El poder mágico de las pirámides está demostrado, según ‘Muy Historia’

‘El poder mágico de las pirámides’, de Max Toth y Greg Nielsen.Hubo en los años 70 del siglo pasado una fiebre piramidiota, consecuencia de la publicación de El poder mágico de las pirámides (1974), de Max Toth y Greg Nielsen. El libro incluía una pequeña pirámide roja de cartón que el lector podía poner debajo de la cama para descansar mejor, en la que podía meter cuchillas de afeitar para que duraran más tiempo afiladas o que podía usar para incrementar su poder sexual (¡tiembla, viagra!). Al menos, eso es lo que aseguraban los autores, para quienes, «sin duda alguna, los próximos años han de aportar un gran avance en la recuperación de la sabiduría extensiva e intensiva de las pirámides. Para quienes hemos consagrado nuestras vidas a dicha sabiduría, el futuro encierra una de las fuerzas más misteriosas, uno de los mayores misterios que nos legaron los Antiguos: el poder mágico de las pirámides».

La fiebre y «los próximos años» pasaron sin el boom de las pirámides; pero en el saber popular quedó anclada la idea de que la forma piramidal propicia algún tipo de energía misteriosa que la ciencia no ha llegado a detectar. ¿Nunca? Bueno, según un artículo publicado en el número 2 de Muy Historia -que acaba de llegar a los quioscos-, el poder mágico de las pirámides funciona con las cuchillas de afeitar y eso está demostrado. ¿De verdad?

La revista ha dedicado su última entrega a 10 incógnitas de la Historia y Alberto Porlan es el encargado de informarnos de «El secreto de la Pirámide». Recuerda lo más desquiciado de la piramidiotología y que, hace tres décadas, «hasta se habló de una escuela tántrica que practicaba sus ritos sexuales en el interior de una cámara piramidal». Hasta ahí parece que va por el buen camino, pero inmediatamente da un giro a lo Más Allá.

«En la misma época -dice- los rusos le daban un uso mucho más exotérico (práctico) a la estructura: guardaban sus hojas de afeitar bajo pequeñas pirámides de baquelita. Habían comprobado que, de ese modo, podían afeitarse con la misma hoja durante seis meses». Seguidamente, Porlan nos informa de que un investigador checo, Karel Drbal, «tardó diez años en poder explicarlo científicamente». Y nos ofrece la típica explicación esotérica: «Al parecer, la estructura piramidal actúa por sí sola como un resonador energético o un potente deshidratador que, en el caso de las hojas de afeitar, contribuye a preservar la estructura metalo-cristalina de su filo. Actúa también sobre la materia orgánica, facilitando su deshidratación y, por lo tanto, su conservación». Amén.

Sólo cabe decir una cosa ante tal conjunto de afirmaciones: que son una tontería, falsas de principio a fin, que el poder mágico de las pirámides no está demostrado y que tiene tanto fundamento real como lo que el autor presenta como excentricidades. Los fabricantes de cuchillas de afeitar pueden dormir tranquilos.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.

2 respuestas a «El poder mágico de las pirámides está demostrado, según ‘Muy Historia’»

  1. Hago mi aporte práctico, durante un año he probado los beneficios de una pirámide de aluminio de 60 cm de lado y casi 7 kg en mi cuerpo y en otros objetos. Aquí comento algunas de las alegrías que obtuve, con mi cara y mi nombre. Cuando has vivido algo y no hablas desde el desconomiento o las creencias tienes una fuerza que no se puede comparar a los que hablan por hablar.
    http://www.piramicama.com/Zona_multimedia.html

  2. bueno discrepo lo q dice este sr aqui, en el mes de noviembre de 2011, contrui una piramide de cartulina color blanco en base ala medidas de la de keops,, hoy 31 de agosto de 2013, solo me he rasurado con 2 cuchillas de afeitar, la primera me demoro 8 meses, un dia se me afeite y se me olvido colocarla en el interior de la pirmide y se perdio o alguien de la casa la tomo, bueno y con la q tengo ahora llevo el resto de meses, saquen la cuenta, todavia conserva el filo…… solo 2 cuchilla en casi 2 años, ese es mi testimonio

Los comentarios están cerrados.