El germen del escepticismo organizado en España

Información sobre la creación del primer grupo escéptico español.Ocurrió el 17 de febrero de 1985. Era domingo y en Vitoria hacía frío. Un grupo de amigos habíamos quedado a comer en la capital alavesa. Un par de años antes, nos habíamos conocido gracias a Vicente-Juan Ballester Olmos, con quien nos unía el interés por el fenómeno ovni. Seis -Gabriel Naranjo, Luis Miguel Ortega, Francisco Javier Pereda, Ángel Rodríguez, José Antonio Sánchez y Luis Alfonso Gámez- vivíamos en Vizcaya, dos –Félix Ares y Jesús Martínez- en Guipúzcoa y uno -Juan Marcos Gascón- en Álava. Los nueve estábamos hartos de los derroteros que estaba tomando la ufología española, dominada por el sensacionalismo. Aquel día, en la sobremesa, redactamos unas líneas para manifestar nuestro enojo por la nula seriedad de quienes se hacían llamar ufólogos y las entregamos en mano en la delegación de la agencia Efe de Vitoria.

Al día siguiente, tres periódicos se hicieron eco de la nota: El Correo, El Diario Vasco y Egin. Entonces, los nueve estábamos vinculados al colectivo de Cuadernos de Ufología, que abandonaríamos poco después para crear Alternativa Racional a las Pseudociencias (ARP), lo que hoy es ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. Nuestro primer texto pecaba -visto hoy en día- de una enorme ingenuidad; pero la idea que había en su origen fue la que cimentó aquel grupo dispar que poco después ampliaría su campo de acción a los fenómenos paranormales en general. Hoy se cumplen veinte años de aquella comida de un grupo de amigos que se dio en llamar Alternativa Racional para la Investigación del Fenómeno Ovni (ARIFO).