Paulina Rubio y Eduard Punset, unidos por los rumores

Paulina Rubio, como voz de La Oreja de Van Gogh, en la edición digital de 'El País'Nos hemos lucido la mayoría de los medios de comunicación. Leía hoy por la mañana, en varias prestigiosas cabeceras de Internet y del mundo real, que Paulina Rubio iba a ser la nueva voz de La Oreja de Van Gogh. Me sonó desde el principio a rumor asumido en las redacciones como realidad sin haberlo confirmado. Así se lo conté a Mikel Iturralde, director de Información de El Correo Digital, mientras yo iba en taxi a una reunión. Le dije que, aunque no había tenido tiempo de confirmar mi sospecha, la historia olía muy mal, a broma radiofónica, porque la noticia se basaba en una entrevista al batería del grupo, Haritz Garde, en la emisora Rock & Gol, hecha por José Antonio Abellán.
El tiempo confirmaba mi sospecha en forma de mensaje de correo electrónico de los representantes del grupo guipuzcoano que, al volver a la redacción de El Correo pasado el mediodía, me enviaba Iñaki Esteban, vecino de Divergencias. «Paulina Rubio -decía el comunicado- no será la cantante de LOVG. Haritz Garde no ha hecho ninguna declaración ni entrevista en ningún medio de comunicación. Reiteramos que los componentes de La Oreja de Van Gogh, no han hablado con ningún medio de comunicación tras su comunicado oficial. Desmentimos rotundamente la noticia». Para confirmar o desmentir la noticia, habría bastado con llamar por teléfono a los representantes de la banda. Sin embargo, la mayoría de los medios no lo hizo. Y luego nos quejamos de la pérdida de credibilidad…
Hace unas semanas, Eduard Punset intentó, por el contrario, disfrazar de rumor una noticia lanzada desde la redacción de Redes, el programa que dirige y presenta en La 2. El 31 de octubre a las 18.56 horas, una integrante del equipo de Redes, Laura Carrau, envió a la lista de correo de la Asociación Catalana de Comunicación Científica (ACCC) un mensaje en el que decía: «Després d’onze anys oferint ciència i bones converses TVE ha decidit suspendre Redes de la seva parrilla. Abans però, no volem deixar d’agraïr-vos la vostra confiança en el programa i en tot l’equip. De part de tots nosaltres, moltes gràcies i que la ciència continui! Darrera emissió de Redes. Diumenge 4 de novembre sobre les 2h aprox». Es decir, que el programa desaparecía por decisión de TVE.
La comunidad de interesados por la divulgación científica picó el anzuelo, se echó las manos a la cabeza, y medios tradicionales y blogs rebotaron la noticia. La fuente era fiable, tenía nombre, apellidos, dirección de correo electrónico y era miembro del equipo de Redes. Pues, bien, días después, el propio Punset decía en su blog que todo había sido un rumor y pasaba por alto que, de serlo, lo habían lanzado desde Redes. No sé qué pensarán ustedes, pero a mí me da que el ex político y su equipo no han jugado limpio, que, sabedores de cómo los rumores se convierten en noticia en Internet, lanzaron la historia con el objetivo de obtener vayan ustedes a saber qué. Yo me tragué la noticia dada por Laura Carrau por los motivos antes expuestos, pero ya he puesto a Punset y su equipo en la lista de fuentes poco fiables.
Por otra parte, me han sorprendido los lamentos generalizados entre los aficionados a la divulgación por la falsamente anunciada desaparición del programa de Punset. No soy espectador de Redes porque me desagrada el personalismo que rezuma, pero también porque equipara ciencia y charlatanería. Punset concede la misma credibilidad a un científico de verdad que a Uri Geller -«Tú eras un pionero y ahora esto es ciencia, ciencia pura», dijo el ex político respecto a las tonterías del doblacucharas israelí ante las cámaras de TVE-, Deepak Chopra, Rupert Sheldrake y compañía. Mezcla ciencia y pseudociencia, como Louis Pauwels y Jacques Bergier en la revista Planete e Iker Jiménez en Cuarto milenio, por citar a los pioneros de ese arte y a un discípulo aventajado. Y eso me parece un juego irresponsable y peligroso.