La Universidad de Extremadura forma a especialistas en acupuntura y moxibustión

Alguien en la Universidad de Extremadura (UEx) ignora lo que es formación de calidad y la evidencia científica. Si no, no se entiende que la Facultad de Medicina vaya a acoger, entre el 24 de octubre hasta el 5 de julio de 2015, un curso de especialista en acupuntura y moxibustión destinado a médicos, enfermeros, fisioterapeutas y podólogos. ¿El precio? 1.320 euros a cambio de los cuales durante 220 horas les venderán teorías mágicas como si tuvieran algún fundamento y al final les darán 22 créditos.
Cartel del curso de especialista en acupuntura y moxibustión de al Universidad de Extremadura.Dicen en la presentación del curso -de cuya existencia me he enterado gracias al biólogo José María de la Cruz– que «es responsabilidad del ámbito universitario ofrecer formación de calidad a los profesionales sanitarios en el campo de las terapias médicas no convencionales, como la acupuntura tradicional china y moxibustión, área de creciente demanda, tanto a nivel nacional como internacional». Añaden que «la acupuntura ha formado parte de la medicina tradicional china durante siglos» y que, en la actualidad, es «una terapia complementaria a la medicina occidental avalada por la evidencia científica desarrollada en las últimas décadas». Y aseguran que «la acupuntura permite disminuir los niveles de dolor, reduciendo las dosis de los fármacos analgésicos y antiinflamatorios y limitando los riesgos de los efectos secundarios» en el dolor crónico de rodilla, el de espalda y otros. Como saben los lectores de este blog, un estudio publicado esta misma semana en la revista JAMA demuestra que ni la acupuntura láser ni la de agujas mitigan el dolor crónico de rodilla, una de las dolencias citadas en la web del curso de la UEx, y lo mismo pasa en los otros casos.
Casi nada de lo dicho en la presentación del curso, dirigido por María Victoria González López-Arza, profesora de la UEx, es cierto en este mundo. Puede que lo sea en un universo alternativo donde los burros vuelen, pero aquí no. Admito también que puede haber una «creciente demanda» de acupuntores y practicantes de la moxibustión, pero eso no demuestra nada. Tambén la hay de brujos africanos, a tenor de cómo reparten publicidad en algunas bocas de metro de Bilbao. Bueno, sí, la «creciente demanda» de profesionales la acupuntura y la moxibustión demuestra la escasa cultura científica de gran parte de la población y la desvergüenza de algunos profesionales sanitarios. Porque, en contra de lo que se sostiene en la web de la UEx, no hay ninguna prueba de que la acupuntura funcione más allá del placebo. Su efectividad contra el dolor es nula, y las pruebas que avalan su uso no existen. Por eso la llaman medicina alternativa o complementaria; si fuera efectiva, sería medicina a secas. La moxibustión, por su parte, consiste en calentar los puntos de acupuntura quemando la raíz de una planta prensada. Una trola sobre otra trola.
Cada uno es muy libre de tirar el dinero y perder el tiempo como quiera, pero una universidad pública no debería disfrazar de ciencia y de conocimiento no es sino superstición e ignorancia. La UEx lo hace con este curso de moxibustión y la acupuntura, una pseudoterapia que puede resultar muy peligrosa. ¿Qué será lo próximo?, ¿una diplomatura en vudú?