‘La Sexta noticias’ promociona el yoga facial, una ‘terapia antienvejecimiento’ inventada por una ex actriz

No descansan en la redacción de La Sexta noticias cuando se trata de hacer publicidad a cuentos chinos. Hoy han dedicado el par de minutos de charlatanería de rigor del informativo de la tarde al yoga facial, que consiste en una serie de ejercicios de los músculos de la cara que, según sus defensores, no sólo frenan la aparición de arrugas, sino que además las hacen desaparecer. «Es una alternativa real a la cirugía y a los rellenos de última generación», explicaba a la agencia Efe el martes pasado María Garrigues Walker, experta en esta práctica, durante la presentación del Face Training, un videojuego para las consolas Nintendo.

En La Sexta Noticias, han dado -¡cómo no!- por buena la palabra de Garrigues Walker, quien se gana un buen dinero gracias a los ingenuos, ya que dirige un centro de yoga facial donde cobra 80 euros por sesión y dice que, para aprender los ejercicios básicos, hacen falta cinco sesiones más un mínimo de una al año de seguimiento. Además, han explicado que hay especialistas que compaginan esta técnica con «masajes y técnicas de acupuntura». Vamos, que te timan el doble. Impagables me han parecido los dos ejercicios para que aumenten de volumen los labios, similares a besar y a expulsar el humo de un cigarrillo por la boca, que en el vídeo hace la propia inventora de la técnica, aunque en La Sexta no lo han advertido porque, al parecer, ignoran el origen reciente de lo que seguramente consideran una terapia milenaria.
Porque el yoga facial es un invento de Annelise Hagen, una supuesta ex actriz que dirige un centro de belleza en Nueva York, donde también da clases de salsa, y en 2007 publicó el libro The Yoga face: eliminate wrinkles with the ultimate natural facelift (El yoga facial: eliminar arrugas con la última cirugía estética natural). Para sus clases, explicaba entonces a The New York Times una de sus empleadas, «Annelise se basa en su conocimiento de ejercicios faciales por su trabajo en los escenarios y lo funde con sus enseñanzas de yoga». Todo muy científico.
Richard Elias, cirujano plástico neoyorquino, indicaba en 2007 lo obvio para cualquiera con dos dedos de frente: «Si tienes una arruga o una línea por fruncir el ceño, la relajación no va a borrarlas. Si haces que crezcan los músculos de la cara, eso no hará que la piel caída más fuerte o tersa ni ayudará a eliminar los depósitos de grasa. Eso sólo puede hacerlo la cirugía estética». En La Sexta Noticias, se han olvidado de advertir esto y que el escepticismo sobre la técnica antievejecimiento de Hagen no se limita a los médicos, sino que incluye también a los propios expertos en yoga. «El yoga puede dar luminosidad a tu rostro y relajarlo, lo que te hará parecer más joven, pero centrarse en sus efectos en la cara es demasiado específico y parece puro marketing«, declaraba el instructor Rodney Yee a The New York Times hace tres años.
Lo más divertido es la cara de tontos que se les queda a los practicantes de esta timoterapia cuando están haciendo los ejercicios que supuestamente endurecen los músculos del rostro.