Pueblos malditos

El origen de la maldición de Ochate

El campanario en ruinas de Ochate, en el Condado de Treviño. Foto: Basotxerri.
El campanario en ruinas de Ochate, en el Condado de Treviño. Foto: Basotxerri.

Toda leyenda tiene un comienzo; pero pocas veces puede datarse este con precisión. Es lo que ocurre con la maldición de Ochate, el pueblo abandonado del Condado de Treviño (Burgos). Sabemos no solo cuándo nació, sino también dónde y quién fue su creador. No en vano, muchos asistimos al alumbramiento de este mito de la España paranormal, equiparable en el norte peninsular a las caras de Bélmez en el sur…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

“Iker miente”, dice una pintada en el pueblo maldito de Ochate

Pintada en la torre de San Miguel, en Ochate, en la que puede leerse en rojo: 'Iker miente'. Foto: L.A. Gámez

La torre de San Miguel, en Ochate. Foto: L.A. Gámez.“Iker miente”, dice una pintada en la torre de San Miguel, en Ochate, el pueblo abandonado del Condado de Treviño (Burgos). Me ha alertado de ello Aitor Gutiérrez, realizador de la serie Escépticos, de ETB 2, cuando esta mañana caminábamos por los alrededores del edificio, y aquí tienen la foto. Ochate es un enclave maldito desde que Prudencio Muguruza escribió en 1982, en la revista Mundo Desconocido, que había sufrido tres epidemias entre 1860 y 1870 que habían diezmado su población y llevado a los tres supervivientes de tanta desgracia a huir de la aldea. Luces y figuras misteriosas rondaron a partir de ese momento las ruinas, según Muguruza, cuyo reportaje convirtió Ochate en los años 80 del siglo pasado en centro de peregrinaciones paranormales.

En 1999, Iker Jiménez volvía a contar la leyenda en su libro Enigmas sin resolver y sentenciaba que lo que había ocurrido en el pueblo a mediados del siglo XIX había sido “como una maldición bíblica”. Y parapsicólogos, ufólogos, videntes y demás regresaron a la aldea para molestia de los vecinos de los pueblos cercanos. En 2005, el periodista esotérico contaba otra vez la historia del pueblo maldito en el estreno de Cuarto Milenio, acompañado por Muguruza, quien desde hace años se dedica a echar las cartas. Y Ochate volvía a ponerse de moda en el mundillo paranormal a pesar de que allí no pasa ni ha pasado nada inexplicable. Porque la verdad es que no hay ninguna prueba de lo que sostienen Muguruza y Jiménez; ni la ha habido nunca. Toda la historia de las epidemias y la maldición es un cuento chino. “Iker miente”, puede leerse en la base de la torre de San Miguel. ¿Lo habrán escrito los espíritus?

Prudencio Muguruza dice que contará en un libro la verdad sobre la leyenda de Ochate: ¿toda la verdad?

Prudencio Muguruza, a quien muchos consideramos el inventor de la leyenda de Ochate, adelantó el jueves a Luis Miguel Ortega Gil, miembro del Círculo Escéptico, que contará la verdadera historia del pueblo maldito en un libro que publicará a finales de año. Los dos coincidieron en un debate en Ni Más Ni Menos, programa de sobremesa de ETB 2, sobre lo que hay de verdad y de mentira en el misterio del pueblo del Condado de Treviño (Burgos), y Luis Miguel puso las cosas en su justo término.

La primera vez que se habló del enigma de Ochate fue en un reportaje firmado por Muguruza en la revista Mundo Desconocido en abril de 1982. Nuestro protagonista había irrumpido pocos meses antes en el panorama paranormal español con una foto de una nube en Aguillo que él y el ufólogo Juan José Benítez tomaron por una nave extraterrestre. El ovni fue portada de Mundo Desconocido en enero de 1982 y Muguruza, en aquel entonces conserje de una caja de ahorros alavesa, vendió el negativo por 500.000 pesetas (3.000 euros) a un industrial que hizo pósteres con la imagen. En sólo tres meses, pasó de testigo de un caso ovni a autor de un reportaje sobre un pueblo maldito en la principal revista esotérica de la época.

En “Luces en la puerta secreta”, como titulaba el texto sobre Ochate, Muguruza contaba que el pueblo sufrió en 1860 el azote de la viruela; en 1864, el del tifus; y el cólera mató en 1870 a todos sus habitantes menos a tres, que huyeron de la aldea. Desde entonces, según el exempleado de banca, allí ocurrían cosas extrañas. Es lo que todavía sostienen videntes, ufólogos y parapsicólogos que acuden al lugar a grabar psicofonías. Sin embargo, no hay ninguna prueba de que Ochate sufriera las epidemias citadas por Muguruza en Mundo Desconocido y por Iker Jiménez en su libro Enigmas sin resolver (1999) y en Cuarto Milenio.

Los documentos sobre los que se basa el misterio de este pueblo burgalés, y que Muguruza dice haber consultado, no existen. No lo digo yo; lo llevan diciendo los historiadores desde que el presunto enigma surgió de la nada en la revista Mundo Desconocido. Y hay constancia de que la aldea estuvo habitada hasta que, bien entrado el siglo XX, se despobló como otros tantos núcleos rurales españoles. Treinta años después del nacimiento de la leyenda negra de Ochate, Muguruza, que ahora se gana la vida echando las cartas, dice que va a contar la verdad. ¡Ojalá sea toda la verdad, que ya es hora!

La leyenda de Ochate, en Punto Radio Bilbao

Julio Corral, coautor de Ochate. Realidad y leyenda del pueblo maldito, Almudena Cacho y yo hablamos el 11 de abril en Protagonistas Bizkaia, en Punto Radio Bilbao, de la leyenda de Ochate, en la quinta entrega del espacio que la emisora de Vocento dedica semanalmente al escepticismo.

Carta abierta a Cuatro sobre ‘Cuarto milenio’: recogida de firmas

El Círculo Escéptico (CE) recoge desde ayer firmas en apoyo de la carta que ha enviado a Cuatro por la emisión de Cuarto milenio, el espacio sobre lo paranormal que dirige y presenta Iker Jiménez. La primera entrega del programa, indican en la carta abierta, consistió en afirmaciones sin fundamento que “se apoyaban en datos inexactos, entrevistas convenientemente editadas o recortadas, y una buena dosis de imaginación por parte de los investigadores. En algunos casos incluso se llegó a extremos que rozaban el ridículo, como cuando, para ilustrar el reportaje en el que se afirmaba que los viajes tripulados a la Luna fueron un montaje, se incluyeron datos sobre supuestos ovnis que habrian sido avistados… ¡durante esos viajes que se insinuaba que no se habían realizado!”.

La asociación racionalista española -que ha puesto en línea un dossier con “algunas de las muchas situaciones en las que Iker Jiménez se ha visto envuelto en este tipo de tergiversaciones y falsedades”- destaca que el objetivo del nuevo canal “de ofrecer a sus espectadores información de calidad” choca frontalmente con la “falta de rigor, datos que resultan ser incorrectos -cuando no directamente falsos-, y un nulo respeto hacia cualquier criterio de calidad informativa” en Cuarto milenio. Y pide a los responsables de Cuatro, en un texto que puede suscribir cualquier lector, que pongan remedio a esta situación cuanto antes.