La superproducción de Hollywood que modeló el mito ovni

Platillo volante. Seguro que al leer estas dos palabras le ha venido a la cabeza una nave como la del extraterrestre de Ultimátum a la Tierra (1951). Robert Wise modeló en esa película, hace 50 años, el prototipo del mesías alienígena. Lo personificó en Klaatu, el alto, bien parecido y amable visitante interpretado por Michael Rennie. Y, en vez de llegar en una nave espaciotemporal ovoide como en el cuento de Harry Bates de 1940 en el que se basa el filme, le hizo aterrizar en Washington a bordo de un platillo volante porque desde junio de 1947 eran habituales las apariciones de objetos con esa forma en los cielos de Estados Unidos. El naciente credo ovni alimentó así a Hollywood, que a su vez alimentó al mito con la figura de Klaatu, su mensaje y la apariencia de su nave. Porque, tras el estreno de este clásico de la ciencia ficción, una sucesión de atractivos mesías extraterrestres se apareció a pícaros de variado pelaje, algunos de los cuales hicieron fama y fortuna como embajadores de otros mundos. El mito ovni no sería lo mismo sin Ultimátum a la Tierra

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 488, enero de 2022).