado, etc.

        1. Yo a por setas. Que cuando te comes alguna que otra flipas con las asociaciones de ideas en tu coco.Ojo! que no se lo recomiendo a nadie, es una experiencia casi religiosa.