‘Fortean Times’: 40 años a la caza de monstruos y fenómenos extraños

Portada del número 308 de 'Fortean Times', el del 40 aniversario.Cada vez estoy suscrito a menos revistas y cada vez me lo pienso más a la hora de renovar mi suscripción a alguna española que todavía llega a mi buzón. Pero, en cuanto recibo el aviso de renovación de Fortean Times, corró al ordenador y hago el pago correspondiente porque no quiero perderme ni un número. Lo que me ha hecho dar la espalda a otras publicaciones es lo que me mantiene fiel, desde 1996, a una revista que acaba de cumplir 40 años: temas atractivos, sorprendentes y -¿por qué no decirlo?- raros, textos bien escritos y un diseño atractivo. El cóctel es perfecto y está aderezado, además, con el punto justo de frikismo, como demuestra la portada del último número, ilustrada con una galería de monstruos y personajes, acompañada de frases elogiosas hacia la revista de gente como William Gibson y Neil Gaiman.

Fortean Times se llama así por el escritor estadounidense Charles Fort (1874-1932), el primer ufólogo, mucho antes de que se vean los primeros platillos volantes en Estados Unidos, y también el primer defensor de los astronautas en la Antigüedad o alienígenas ancestrales. Al él deben su nombre los fenómenos forteanos, que comprenden los platillos volantes, los poderes paranormales, los artefactos arqueológicos extraños, las desapariciones misteriosas, las lluvias y muertes masivas de animales, los continentes perdidos y las civilizaciones desaparecidas, los monstruos, los milagros… Periodista autodidacta, dedicó buena parte de su vida a la recopilación de sucesos rechazados por la ciencia, un millar de los cuales reunió en El libro de los condenados (1919) y el resto en otros tres libros. “Era -explican en la publicación que lleva su nombre- escéptico sobre las explicaciones científicas, y denunciaba cómo los científicos argumentaban según sus propias creencias en lugar de a partir de las pruebas, y que ignoraban, suprimían desacreditaba u ofrecían falsas explicaciones a los datos inconvenientes”. No me cuesta imaginátrmelo en feliz conversación con Enrique de Vicente, dejando con la boca más abierta de lo habitual al siempre impresionable Iker Jiménez.

Portada del número 215 de 'Fortean Times', que incluye el reportaje sobre Gene Roddenberry y el Laboratorio Nueve.La revista que dirige en la actualidad David Sutton, y funfó Bob Rickard en 1973, es recomendable para todo interesado en lo extraño, sea escéptico o creyente. No exagero. El ejemplar del aniversario incluye las impresiones entusiastas de lectores tan dispares como Jon Ronson, Uri Geller, Rupert Sheldrake, Benjamin RadfordLynn Picknett y Clive Prince, David Clarke y Loren Coleman. “Me considero forteano, y Fortean Times es mi revista favorita”, dice William Gibson, el autor de Neuromante. El también escritor de ciencia ficción y fantasía Neil Gaiman recuerda que conoció Fortean Times en su primera época, y alaba su actual formato, los buenos trabajos de investigación y “el ensamblaje crédulo-escéptico-glorioso de los hechos y demás que Charles Fort describió como condenados”. Esto último es lo que la hace una revista especial.

Fortean Times ha creado su propio estilo, al margen de crédulos y escépticos. Un estilo en el que todos estamos a gusto. Digo todos porque no hay duda de que los partidarios de los fenómenos forteanos lo están, pero yo también. Al igual que escépticos como Benjamin Radford, subdirector de The Skeptical Inquirer, y el estudioso del mito ovni David Clarke. Como dice el primero, “elegir una historia favorita de entre las publicadas en Fortean Times es prácticamente imposible. ¡Son tantos años de asombroso trabajo!”. Él se decanta por el estudio de la leyenda de los cuadros malditos de los niños llorones publicado por David Clarke en 2008; yo me inclino por el reportaje de David Sutton de 2006 en el que sacó a la luz que Gene Roddenberry, creador del universo de Star trek, trabajó en los años 70 del siglo pasado para un grupo que decía mantener comunicación con seres de otros mundos. Pero también están los reportajes dedicados al hombre polilla, Nikola Tesla, el chupacabras, los gusanos gigantes, los fantasmas, los reptilianos… La revista británica es una fuente de información crítica fiable a nada que seas capaz de distinguir los textos que merecen crédito de las locuras. Es fácil y compensa porque no sólo están bien escritos, sino magníficamente documentados.

Portadas de la revista británica 'Fortean Times'.