Encuentran en Australia la grabación de mejor calidad de los primeros pasos de Neil Armstrong en la Luna

Científicos australianos han encontrado las grabaciones de mejor calidad conocidas del descenso de Neil Armstrong por la escalerilla del módulo lunar y sus primeros pasos por el Mar de la Tranquilidad el 21 de julio de 1969. La filmación ha estado perdida durante décadas y se proyectará el miércoles en Sydney durante la gala de los premios de la Sociedad Geográfica Australiana, a la que asistirá como invitado de excepción Buzz Aldrin, el segundo hombre que pisó la Luna.
El hallazgo ha exigido más de una década de búsqueda dirigida por el astrónomo John Sarkissian, quien ha adelantado que se trata del material «de mejor calidad del descenso de Armstrong por la escalerilla». El metraje procede del observatorio Parkes y de la estación de seguimiento de Honeysuckle Creek, instalaciones australianas que grabaron en directo las imágenes del primer alunizaje. «Eran mejores que lo que se transmitió (por televisión) al mundo. Por eso nos pusimos a buscarlas», ha explicado Sarkissian.
Armstrong y Aldrin, en el momento de poner la bandera. Foto: NASA.Las imágenes de la llegada del hombre a la Luna no pudieron en 1969 emitirse directamente por incompatibilidad técnica y las que todos hemos visto siempre fueron el resultado de proyectarlas sobre una gran pantalla en Houston y que una cámara de televisión las captara para transmitirlas al mundo. Las películas recuperadas por Sarkissian y su equipo duran en total tres horas, que ya han visto algunos astronautas veteranos, e incluyen las imágenes más nítidas conocidas de los primeros pasos de Armstrong y Aldrin en el satélite terrestre, y la colocación de la bandera estadounidense, entre otros momentos históricos. Su restauración ha exigido meses de trabajo durante los que las cintas se han restaurado fotograma a fotograma.
Hace un año, la NASA dio por perdidas las cintas originales de la llegada del hombre a la Luna tras tres años de búsqueda y presentó al mundo una versión restaurada de las películas que todos conocemos cuya calidad sería menor que la de las cintas australianas, al ser estas últimas una grabación directa de la señal enviada desde el Mar de la Tranquilidad.