Sony da voz a los ufólogos más disparatados en un vídeo de promoción de ‘Invasión a la Tierra’

Es una lástima que Sony Pictures haya apostado en la promoción de Invasión a la Tierra por hacerse eco de las tonterías de la ufología más disparatada. La historia de la llamada batalla de Los Ángeles, ocurrida en la madrugada de 25 de febrero de 1942, es tan buena que no se necesitaba nada más para servir como gancho y pretexto a una película. Aquella noche, se detectó por rádar sobre el Pacífico un objeto que volaba hacia Los Ángeles, se ordenó un apagón y la artillería antiaérea disparó 1.400 proyectiles contra lo que se creía que era un avión japonés. Cuando acabó la alerta, no había ni rastro del aparato; y los militares discrepaban entre quienes sostenían que había habido una incursión real y los que pensaban que todo había sido producto del nerviosismo y el objeto había sido un artefacto creado por quienes intuyeron ver algo en el cielo entre los haces de luz de los reflectores y las detonaciones. A día de hoy, hay pocas dudas respecto a la naturaleza del intruso: todo apunta a que era un globo lanzado por el propio Ejército de Estados Unidos.

A pesar de tener en sus manos una historia original tan buena, la distribuidora de Invasión a la Tierra, que se estrena el viernes en España, ha optado por engordar el bulo de que aquella noche lo que sobrevoló California fue un platillo volante. Pueden comprobarlo en el siguiente vídeo, en el que Sony Pictures continúa defendiendo la idea de que el 25 de febrero de 1942 pasó algo misterioso en la región de Los Ángeles, como ya apuntaba en la nota de prensa previa. Para ello, pone ante la cámara a los ufólogos William J. Birnes, Bruce Macabee y Robert Wood; y al capitán Robert Salas, testigo de avistamientos ovnis. Mención aparte merece Jeff Peckman, presentado asépticamente como político cuando es miembro del Partido de la Ley Natural y profesor de Meditación Trascendental, y tiene como mayor logro haber intentado sacar adelante en Denver, su ciudad, una comisión municipal de asuntos extraterrestres. Peckman llega a decir, sin despeinarse, que el Ejército estadounidense ha contabilizado en el país, “al menos, 4.000 posibles aterrizajes de naves extraterrestres”. En fin, disfruten de este nuevo ejemplo de conspiranoia ufológica sin fundamento.