A vueltas con el mapa de Vinlandia

Los científicos que lo han examinado en los últimos años no han dado un veredicto definitivo sobre el mapa de Vinlandia: para algunos, se trata de la única cartografía anterior a Cristóbal Colón en la que aparece América; para la mayoría, de una falsificación del siglo XX. Jacqueline S. Olin, de la Institución Smithsoniana, ha publicado un artículo en Analytical Chemistry, revista de la Sociedad Americana de Química, en el que defiende que la tinta del manuscrito es medieval, en oposición al trabajo de dos químicos de la Universidad de Londres que llegaron hace poco más de un año a la conclusión de que es posterior a 1923.

La polémica sobre la autenticidad del mapa de Vinlandia se remonta a mediados de la década de 1950, cuando apareció en Europa de la noche a la mañana -nada se sabe de su historia anterior- y fue adquirido por un millón de dólares por el magnate estadounidense Paul A. Mellon, quien lo donó a la Universidad de Yale, su actual propietaria. El manuscrito está valorado, si no es una falsificación, en más de 20 millones de euros. En el mapa, están representadas Europa, África, Asia y lo que parece la península del Labrador o la isla de Baffin o Terranova. El manuscrito incluye una leyenda en la que se dice que, hacia el año 1000, Leif Eriksson, hijo de Eric el Rojo, descubrió «una nueva tierra» a la que llamó Vinlandia en honor a su fertilidad y a sus vinos. De ser auténtico -algo que mantiene una minoría de expertos, supondría que los navegantes escandinavos cartografiaron América siglos antes de Colón, quien supuestamente habría conocido el manuscrito y se habría guiado por él en su búsqueda de las Indias Occidentales.

¿ANTERIOR A COLÓN? El mapa de Vinlandia, con parte de la costa atlántica norteamericana en su extremo izquierdo. Foto: Universidad de Yale.

Investigadores de la Universidad de Arizona, el Laboratorio Nacional Brookhaven y la Institución Smithsoniana cortaron, en febrero de 1995, un pequeño trozo de un margen del pergamino para someterlo a la prueba del carbono 14. Este método de datación, inventado por Willard F. Libby (1908-1980), sirve para establecer la antigüedad de objetos arqueológicos de materia orgánica. Dado que el mapa de Vinlandia -de 27,8 por 41 centímetros- tiene un valor de unos 20 millones de euros, el fragmento empleado en el estudio -una tira de 7,5 centímetros de longitud y 28,8 miligramos de peso- podría costar unos 40.000 euros.

De su análisis, los científicos concluyeron, en el artículo que publicó en agosto de 2002 la revista Radiocarbon, que el pergamino data de 1434 ±11 años, antes de la llegada de Colón a América. «A pesar de que estos resultados por sí mismos no demuestran que el mapa sea auténtico, sí son una importante nueva prueba que han de tener en cuenta aquéllos que mantienen que es un fraude y carece de valor cartográfico», indicaba entonces uno de los autores, el químico Garman Harbottle, para quien, si se trata de un engaño, quien lo perpetró fue sumamente hábil. «Muchos estudiosos están de acuerdo en que el mapa de Vinlandia es auténtico, en que es la primera representación cartográfica de Norteamérica y su antigüedad, clave para determinar el conocimiento que tenían los europeos de la épocas de las tierras que bañaban el Atlántico occidental», añadía Olin, una de las coautoras del trabajo.

Si bien el pergamino puede datar de la primera mitad del siglo XV, los autores de otro estudio que vio la luz también en agosto de 2002, en Analytical Chemistry, sentenciaban que el mapa en sí no tiene ni siquiera un siglo. Las conclusiones de los químicos Robin Clark y Katherine Brown, de la Universidad de Londres, son las mismas a las que llegó en 1987 el prestigioso microanalista forense Walter McCrone, fallecido el 10 de julio de 2002: la tinta contiene anatasa, una forma de dióxido de titanio que no se sintetizó hasta 1917, que no se da en tintas anteriores a 1923 y que es muy rara en la naturaleza. «Es la prueba definitiva de que el mapa se dibujó después de 1923», dijo Clark. Olin afirma ahora, en Analytical Chemistry, que no, que la anatasa del mapa de Vinlandia tiene un origen medieval, algo que sólo ella mantiene.

Una hipótesis que se baraja desde hace un par de años es que el autor de la cartografía fuera el jesuita alemán Josef Fischer. Promueve esta idea la historiadora noruega Kirtsen A. Seaver. «Parece muy plausible. Pudo ser arrogancia intelectual o simplemente un juego, pero él estaba en el lugar idóneo, en él momento idóneo y disponía de la información necesaria. Todo cuadra», decía Robert W. Karrow, conservador de colecciones especiales y mapas de la Biblioteca Newberry, de Chicago, en The New York Times el 14 septiembre de 2002. Fischer era un estudioso convencido de que los vikingos habían llegado a América antes que Colón -publicó un libro sobre el tema en 1902- y que llegó a escribir un artículo sobre mapas falsos del Renacimiento.

La apasionante historia del jesuita incluye a los nazis -Seaver mantiene que Fischer no pudo aguantar el uso propagandístico que hacían de la historia vikinga-, una subasta de principios de la década de 1930 en la que salieron a la venta dos libros del siglo XV -comprados por Mellon junto al mapa en 1957, uno de ellos ha llegado incompleto hasta nosotros y sería el origen del pergamino- y el texto de la esquina izquierda superior del manuscrito, en el que queda claro que el descubrimiento del Nuevo Mundo es cristiano: «Eric, legado del Observador Apostólico y obispo de Groenlandia y las regiones vecinas, llegó a esta verdaderamente inmensa y muy fértil tierra, en el nombre Dios Omnipotente…». Seaver sostiene que el jesuita consiguió los dos libros del siglo XV hace setenta años y desmontó parte de uno para conseguir la materia prima. «Si está en lo correcto, está cerca de la pistola humeante», ha sentenciado Peter Barber, responsable de la colección de mapas de la Biblioteca Británica.

Publicado por Luis Alfonso Gámez

Luis Alfonso Gámez es periodista. Ha sido el conductor de Escépticos (ETB), la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico, y llevado la sección El archivo del misterio en Órbita Laika (La 2). Ha colaborado con la Cadena SER, Radio Nacional de España, Radio 3, M80 Radio, Radio Vitoria y Punto Radio Bizkaia -antes Punto Radio Bilbao-, con intervenciones que pueden escucharse en cualquier sitio gracias al podcast Magonia. Da ante todo tipo de público charlas sobre ciencia y pseudociencia, en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica entre Estados Unidos y la Unión Soviética, las conspiraciones, el periodismo gilipollas y, si se da el caso, hace a los asistentes experimentar lo paranormal. Trabaja en el diario El Correo de Bilbao, donde cubre la información de ciencia desde hace años. Mantiene desde junio de 2003 este blog, dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, ¡Paparruchas!, en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), la organización científica más importante dedicada al estudio de lo extraordinario, de la que es consultor. Además, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico. Ha escrito los libros El peligro de creer (2015), La cara oculta del misterio (2010) y Crónicas de Magonia (2012), y ha coordinado la obra colectiva Misterios a la luz de la ciencia (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos. Fue el único español participante en el libro Skeptical odysseys. Personal accounts by the world's leading paranormal inquirers (Odiseas escépticas. Reflexiones personales de los principales investigadores mundiales sobre lo paranormal. 2001), editado por el filósofo Paul Kurtz. Si quiere informarle de algo relacionado con los temas de este blog o entrar en contacto con él para cualquier cosa, puede hacerlo por correo electrónico, Twitter, Facebook o Google +.