El papa Francisco se quita la careta y aboga por limitar la libertad de expresión frente a la religión

El papa Francisco, durante su visita a Varginha (Brasil) en julio de 2013. Foto: Tânia Rêgo - Agência Brasil.El sistemáticamente jaleado papa Francisco dijo ayer que la libertad de expresión debe limitarse cuando se trata de la religión y, aunque puntualizó que “matar en nombre de Dios es una aberración”, sentenció que no ha lugar a la burla de la fe, que hacerlo es una provocación y que al que caiga en ella no debería extrañarle sufrir en sus carnes la reacción indignada de los fieles. Recurrió para decirlo a un simil: «Si el doctor Gasbarri, que es un gran amigo, dice una grosería contra mi mamá, le espera un puñetazo».

«En cuanto a la libertad de expresión: cada persona no sólo tiene la libertad, sino la obligación de decir lo que piensa para apoyar el bien común (…) Pero sin ofender, porque es cierto que no se puede reaccionar con violencia, pero si el doctor Gasbarri [organizador de los viajes papales], que es un gran amigo, dice una grosería contra mi mamá, le espera un puñetazo. No se puede provocar, no se puede insultar la fe de los demás. (…) Hay mucha gente que habla mal, que se burla de la religión de los demás. Estas personas provocan y puede suceder lo que le sucedería al doctor Gasbarri si dijera algo contra mi mamá. Hay un límite, cada religión tiene dignidad, cada religión que respete la vida humana, la persona humana… Yo no puedo burlarme de ella. Y este es límite. Puse este ejemplo del límite para decir que en la libertad de expresión hay límites como en el ejemplo de mi mamá», dijo el Papa, según recoge El País.

El jefe de la Iglesia católica sostiene que la religión tiene que estar por encima de la libertad de expresión. Es lógico desde su punto de vista, y antiilustrado y antidemocrático desde el mío. “El debate, la sátira, el humor y la expresión artística deben disfrutar de un alto grado de libertad de expresión y el recurso a la exageración no ha de ser visto como una provocación”, advertía en 2006 el Consejo de Europa tras la reacción fanática que siguió en el mundo islámico a la publicación de caricaturas sobre Mahoma por el diario danés Jyllands-Posten y del intento de censura vaticana a la película El código Da Vinci. La religión es tan criticable y mofable como cualquier otra idea u opinión. En las sociedades democráticas, los límites a la libertad de expresión los establece la legislación civil, nunca los creyentes, y la blasfemia no es un delito, aunque sea un pecado para los fieles del credo correspondiente. Por eso, en España nuestros legisladores deberían cambiar el artículo 525.1 de Código Penal, que dice: «Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican». La ley no está para proteger ideas ni ceremonias, sean religiosas o no, ni divinidades, sino a las personas. Claro que en un país donde el Gobierno concede condecoraciones policiales a una Virgen

La libertad de expresión “no debe restringirse más para responder a la creciente sensibilidad de algunos grupos religiosos”, dice la resolución del Consejo de Europa de 2006. «La legislación internacional sobre los derechos humanos no puede ni debe proteger a las religiones en sí, pero protege y debe hacerlo a los individuos y grupos de la discriminación, la violencia y la hostilidad sobre la base de su religión. Las creencias religiosas, las ideas y los sistemas no deben estar exentos de discusión, debate e incluso fuertes críticas, ya sea de comentaristas internos o externos», coincidía la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias (WAN-IFRA) en marzo de 2011. Francisco, por fin, se ha quitado la careta de progresismo y aperturismo que tantas simpatías le ha ganado, sorprendentemente, incluso entre no creyentes. Una reacción así ante el atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo era de esperar: aunque entre ellos no puedan verse, los líderes religiosos siempre hacen piña contra los ateos y contra el humor.

Mi respuesta rápida a Bergoglio y a todos los que piensan como él es la viñeta adjunta. La ha tuiteado hace unas horas la comunidad Think Atheist. La leyenda dice: “La evolución no te puso sobre dos pies sólo para que te arrastres por el polvo otra vez ante una fantasía. ¡Piensa por ti mismo!”.

Evolución y religión.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

21 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La sociedad de un determinado pais, en este caso Francia, esta compuesto de una cultura ilustrada que son los ateos,los agnosticos,libres pensadores y una subcultura Tolerada compuestas por creyentes,entonces los ilustrados pueden reirse,mofarse de las subculturas,porque no existe lo sagrado para ellos.Nadie puede matar a un ser humano sin pero. Espero que Francia tenga en cuenta que existen los creyente ,me olvidaba
    en europa no se puede hacer chiste sobre el holocausto,…Bueno en cada pais tendra su legislacion sobre la libertad de expresion y no son iguales

  2. Desconozco que leyes rigen en el Vaticano, pero como se le ocurra en España agredir físicamente a alguien por una ofensa verbal deberá afrontar un juicio por agresiones, que no se justifican bajo ninguna circunstancia, da igual si ponen a parir a tu madre o a tu dios. Si además hay sangre y secuelas ya no le cuento la que le puede caer. No se le puede pedir un Papa ilustrado, pero si con información básica del mundo en el que vive. Debería saber que el honor y la hacienda se defienden en los despachos y no con los puños, los abogados le propodrán 100 maneras de hacerlo y ninguna pasará por la agresión directa.

    Los yahidistas del mundo ya tienen un nuevo ídolo. Si te sientes ofendido, golpea.

  3. «Pero sin ofender, porque es cierto que no se puede reaccionar con violencia, pero si el doctor Gasbarri [organizador de los viajes papales], que es un gran amigo, dice una grosería contra mi mamá, le espera un puñetazo. No se puede provocar, no se puede insultar la fe de los demás.»

    ¿Significa esto que el papa piensa eliminar, o al menos modificar el Padrenuestro?

    Dado que el párrafo «perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden» va en contra de los valores cristianos.

  4. Francia ha arrasado el mundo árabe durante siglos. En Argelia, luego de arrebatarles sus tierras a la población, los franceses mataron a un millón de personas intentando mantener sometido al país, hace poco más de 50 años. Hace falta ser un imbécil para burlarse de gente a la que tu país ha hecho tanto daño. Y por supuesto, hace falta ser un psicópata aún más imbécil para matar a gente por haber hecho lo que al fin y al cabo sólo es un dibujo.

    1. fularro: estoy en general bastante de acuerdo con tu opinión. Occidente tiene a sus espaldas un largo historial de quintales de sangre derramada por puros intereses económicos y geoestratégicos. Y no por eso hay que justificar unos asesinatos crueles, terribles y execrables como los de Charlie Hebdo, que al fin y al cabo eran personas inocentes que defendían la libertad de expresión. Claro, que también como te digo, entiendo tu opinión.

  5. tanta demagogia ‘bilística’ me abruma. No obstante, voy a dar un voto de confianza al autor. La próxima vez que alguien haga un comentario machista u homofobo y sufra represalia ( le despidan de una tertulia, cargo público, etc) espero que este blog sea adalid de la libertad de expresión ‘sin límites’ y tome partido en sintonía con lo dicho aquí

    1. Nadie está defendiendo la «libertad de expresión sin límites». Los límites, aplicando el sentido común son bastante claros: difamación, apología de la violencia, apología del odio…

      El comentario del Papa es muchísimo más censurable que cualquier viñeta de Charlie Hebdo.

    2. Pues mira, vas bien encaminado. Cada tiempo y cada sociedad crea sus «malos» oficiales. Hoy, por poner un ejemplo, te la pueden liar parda si te metes con negros y maricones (perdón, subsaharianos y homosexuales) y te consideran un hijo de puta homófobo y racista, pero si pones a parir a Mahoma o a Jesucristo eres la mar de progre, liberal y majete. Y lo dice un tipejo que no es creyente.

  6. Una persona tiene ideas de forma distinta a tener una madre. Cuando se parodia a las suegras [que son madres] por ej. en un monólogo humorístico, nadie parece ofenderse [diría que hay cierta crueldad contra ellas]. La clave está en el «mí», mí madre, con la que existe un fuerte vínculo afectivo.

    El Papa nos dice con la analogía que no puede/quiere separar la idea religiosa de «mí», su yo. Las ideas se pueden, y deben, separar de las personas en que residen para poder evaluarlas [y parodiarlas con mejor o peor gusto]. Si se consideran «mi», íntimamente ligadas y constituyentes de uno mismo, el conflicto está asegurado.

    Todas las ideas deben poder ser criticadas [evaluadas] en una sociedad secular, las religiosas no tienen por qué tener un estatuto especial, estado del que ellas mismas pretenden dotarse para evitar la crítica [inventaron apostasía, herejía, blasfemia].

    El otro aspecto es la violencia, el Papa ha cometido un grave error [me gusta pensar que se arrepentirá] al amenazar a quién ataque [sea lo que considere como tal] sus convicciones íntimas [ya vimos que están por encima de la crítica] incluso cuando provenga de personas con quienes se tiene lazos importantes pero madre sólo una [y no me la mentes].

    Por cierto, recuerdo haber leído que un teólogo islámico afirmó que esas burlas no pueden afectar a Dios, recordatorio de que el Islam, y otras religiones extendidas, presentan diversidad de creyentes y opiniones.

    1. Ah, qué ignorante soy. Empiezo a entender, tras una macedonia de lecturas más o menos completas y quizás no muy bien digeridas, algo sobre este tema de Charlie Hebdo:

      La sátira, y la risa que provocaría la irreverencia [blasfemia para otros en este caso], tiene amplio arraigo en Occidente [no exclusivamente] desde la antiguedad griega. Es un género literario luego llevado a otros medios. Diferente de la comedia en que no hay reconciliación final entre el satirista y el público, no tiene por qué presentar soluciones o alternativas pero su carácter corrosivo de cualquier autoridad o dogma, permite imaginarlas facilitando el cambio social.

      Si este punto de vista es correcto, la sátira se cuenta en la vanguardia de la libertad no sólo de expresión sino de la propia libertad de pensamiento y acción.

    2. A quién interese como curiosidad, la sátira no es algo ajeno a la fe. Así en la Biblia los profetas cristianos también la emplean contra sus enemigos. Ejemplo 1 Reyes 18:17-40

      Trata de una competición entre Baal y Jehová, los profetas de ambos pusieron dos toros «a la barbecue» sobre leña pero no le prendieron fuego esperando que la verdadera divinidad encendiese el suyo y ganase. Al parecer Baal falló inesperadamente, y Elías se burló de sus profetas [27] afirmando que quizás su dios estaba ocupado, dormido, meditando, viajando…

      Es más se puede interpretar, y así aparece en varias de las versiones de la Biblia, que les dice que a lo mejor estaba ocupado «defecando»: he’s relieving himself, lo invectivo ya entra en la sátira.

      https://www.biblegateway.com/passage/?search=1+Kings+18%3A17-40&version=OJB

      El final, pues una rutinaria matanza de los profetas perdedores [Los de Baal] en lugar de una caricatura en la portada de un semanario «irresponsable».

  7. Que los ateos se mofen lo que les de la real gana. Dios sabe defenderse solo ajajajajj

    Escrito está: «De Dios nadie se ríe».

  8. Definitivamente, a los papas «se les va la olla» cuando llevan un tiempo en el puesto. Y eso que ya llegan «bien» !

  9. Convengamos que éste señor se hs declarado «Peronista» así que no son de extrañar sus ideas fascistas.

  10. ¡Buenas! Quiero puntualizar que no soy demasiado creyente, sin embargo, debo dar la razón al Papa, ya que esa «Libertad de expresión» que tanto se oye últimamente es muy distinta a la burla de mal gusto que hizo Charlie Hebdo del Cristianismo con una portada en la que salían Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo fornicando. Sinceramente, eso para mi no es libertad de expresión. Sería igual que ir a la gente por la calle, cagarse en su madre o en sus muertos y alegar «libertad de expresión». A nadie le gustaría y se molestarían por ello. Por lo que, cuando el Papa dice que «la libertad de expresión debe limitarse cuando se trata de la religión» es perfectamente comprensible, como lo es el insultar a los fallecidos de alguien. Y dice «limitarse», no censurarse. Nada más, ¡solo exponer mi opinión y felicitar por el blog!

    1. Creo que estás equivocado… un dibujo de Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo fornicando me imagino que será un insultísimo para un creyente, pero ¿en qué lo afecta??, ¿su calidad de vida disminuye porque alguien hizo un dibujo burlón sobre algo que él cree?, ¿dejará de ir a misa, creer, tener fé??. Yo creo que ninguna de todas esas cosas.

      Y luego, ¿dónde está el límite? ¿hacia arriba, hacia abajo?, porque si no se puede hacer humor sobre las creencias de la gente entonces tampoco se podría hacer sobre los hinchas de fútbol (ya se sabe lo fanaticos que son y lo que se ofenden), sobre los partidos políticos (pasiones tambien allí).

    2. Hay una diferencia entre ofender a una persona real (como puede ser una madre) y hacer un chiste sobre una creencia. Las creencias no se ofenden.

  11. ¡Hola!

    Una pequeña errata, en la traducción final. Debería ser «ante una fantasía», no «ante de una fantasía».

    Un saludo y enhorabuena por el blog, que disfruto desde hace muchos años.

    1. Gracias, Luis. Mira que lo he leído veces y siempre se me cuelga alguna: es lo que tiene ver lo que se quiere ver y no lo que hay.