Miguel Celades

Teresa Forcades: de monja antivacunas ‘conspiranoica’ a referente de la izquierda

Teresa Forcades, en 'Campanas contra la gripe A'.

La monja antivacunas lleva camino de convertirse en un referente ideológico en la España del siglo XXI, si no lo es ya. “Saliendo de Monserrat, tras tener una interesante conversación con Teresa Forcades sobre procesos constituyentes y actualidad política”, escribía en Twitter y Facebook el 6 de julio Alberto Garzón, diputado de Izquierda Unida (IU) por Málaga. Los seguidores del político aplaudían la iniciativa y replicaban a los críticos que la religiosa tiene ideas interesantes en lo que respecta a la actual situación política y social.

En entrevistas en diferentes medios, la benedictina ha dicho últimamente cosas como que su “sociedad ideal tendería personalmente hacia el anarquismo, pero no a un anarquismo violento, ni a un anarquismo incapaz de estructurar la sociedad”; que “trabajar por la independencia (de Cataluña), aunque nos perjudicará económicamente, es una forma de valorar la diversidad”; y que ella y el economista Arcadi Oliveres han montado una plataforma que quiere “articular el malestar social, cambiar el marco constitucional. No es un partido, es una plataforma ciudadana que presentará una candidatura”. Por lo que se ve, no hay localidad catalana donde su socio y ella den mítines en la que el lleno no sea total. ¿En qué momento pasó Forcades de ser una conspiranoica a ser un posible referente político y social para cierto sector de la izquierda?

Teresa Forcades saltó a la fama en otoño de 2009 con la publicación en Internet de un vídeo en el cual, vestida con hábito, se presentaba como médico. En Campanas contra la gripe A, alertaba del riesgo de vacunarse contra la enfermedad y alimentaba la idea de que quienes, según ella, dominan el mundo podían llegar a provocar una pandemia para acabar con la mitad de la población. Los disparates de la religiosa fueron replicados con contundencia por científicos que dejaron claro que la monja se confundía, por ejemplo, cuando decía que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había modificado la definición de pandemia para que encajara con las características de la gripe A y que también lo hacía cuando presentaba como prueba del peligro de las vacunas la contaminación de unas muestras de vacuna que mataron varios hurones. Es cierto que una compañía farmacéutica mandó por error a algunos laboratorios muestras de la vacuna contaminadas, pero el fallo se produjo en la fase de experimentación con animales y fue detectado. En su línea conspiranoica, Forcades, sin embargo, no sólo lanzaba la idea de que esas vacunas contaminadas iban a administrarse entre la población, algo completamente falso, sino que además añadía que podían haber sido alteradas intencionadamente. “Con los datos que tenemos es más probable pensar que aquí haya una mala intención que no pensar que haya habido unas causalidades casi imposibles”, decía.

Entre ‘negacionistas del sida’ creyentes en la Tierra hueca

Con su vídeo y su hábito, ascendió rápidamente a la categoría de icono del mundillo esotérico y alternativo español y, el 21 y 22 de noviembre de 2009, fue en Barcelona la estrella del II Congreso Ciencia y Espíritu, organizado por Miguel Celades, un tipo convencido de que los seres humanos fuimos creados mediante ingeniería genética por alienígenas. Forcades compartió escenario aquellos dos días con negacionistas del sida, exopolíticos, defensores de que el 11-S fue un autoatentado de Estados Unidos, creyentes en la Tierra hueca, propagandistas de la contaminación electromagnética, los chemtrails, las casas piramidales con efectos terapéuticos, el alma grupal y otras chaladuras. Tengo que admitir que nunca se me pasó por la cabeza que pudiera llegar a más ni salir de esos círculos marginales.

Por eso me sorprende que desde cierta izquierda se considere a Forcades alguien con quien hablar “sobre procesos constituyentes y actualidad política”. Señores, ¡es una monja conspiranoica! Señores, ¡esta mujer cita a Dios y a “la misma madre de Dios” como fuentes de autoridad en su discurso político! El manifiesto independentista de Forcades y Oliveres es una mezcla de medidas deseables y factibles y hippismo sesentero. La monja y su socio abogan, entre otras muchas cosas, por el “derecho del pueblo de Cataluña a decidir”, la “lucha decidida contra la corrupción y la eliminación de los privilegios de los políticos”, la “expropiación de la banca privada”, la “desobediencia a las imposiciones de la troika“, el “reparto de todos los trabajos”, la “lucha contra la pobreza y la marginación”, los “medios de comunicación públicos bajo control democrático”, la “soberanía alimentaria” y la oposición a los transgénicos. A primera vista, da la impresión de que pretenden convertirse en los abanderados del fallido Movimiento 15-M. Quiero suponer -si no es así, amigos catalanes, lo tenéis muy crudo- que hay varios cientos, si no miles, de personas en Cataluña cuyo juicio sobre la realidad política, económica y social merece mayor crédito, y está menos influido por lo sobrenatural y la conspiranoia, que el de esta benedictina.

¿Que Forcades dice algunas cosas interesantes? No lo dudo. Seguro que también han dicho cosas interesantes en algún momento personajes como el fallecido Jesús Gil y Mario Conde, tan diferentes y tan parecidos a la vez a la monja antivacunas. Pero que alguien diga algunas cosas interesantes no es suficiente como para considerarlo un referente cuando su discurso es tan anticientífico como el de Forcades.  ¿Se imaginan que, en su momento, alguien que quisiera renovar la derecha española alardeara públicamente de haber tenido una “interesante conversación” con Jesús Gil sobre política económica y gestión de los recursos públicos?

Es de esperar que en IU se imponga poco a poco la cordura de la que ya hizo gala la formación en su última asamblea federal, cuando rechazó la inclusión en la Sanidad pública de “aquellas propuestas terapéuticas que no han demostrado ser eficaces para las diferentes enfermedades o trastornos hasta que existan pruebas sólidas que demuestren esta eficacia”. Un mazazo para la homeopatía, la acupuntura y otras terapias pseudocientíficas, iniciativa del psicólogo Eparquio Delgado, que ya podían copiar otros partidos. Ojalá, la formación de izquierdas se manifieste con la misma claridad pronto contra la histeria electromagnética, la paranoia antitransgénicos, la deificación de la denominada agricultura ecológica, la antivacunación y conspiraciones varias. Y, ojalá, sus líderes y militantes se den cuenta de que nada justifica coquetear políticamente con sujetos como Teresa Forcades, por muchos seguidores que tengan y aunque digan algunas cosas interesantes.

Sánchez Gordillo participa mañana en un congreso de astrólogos y sanadores espirituales en Sevilla

Juan Manuel Sánchez Gordillo, durante una marcha obrera del Sindicato Andaluz de Trabajadores. Foto: Al-Bayyani.Ya no hay dudas que valgan, no aparece un “pendiente de confirmar” junto al nombre del alcalde de Marinaleda en el programa del  XIII Congreso Ciencia y Espíritu. Juan Manuel Sánchez Gordillo participará mañana a las 12.30 horas en el encuentro de astrólogos, conspiranoicos, sanadores espirituales e iluminados varios que se celebrará en Sevilla este fin de semana, según consta en el programa definitivo.

El líder campesino andaluz sigue así los pasos de la monja antivacunas, Teresa Forcades, quien en noviembre de 2009 intervino en el II Congreso Ciencia y Espíritu. Organiza  estos encuentros por Miguel Celades, un sujeto que cree, entre otras cosas, que los seres humanos fuimos creados en laboratorios extraterrestres y que Estados Unidos provoca terremotos mediante el proyecto HAARP, y ha hecho un negocio de montar jornadas en las que se difunden ésas y otras bobadas.

Forcades compartió hace tres años escenario en Barcelona con negadores del sidaexopolíticos, defensores de que el 11-S fue un autoatentado de EE UU, creyentes en la Tierra hueca y miembros de la llamada Red Jedi Española. Sánchez Gordillo se codeará en Sevilla con expertos en la vida después de la vida, la psicoastrología, el reiki, la canalización de energía, las flores de Bach, la alquimia, el feng shui y otros timos. Su charla se titulará: “Juan Manuel Sánchez Gordillo (alcalde de Marinaleda), un ejemplo a seguir”.

Miembro de Izquierda Unida y parlamentario andaluz, el sindicalista está muy mal aconsejado o es un ignorante de tomo y lomo, o ambas cosas. Si no, no se entiende que haya aceptado ser la estrella de un circo pseudocientífico y conspiranoico como el XIII Congreso Ciencia y Espíritu. Cuando hace algo más de dos semanas publiqué aquí mismo que su nombre figuraba en el programa de tan demencial encuentro, lo hice después de hablar con el Ayuntamiento de Marinaleda, donde no me aclararon si Sánchez Gordillo iba a asistir o no al encuentro, ni me pusieron en contacto con él, a pesar de solicitarlo por teléfono y correo electrónico. Confiaba en que la publicación de la noticia sirviera para que el político andaluz no se prestara al juego de Celades y compañía. No ha sido así.

Salvo sorpresas de última hora, el líder campesino será la estrella de la excéntrica reunión sevillana, para mayor gloria de una IU bastante proclive a la charlatanería ecólatra y tecnofóbica.

Sánchez Gordillo, en el programa de un congreso de astrólogos, ‘conspiranoicos’ y sanadores espirituales

XIII Congreso Ciencia y Espiritu.Si la agenda o el sentido común no se lo impiden, Juan Manuel Sánchez Gordillo puede ser la estrella del XIII Congreso Ciencia y Espíritu, un encuentro de astrólogos, conspiranoicos, sanadores espirituales y otros dotados de poderes inexistentes que se celebrará en Sevilla el 22 y 23 de septiembre. Su asistencia está todavía pendiente de confirmación, según la web del congreso, y en el Ayuntamiento de Marinaleda no saben si el alcalde irá o no; pero su nombre y foto aparecen ya en el programa de las jornadas, puede también que sólo como gancho.

En el encuentro sevillano, habrá expertos en la vida después de la vida, la psicoastrología, el reiki, la canalización de energía, las flores de Bach, la alquimia, el feng shui y muchas patrañas más. ¿Qué pintaría en un sarao así el líder campesino andaluz? Ni idea. Por de pronto, sin su participación asegurada, la entrada anticipada cuesta 44 euros y, a partir del 20 de septiembre, 66 a cambio de los cuales te dan, además, 3 DVD de congresos anteriores. El acto se celebra el Albergue Inturjoven Sevilla, dependiente de la Consejería de Presidencia e Igualdad de la Junta de Andalucía y donde el alquiler de la sala que se usará cuesta oficialmente 300 euros al día.

Los delirios del organizador del  XIII Congreso Ciencia y Espíritu, Miguel Celades, están a la altura de los de Rafael Palacios, más conocido como Rafapal, y Luis Carlos Campos, tipos que parecen salidos de la mente de un enloquecido guionista de Hollywood. Si alguno de los tres fuera un personaje de ficción, a su creador se le tacharía de fantasioso. Alguien así no puede existir, dirían los críticos. Se confundirían. Celades cree que, “detrás de puertas cerradas, los científicos de todo el planeta están creando algunos monstruos más extraños y bizarros de lo que usted puede imaginar”; que Estados Unidos está provocando terremotos mediante el proyecto HAARP; que los seres humanos fuimos creados por alienígenas mediante ingeniería genética; que nos están envenenando con los chemtrails; que “el agua de mar no sólo es potable, sino que podría acabar con el hambre en el mundo”; que los Juegos Olímpicos son un ritual illuminati; que “la OMS ayudada por Bill Gates utilizará vacunas contra la polio para despoblar naciones subdesarrolladas”; y muchas otras cosas más.

Invéntese cualquier locura: Celades no sólo la dará por cierta, sino que, además, la propagará en sus delirantes blogs y, muy posiblemente, le invite a exponerla en uno de los múltiples, y rentables, congresos de majaras que organiza desde 2009 por toda España.

Barcelona cede locales para la difusión de disparates como que podemos alimentarnos del Sol y el agua de mar

Cartel del II Congreso Alimentacion Consciente.Barcelona acogerá este fin de semana el II Congreso y Feria Alimentación Consciente, un encuentro en el que se fomentarán la alimentación ayurvédica y cuántica, las propiedades alimenticias del agua de mar y que miremos al Sol para nutrirnos de su energía directamente, como si fuéramos geranios. Lo organiza Miguel Celades, quien cree, entre otras muchas tonterías, que los seres humanos fuimos creados por alienígenas mediante ingeniería genética. En los últimos años, ha montado congresos en los que, previo paso por taquilla, uno puede asistir a charlas de individuos que niegan que el VIH cause el sida, que se oponen a las vacunas, que están convencidos de que hay extraterrestres reptilianos entre nosotros y de que la Tierra es hueca, o cualquier otra chifladura.

Celades solía celebrar habitualmente estos saraos en hoteles con grandes salas para convenciones, pero últimamente ha echado el ojo a centros públicos. No sé la causa, aunque supongo que puede ser que le salga más barato alquilar un local municipal que un gran salón de un hotel. En octubre pasado, organizó su IX Congreso Ciencia y Espíritu en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santander, aunque al final lo suspendió sin dar explicaciones ni al Ayuntamiento, titular de las instalaciones, desde donde me indicaron que la razón de la anulación pudo ser que no había vendido las suficientes entradas. Cuando le pregunté a Celades por qué había cancelado el encuentro cántabro, me dijo que lo explicaría en su siguiente congreso. Cinco meses después, la cesión de un local público para difundir anticonocimiento se repite; está vez en Barcelona.

El II Congreso y Feria Alimentación Consciente se celebrará mañana y el domingo en el centro cívico barcelonés de La Sedeta. Contará con la participación, entre otros, de Josep Pamiés,  que en 2006 fue condenado en España por arrasar un campo de maíz transgénico; de Guillermo Cazenave, profeta de la Nueva Era que defiende que “nuestra naturaleza debería ser la de alimentarnos únicamente de frutas, frutos y verdura” ; y de Antonio Martínez, profesor de yoga, quien dice: “Usted mismo, como los vegetales podrá incorporar directamente la energía del Sol. Sin necesidad de hacerse dependiente de ningún gurú o maestro, el Sol directamente le nutrirá y le dará cuanto necesite”. Y, por supuesto, habrá que pagar. “No cobramos. Sólo pedimos la compra mínima del pack de DVD del I Congreso y Feria de Alimentación Consciente del 2011″, dicen los organizadores. Eso se traduce en 22 euros por la entrada de un día y el doble por la de los dos.

Dos congresos a la vez

Según me ha indicado la responsable del centro cívico La Sedeta, la Asociación 7.000 millones ha pagado 239,98 euros diarios por el alquiler de un salón de actos con 300 butacas y varias salas más pequeñas para reuniones. Como es lógico, consideran que la compra de DVD para acceder al acto es una suerte de venta de entradas porque, si no, hubieran aplicado una tarifa de alquiler menor: 119,94 euros diarios. Al igual que sucedió en Santander, los responsables públicos barceloneses comprobaron que la entidad organizadora cumple la legalidad y que la actividad no va “contra los principios constitucionales ni los derechos humanos” ni contra los principios de la convivencia, pero no entraron a examinar a fondo los temas del encuentro. Se han enterado por mí de que la alimentación consciente consiste, entre otras cosas, en vivir de la luz solar o el agua de mar, algo imposible. Además, les he informado del tipo de jornadas que suele montar Celades, incluidas las de exopolítica.

Me parece un grave error de gestión que se cedan o alquilen locales públicos para difundir la irracionalidad, la conspiranoia e ideas tan peligrosas como la de mirar directamente al Sol -que puede provocar graves lesiones oculares e incluso ceguera-, la antivacunación y la negación del sida. Entiendo que las autoridades no pueden saberlo todo ni investigar a fondo de qué va todo aquello para lo que se pide el uso de locales públicos, pero casos como éste demuestran que hace falta un mayor control de los contenidos.

Curiosamente, este fin de semana se celebra en Barcelona otro encuentro de nombre idéntico al de Celades, el 2º Congreso y Feria Alimentación Consciente, montado por VíaDimensión en el auditorio Axa del centro comercial L’illa Diagonal, al precio de 25 euros un día y 50 los dos. Esta duplicidad de encuentros pseudocientíficos sobre el mismo tema parece consecuencia de una guerra entre los organizadores, que, sin embargo, comparten como ponente a Segu Krishna Ramesh, experto en alimentación cuántica, sea eso lo que sea. Si hay competencia por celebrar actos así, es porque hay mercado para estas chifladuras. Lamentablemente.

Santander acoge, por iniciativa municipal, un congreso de defensores de la Tierra hueca y ‘conspiranoicos’ del flúor

Cartel del IX Congreso Ciencia y Espiritu, que se celebrará en Santander el 28 y 29 de octubre.Santander acogerá, el 29 y 30 de octubre, el IX Congreso Ciencia y Espíritu, uno de esos encuentros en los que lo mismo hablan negacionistas del sida y monjas antivacunas que defensores de la existencia entre nosotros de extraterrestres reptilianos e impulsores de la idea de que 11-S fue un ataque organizado por el propio Gobierno de Estados Unidos. En esta ocasión, actuarán  un defensor de la idea de que la Tierra es hueca, un tipo que va por ahí arrasando campos de transgénicos, una limpiadora de energías y un conspiranoico del flúor, entre otros. Nada nuevo. Lo preocupante para mí es que el demencial congreso, al que la entrada cuesta 50 euros para los dos días y 35 para uno, se celebra en Santander porque el Ayuntamiento de la ciudad se ofreció en su día al organizador de las jornadas, Miguel Celades, para atraerlas a la capital cántabra, según me ha confirmado Gema Igual, concejala del área de Turismo y Relaciones Institucionales.

Celades, director de la Cumbre Europea de Exopolítica celebrada en Sitges en julio de 2009, cree que los seres humanos fuimos creados mediante ingeniería genética por alienígenas, entre otros disparates. Durante la celebración de una feria de turismo en Madrid, los responsables del Santander Convention Bureau, una empresa municipal, ofrecieron a Celades su colaboración para atraer el IX Congreso Ciencia y Espíritu a la ciudad. “Nos pusimos a su disposición, como en otros casos, para ayudarles en todo lo referente al alquiler de locales, personal, medios… Hicimos de intermediarios”. El Ayuntamiento facilitó la logística a los organizadores del encuentro y en ningún momento se interesó por los temas del mismo. “Ahí no nos metemos. Lo que hacemos es comprobar que la empresa organizadora cumple la legalidad. Otra cosa es si invitan a un representante municipal a la apertura; entonces, sí entramos a valorar los contenidos”, me ha dicho la concejala, a quien he puesto al corriente de la naturaleza de los congresos que organiza Celades.

No me convencen las explicaciones de la responsable municipal. Entiendo que el objetivo de su área es “atraer el turismo de congresos” a la capital cántabra; pero creo que las Administraciones tienen que ser más cuidadosas a la hora de ceder -gratis o previo pago- locales públicos como el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santander, y nunca ponerlos al servicio de la irracionalidad y la anticiencia, que es lo que pasa en este caso.