El arzobispo de Canterbury, contra la enseñanza del creacionismo en la escuela

El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams.«El creacionismo es, en cierto sentido, un error categórico, porque considera la Biblia una teoría como cualquier otra teoría. Sea lo que sea el relato bíblico de la Creación, no es una teoría comparable con otras teorías. No es como si el autor del Génesis o quien fuera se hubiera sentado y dicho: ‘Bueno, ¿cómo explico todo esto? Ya lo sé. En el principio, Dios creo los cielos y la tierra…'», ha declarado Rowan Williams, arzobispo de Canterbury, al diario británico The Guardian.
El primado de la Iglesia de Inglaterra admite, en la primera entrevista en profundidad concedida a la prensa, su disgusto con el avance fundamentalista en el sistema educativo británico. «¿Está cómodo con la enseñanza del creacionismo?», le pregunta el periodista. «Ah, no mucho, no mucho», responde el arzobispo, que cree que no debe enseñarse en la escuela. El prelado matiza, no obstante, que oponerse a la entrada del creacionismo en las aulas «no es lo mismo que decir que el darwinismo es la única cosa que debe enseñarse».
La creación bíblica del mundo se enseña en Inglaterra en, al menos, tres centros de la Fundación de Escuelas Emmanuel, dependiente de sir Peter Vardy, un hombre de negocios evangélico. En Estados Unidos, George W. Bush defiende la entrada del creacionismo en la escuela en igualdad de condiciones que la teoría de la evolución, y el debate ha llegado a los tribunales en varios Estados. Un juez federal de Pensilvania dictaminó en diciembre que es inconstitucional enseñar en la escuela pública estadounidense el diseño inteligente, que parte de la premisa de que el mundo es demasiado complejo como para que no haya habido un Dios arquitecto, un diseñador que haya dirigido todo el proceso evolutivo. La élite científica mundial salió en defensa de la teoría de la evolución hace un mes, durante la asamblea anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) en San Luis.
Publicado originalmente en el diario El Correo.