Tres de cada cuatro estadounidenses creen que nos creó Dios

'La creación de Adán', de Miguel Ängel, en la Capilla Sixtina.

Tres de cada cuatro estadounidenses están convencidos de que Dios creó al ser humano tal cual es o guió la evolución durante cientos de millones de años hasta desembocar en nosotros, según la Encuesta de la Universidad de Chapman sobre los temores de los estadounidenses. El sondeo, hecho a una muestra representativa de 1.573 adultos, constata que el principal miedo hoy en el país es a caminar solo por la noche.

Más de la mitad de los encuestados (51,8%) cree que lo que cuenta la Biblia es cierto: un 17,1% se declara literalista y un 34,7% cree que, aun siendo ciertos, no hay que tomarse las afirmaciones y relatos bíblicos al pie de la letra. Frente a eso, sólo un 21,7% considera la Biblia «un libro antiguo de historias y leyendas». Además, cuando se les pregunta por los orígenes del ser humano, un 76,4% de los estadounidenses cree que somos obra de Dios: un 39,9% está convencido de que Dios creó al Hombre como es ahora hace menos de 10.000 años y un 36,5%, que somos fruto de la evolución, «pero Dios guió el proceso». Un 19% de la población cxree que somos fruto de un proceso evolutivo en el que no ha intervenido ninguna divinidad.

El capítulo dedicado a lo paranormal revela que el 69% de los encuestados considera posible influir en el mundo físico «mediante el poder del pensamiento positivo»; el 62,5% está convencido de que en el pasado existieron civilizaciones avanzadas del estilo de la Atlántida; el 58,3% cree que a veces los sueños prevén el futuro; para el 53,6%, las casas encantadas existen; el 47% considera la mayor parte del mal obra de Satán; y el 40,8% identifica los ovnis con naves de otros mundos. Sorprende el arraigo de la creencia en las visitas extraterrestres casi 70 años después del nacimiento del mito de los platillos volantes y también, por contraste, el poco crédito que tiene la adivinación. Aunque el 26,9% de los consultados admite haber consultado el horóscopo alguna vez, únicamente el 13,1% cree en la astrología y el 17,3% que hay gente capaz de ver el futuro. Hasta el bigfoot tiene más adeptos que la astrología, el 20,6%.

Antes de reírse de lo ignorantes que son los yanquis -como suelen hacer algunos a la menor oportunidad-, recuerden que el 65,6% de los españoles cree que el efecto invernadero está causado por la energía nuclear y el 64,6% que los tomates que comemos, a diferencia de los producidos por ingeniería genética, no tienen genes, según un estudio de la Fundación BBVA hecho público hace dos años.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista.

Únete a la conversación

8 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. La Atlantida quizas existio tal como la describio Platon , que sentido tendria que Platon en sus dias de filosofo redactase el Critias y otras obras , obras de tanto esplendor que describen a la perfeccion a la civilizacion atlante y entre todas estas esculturas ,encontramos y no por casualidad a las figuras de los gigantes de Tula en Mexico .

  2. No me extraña nada cuando siguen enseñando a los niños a mentir al decirles a muchos que la cigüeña es quien los trae de París y que su papá puso una semillita en su mamá y…Así cómo no vamos a construir un mundo inexistente…
    Ya desde pequeños se inventan fábulas de tal calibre que mucha gente al crecer sólo tiene tópicos en la cabeza. Cómo una chica que cuando le conté que había visto un par de musarañas me dijo que eso era imposible pues éstas eran personajes de ficción; y era enfermera. Hay qué joderse

  3. Tan solo un apunte. Creer en Dios no significa otra cosa que creer que la naturaleza está guiada por Dios. El creacionismo es rechazable, claro, pero si uno es creyente ¿cómo no va a ver la evolución como un proceso guiado por Dios, si considera que todo el mundo natural (galaxias, planetas, partículas, nosostros mismos) está guiado? Lo que quiero decir es que me ha dado la impresión de que la idea»evolución guiada por Dios» es incluida en el lado de la superchería, como el crecionismo. Si el articulista o el estudio tratan de insinuar eso, me temo que están metiendo a demasiada gente en el mismo saco.

  4. Efectivamente no deberíamos reírnos de la ignorancia de los yanquis ni de nadie sin hacerlo antes de la nuestra, que tambien es abundante en muchísimos aspectos. Lástima de no disponer de una encuesta semejante de hace 100 o 200 años, estoy seguro de que el % de agnósticos/ateos era mucho menor, casi inapreciable. La buena noticia es que ahora ya son unos cuantos millones.

  5. «aún en los casos en que una creencia debería excluir a otra»

    Ciertamente es algo que siempre me ha llamado poderosamente la atención, que los supersticiosos e ignorantes puedan combinar cultos o ideas que son esencialmente contradictorias y que no discutan de forma especialmente notable entre ellos. Por ej. el reiki, acupuntura u homeopatía, aunque las tres tienen en común una imaginaria «energía» son esencialmente distintas. Es más parece que les interesa promoverlas conjuntamente si atendemos a sus conferencias y reuniones. De locos.

    1. Sí, hay muchos que son especialistas en sostener ideas ridículas y contradictorias. Por ejemplo, las mismas personas pueden decir un día que el hiv no existe y que el sida es solo falta de vitaminas y al otro día aseguran que el virus fue creado en un laboratorio de EEUU como parte de un plan para eliminar parte de la población.

  6. Con la miríada de revistas, videos de youtube, canales de televisión y programas de canales generalistas, a parte de las tradiciones seculares, desperdigando toda esta morralla de ideas disparatadas, casi me extraña que los porcentajes no sean mayores.
    Es ciertamente agotador rebatir a un creyente en cualquiera de todas estas charlatanadas, aún en los casos en que una creencia debería excluir a otra.
    Por suerte existen lugares como este en los que respirar un poco y coger fuelle para seguir denunciando todo esto.