Alejandro Jodorowsky

La psicomagia de Alejandro Jodorowsky y la muerte de Paul Kurtz, en Punto Radio Bizkaia

Mauricio-José Schwarz, Patxi Herranz y yo hablamos el martes pasado en Bizkaia y Punto, en Punto Radio Bizkaia, de la psicomagia de Alejandro Jodorowsky y la muerte de Paul Kurtz, en la quinta entrega del curso 2012-2013 de Magonia, mi espacio semanal dedicado al pensamiento crítico en la emisora de Vocento.

La lectura del tarot se hace un hueco en el XVII Congreso de Estudios Vascos

El XVII Congreso de Estudios Vascos, que se celebrará en Vitoria del 18 al 20 de noviembre, incluirá entre sus actividades la lectura de cartas a cargo de Arantxa Ugartetxea y Sebastián Fuentealba, coordinadores de un taller dedicado a El tarot y la pedagogía. Sinceramente, cuando me alertaron de ello no podía créermelo. Eusko Ikaskuntza-Sociedad de Estudios Vascos es una entidad a la que uno consideraba inmune a una superchería tan incomprensile y pésimamente redactada como la que asoma en la sinopsis del taller de marras, cuyos responsables consideran un maestro al tarotista chileno Alejandro Jodorowsky, inventor de la psicomagia, una presunta técnica de sanación espiritual.

“La idea detrás de la psicomagia es que, según Jodorowsky, todo el mundo tiene exactamente el mismo imaginario simbólico sexual-sanguinario-freaky-copromítico que distingue a Jodorowsky. Ésta es la base, porque determina, por dogma de fe, que Jodorowsky entiende la mente humana mejor que nadie, es la mente humana arquetípica y perfecta, en la que cabe la mente de todos los demás, y por ello es precisamente Jodorowsky el elegido para inventar los rituales simbólicos que curarán los males de las personas”, resume el periodista científico y cazador de charlatanes Mauricio-José Schwarz. A mí con Jodorowsky, su tarot y su psicomagia me pasa lo mismo que con Paulo Coelho y sus consejos de galleta china, que no entiendo cómo pueden engañar a alguien con sus patochadas. Admito, no obstante, que hay gente para todo, incluida la prensa del corazón; pero me sobrepasa que discípulos de este tipo de cuentistas participen como ponentes en un congreso organizado por Eusko Ikaskuntza y avalados por un comité científico.

Jodorowsky cuenta, en el último número de la revista Año Cero, lo que dice a quienes le pagan por echar el tarot: “Por ejemplo, alguien que se enojó mucho con su abuela y, a causa de esto le vinieron los cánceres, la penuria sexual, etcétera. La rabia acumulada acabó llegándole a esta persona, así que le aconseje que orinase sobre la tumba de su abuela, insultándola”. Según el charlatán -su modo de culpar a un enfermo de sufrir un cáncer resulta repugnante-, el pagano orinó en el cementerio, y luego limpió la tumba de la abuela “y puso un vasito de miel en la misma”. Si usted cree que alguien que aconseja a otra persona hacer eso está chalado o es un caradura, está confundido, según la discípula de Jodorowsky que intervendrá en el XVII Congreso de Estudios Vascos. “Otro maestro, Alejandro Jodorowsky, esta vez chileno, me ha iniciado, a través de su palabra escrita y también expresada en actuaciones presenciadas en las imágenes de alguna pantalla, en esos arcanos mayores y menores del tarot, cargados de trascendencia”, afirma Arantxa Ugartetxea en la presentación del taller de tirada de cartas.

Y, como si digo lo que pienso me pierdo, me limito a preguntar: ¿cómo han podido el comité científico y el comité asesor del XVII Congreso de Estudios Vascos dar luz verde a un taller sobre El tarot y la pedagogía?, ¿qué será lo próximo, quizás una invitación a Urtzi Ihitza para que explique cómo los negros son los únicos auténticamente terrestres y nosotros, los blancos, somos de otro mundo y estamos aquí para ayudarles a evolucionar?, ¿o invitarán al pastor del Gorbea o de donde sea a hablar de las témporas y el cambio climático? Porque yo no encuentro ninguna diferencia de calidad científica entre la patraña tarotista, la patraña extraterrestre-racista y la patraña temporero-climática.