Predicciones

¿Qué pasará el año que viene según los videntes?

Los videntes Rappel y Octavio Aceves, en una foto de 1999.

La Tercera Guerra Mundial y las muertes del papa de turno y de Fidel Castro. Siempre que sale un vidente en un medio de comunicación haciendo predicciones, me vienen a la mente esas tres. Según creo recordar, y mi memoria es tan traicionera como la de cualquiera, estaban entre las habituales en los años 70 y 80, cuando cada diciembre los adivinos hacían sus vaticinios para el año entrante en periódicos, revistas, radio y televisión. A veces, decían vaguedades del estilo de que iba a ser un año turbulento; otras, pronosticaban hechos tan concretos que doce meses después quedaban en evidencia. Por fortuna para ellos, nadie se preocupaba cada fin de año de comprobar si las predicciones anteriores se habían cumplido, así que, doce meses después, el brujo volvía a hacer de las suyas y la rueda seguía girando…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

El astrólogo de la revista ‘Más Allá’ auguró que abril iba a ser un mes en que el Rey iba a lavar su imagen

Vaticinio para Juan Carlos I en abril, según el astrólogo de la revista 'Más Allá'.

“Buenas noticias para la Casa Real española: Júpiter se colocará sobre el ascendente de la carta astral del rey don Juan Carlos y también sobre la del príncipe Felipe. La suerte cambiará favorablemente para ellos, sobre todo en la segunda mitad de mes, ya que la primera será bastante difícil, en especial para el Rey. Mejoría de imagen”, escribe Julio Antonio López, astrólogo de Más Allá, en el número 278 (abril) de la revista respecto a un mes de abril que, según él, iba a suponer un lavado de imagen para el monarca y su familia. Es el mismo adivino que auguró en su día que 2008 iba a ser un año de “expansión económica moderada” para España.

Supongo que López confiaba en que amainaran los vientos del escándalo económico protagonizado por Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina, y las estrellas no le avisaron de que el hijo mayor de la infanta Elena, Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, se iba a pegar un tiro en un pie con una escopeta de caza cuando no tiene la edad mínima para usar un arma de fuego, ni de que el Rey se iba a fracturar la cadera en Botsuana durante una cacería de elefantes de la que los españoles nos enteramos cuando no cupo más remedio. Y así la segunda quincena de abril -ésa en la que la suerte iba a cambiar para bien para el Rey- ha empezado abriéndose públicamente un debate hasta ahora tabú, el de si ha llegado el momento en que abdique Juan Carlos I, de 74 años y cuya imagen está en su momento más bajo, dentro y fuera de España, desde que fue proclamado rey por Las Cortes el 22 de noviembre de 1975.

El astrólogo de Más Allá podría argumentar en su defensa que la segunda quincena de abril no ha hecho más que empezar. Si dijera eso y yo fuera miembro de la Familia Real, me echaría a temblar. Porque las cosas siempre pueden ir a peor cuando López dice que van a mejorar. Así, hace cuatro años, anunciaba para septiembre de 2008 una “mejora económica” porque “el trígono Júpiter-Saturno es una buena noticia para la economía”. A mediados de mes, se hundió Lehman Brothers. Y todos sabemos lo que ha pasado después.

Jean-Charles de Fontbrune ha muerto: Nostradamus se ha quedado sin intérprete

Jean-Charles de Fontbrune, el intérprete más popular de Nostradamus, murió el martes de la semana pasada en Brive-la-Gaillarde (Francia) a los 75 años. Nacido como Jean Pigeard de Gurbert y visitador médico, saltó a la fama como exégeta del vidente francés en 1980 con la publicación de Nostradamus: historiador y profeta, y escribió nueve libros sobre el personaje. El primero se convirtió en un superventas después de que, el 13 de mayo de 1981, Mehmet Ali Agca intentó asesinar a Juan Pablo II y seguidores de Fontbrune vieron en su obra una predicción del atentado. En Nostradamus: historiador y profeta, del que se vendieron 232.000 ejemplares en tres meses, atribuía a Michel de Notredame (1503-1566) la visión del ascenso de Napoleón y el pacto entre Hitler y Stalin. Encontrar predicciones de hecho ocurridos, como hacía Fontbrune en su debut editorial, es lo más fácil del mundo. Los problemas surgen cuando uno intenta predecir el futuro de verdad, como dejó claro él mismo.

Mi primer recuerdo de este visionario es un recorte de prensa de El Correo, de noviembre de 1985, en el que vaticinaba, a partir de las cuartetas del vidente francés del siglo XVI, que Juan Pablo II iba a morir el 13 de diciembre de 1986 en Lyon. En 1990, con Karol Wojtyla todavía en este mundo ajeno, Fontbrune anunció que en julio de 1999 “la gran banda y secta anticristiana de musulmanes se levantará en Irak y Siria, cerca del Éufrates, con un ejército blindado y considerará la ley cristiana como su enemigo”, y que “el jefe árabe desencadenará la guerra y la subversión contra la soberanía monárquica y el poder de la Iglesia sucumbirá en una invasión marítima”. En junio de 1995, El País se hacía eco de que, según el intérprete de Nostradamus, Juan Carlos I iba, tres años después, a salvar a España y parte de Europa de un ataque conjunto de China, Rusia y el Islam, que iba a provocar una guerra que iba a durar hasta 2025 y a consecuencia de la cual “dos tercios de la Humanidad morirán”. En julio de 1999, París desaparecería y Aviñón pasaría a ser la capital de Francia.

Esta sucesión de fracasos no minó entre los seguidores de lo paranormal el crédito de Fontbrune, que siguió escribiendo obras de éxito y cuyo padre también había sido intérprete de las cuartetas del vidente. En su último libro, del año pasado y titulado Nostradamus l’avait prédit (Nostradamus lo había predicho), Jean-Charles de Fontbrune volvía a sus orígenes y aseguraba que en los textos del astrólogo francés estaba anunciada la crisis económica actual. ¿Por qué no nos avisó antes?

El ‘druida olímpico’ del Foro de las Ciencias Ocultas de Madrid no era un brujo, sino un actor

Publicidad del falso druida en material del Foro de las Ciencias Ocultas de Madrid.El druida que ofició el ritual para atraer la suerte a la candidatura olímpica de Madrid 2016 en el 25º Foro Internacional de las Ciencias Ocultas y Espirituales no era un brujo, sino un actor, según me ha indicado el propio interesado. Manuel Anerios y sus compañeros son un grupo de animación dedicado a representar parodias y actividades lúdicas en fiestas, congresos y bodas. “Los organizadores del foro de Madrid nos contrataron para hacer una fiesta en la inauguración sobre un guión previamente establecido”, asegura Aneiros, quien niega tener algún tipo de poderes paranormales: “No soy ni astrólogo ni tarotista ni nada de eso”. ¿Y de dónde salió su predicción olímpica? “Cuando los periodistas me consultaron qué probabilidades había de que Madrid fuera sede de los Juegos Olímpicos, yo les pregunté qué decían los demás adivinos. Me respondieron que alguno había dicho que el 70% y yo, para no ser menos, seguí el juego y di el mismo porcentaje”. Y la agencia Efe se hizo eco del vaticinio, con foto del druida incluida.

El actor achaca la confusión generalizada de los medios -incluido este blog- a cómo fue presentada su actuación por los organizadores de la muestra madrileña, que en ningún momento advirtieron a los periodistas de que el supuesto druida no era tal y sus declaraciones parte de un espectáculo. Al contrario. La publicidad del 25º Foro Internacional de las Ciencias Ocultas y Espirituales presentaba el acto inaugural como un “antiguo ritual celta para conjurar la negatividad y los obstáculos y abrir la senda del bienestar” oficiado por Manuel Aneiros, “druida y escritor”, como pueden comprobar si pinchan en la imagen. “Tenían que haber puesto «recreación de un ritual celta a cargo de…»”, indica el actor, quien cree que no lo hicieron para atraer a un público que no iría a ver una representación y sí a un druida. Él y sus compañeros se sorprendieron “al ver tantos medios de comunicación en el acto y al ver la noticia publicada al día siguiente de esta forma (como si se tratara de brujos), porque el titular no se correspondía para nada con la actividad que teníamos contratada con la dirección del foro”. El grupo lleva tiempo haciendo cosas similares en Galicia “y ni los niños se creen que sean de verdad“.

Manuel Aneiros.Aneiros figura, además, en el programa del foro madrileño como profesional de la adivinación. Bajo su nombre, puede leerse que es astrólogo, tarotista y quiromante. “Me presentan como adivino y no lo soy. No hay nada paranormal en lo que hago. Cuando nos contratan para un espectáculo, la lectura del tarot y de las manos se incluyen como partes del show, y las hacen actrices que van de brujas o yo. Viendo esto, no creo que vuelva a trabajar para ningún foro similar”. Aneiros, que se gana la vida en una tienda de discos, estuvo hace años interesado por las ciencias ocultas, “pero siempre como investigador, no como adivino ni nada parecido”. Ahora, ya no, aunque, de vez en cuando, se disfraza de brujo para protagonizar representaciones, al igual que otras veces se viste de monje medieval. Aneiros ha informado en los últimos días del error por correo electrónico a todos los medios que se hicieron eco de la noticia original, según me ha explicado por teléfono.