Uri Geller rentabiliza la muerte de Michael Jackson

Uri Geller. Foto: AP.La capacidad de Uri Geller para doblar cucharas mediante poderes paranormales es inversamente proporcional a su vista para los negocios. Tres semanas después de la muerte de Michael Jackson, con quien le unía una estrecha amistad, el ilusionista de origen israelí ya ha empezado a rentabilizar la muerte del Rey del Pop. Geller, de cuya renovación de votos fue padrino el cantante, va a hacer públicas filmaciones de su archivo personal en un documental que se titulará Mi amigo Michael Jackson: la historia de Uri, que producirá y distribuirá la ITV. El público tendrá así la oportunidad de ver a Jacko comprando en los almacenes Harrods abiertos a medianoche para él y visitando el campo de fútbol del Exeter. «Es el Michael Jackson real. El que un puñado de amigos tuvimos el privilegio de conocer. Relajado, divertido, cariñoso, inteligente, sincero y auténtico. Esta película dará al público de todo el mundo la oportunidad de experimentar la realidad de la vida de Michael», según Geller, quien también aparecerá en el documental y volverá así a estar en el candelero.

John Keel y Michael Jackson y lo paranormal, en Punto Radio Bilbao

Julio Arrieta, Javier San Martín y yo hablamos el 8 de julio en Protagonistas Bizkaia, en Punto Radio Bilbao, sobre John Keel, el fantasma de Michael Jackson y las conspiraciones alrededor de la muerte del Rey del Pop, en la trigésima quinta entrega del espacio que la emisora de Vocento dedica semanalmente al pensamiento crítico.

¿La fantasmal sombra de Michael Jackson? ¡Venga ya!

Michael Jackson ya tiene fantasma. Me he enterado en los informativos de La Sexta, que han titulado la escena «Jackson nunca jamás abandonará Neverland». Helena Resano ha dicho que no había nadie en la mansión cuando hace unos días un equipo de la CNN emitía en directo desde Neverland y grabó una «inquietante sombra», mientras en el estudio Lary King entrevistaba a Jermaine Jackson. Vayamos por partes.Como me comentaba hace unos minutos Óscar Beltrán de Otálora, en la mansión había gente: estaban los del equipo de la tele, guiados por Miko Brando, hijo de Marlon Brando y amigo del fallecido cantante, que hacía de guía. Así que es de suponer que había personas no sólo en la casa, sino también alrededor de ella.
Lo de la «inquietante sombra» suena ikerjimenezco; está totalmente injustificado. Cuando la cámara de la CNN se asoma a un pasillo al que entra luz natural por las ventanas desde la izquierda y apunta a la estancia del fondo, se ve una sombra que cruza la pared de izquierda a derecha. Nada más verlo, he presupuesto que esa habitación tiene ventanales a la izquierda según la vemos -como el pasillo- y que alguien pasó por delante de ellos en el fantasmal momento o ante los focos de televisión seguramente repartidos por la casa. ¿Es que nadie ha pensado eso en La Sexta?
Beltrán de Otálora augura en Humo y espejos que pronto aparecerá el rostro de Jacko -¿cuál de todos?- en una patata frita y, como alternativa a esa cutrez, ofrece una serie de escenarios alternativos mucho más interesantes que acelerarían el injustificado ascenso del cantante al altar popular. Algo de por sí sorprendentemente misterioso, ya que, como el médico Rafael Euba recuerda hoy en El Correo, Michael Jackson no fue modelo de nada más que de lo que no hay que ser.
Pero el pueblo necesita ídolos. «Así un individuo célebre pero raro, acusado en su día (y absuelto, todo hay que decirlo) de ser más aficionado a los niños de lo que sería saludable, con la cara teñida de blanco y un apéndice diminuto y respingón a modo de nariz, huraño y pleiteador, se convierte -una vez muerto- en un modelo de tierna humanidad, un ser incomprendido. Imagínese el lector a una persona con esos atributos, pero sin fama. Peor, imagínese el lector a una persona con esos atributos, pero sin fama y encima ni siquiera muerto», sentencia Euba.

¿Está Michael Jackson con Elvis Presley en un búnker o fue asesinado por la CIA con armas psicotrónicas?

Como ya ocurrió con Elvis Presley y antes con Glenn Miller, los conspiranoicos sobrevuelan el cadáver de Michael Jackson. Según algunos de ellos, el Rey del Pop se ha esfumado para eludir su delicada su situación económica; según otros, ha sido asesinado porque iba a revelar al mundo algo que los poderosos quieren que no sepamos. El titular elegido por el periódico sensacionalista británico The Daily Mail para explorar esa realidad alternativa lo dice todo: ««Jackson no está muerto, está viviendo en un búnker con Elvis Presley»: las teorías de la conspiración invaden Internet».
El texto de Christian Gysin se hace eco de una serie de testimonios según los cuales ha habido quien ha visto a Jackson vivito y coleando cuando, disfrazado de monja, abandonaba por la puerta de atrás el centro médico donde creíamos que se moría y, más tarde, comprando billetes de avión para irse a vivir con los esquimales. El objetivo sería huir de sus deudas: el astro de la música habría visto la oportunidad de volverse a forrar gracias al aumento de ventas de sus discos y demás parafernalia como consecuencia de su desaparición. Pero también hay quien creyó al principio que se trataba de un truco para no volver a subir al escenario. El bloguero Perez Hilton lo apuntó nada más saberse que Jackson había sufrido una crisis cardiaca. En un artículo ahora retirado de su web, dijo que todo era un montaje del cantante para escapar de los cincuenta recitales que tenía que dar en Londres. Con el tiempo, Perez Hilton ha acabado aceptando la muerte del músico.
Víctima de la CIA
Otros no dudan del fallecimiento, pero sí de que fuera por causas naturales. Así, una tal Sorcha Faal, cuya identidad real es desconocida y que divulga todo tipo de ideas disparatadas a través de Internet, indicaba el viernes que Jackson había sido asesinado por la CIA con armas psicotrónicas para impedir que alertara al mundo de que los banqueros que nos gobiernan en la sombra quieren matar a millones de personas mediante el virus de la gripe porcina. Decía que el servicio secreto ruso había informado al presidente Mendvedev de «un examen de datos por parte del satélite militar ruso Cosmos 2450 que muestra «concluyentemente» que, justo inmediatamente antes de la muerte de la estrella de la música en Los Ángeles, fue usado un pulso electromagnético consistente en un patrón a las armas EMR saqueadas de la ex Unión Soviética por los Estados Unidos, en las «coordenadas exactas» de la casa de la estrella del rock». Vamos, que se utilizaron armas supersecretas de ciencia ficción para cargarse a Jackson.
Paso del 'Cosmos 2450' sobre California en la mañana del 25 de junio, hora local. Foto: Heavens Above.Lamentablemente para Faal, el Cosmos 2450 no estaba sobre Los Ángeles a las 12 hora local, cuando el músico sufrió el infarto. Había pasado cerca de la ciudad entre las 10.53 horas y 10.56 horas, y, en el momento de la crisis cardiaca, se encontraba a muchos miles de kilómetros, como puede comprobar cualquiera en Heavens Above. Así que no podía detectar nada en la mansión del músico, que además no creo que fuera precisamente objetivo preferente del espionaje ruso en California. Ninguno de estos detalles importan al conspiranoico español Rafael Palacios, quien se hace en su web eco de las afirmaciones de la tal Sorcha Faal y añade que él mismo escribió un artículo sobre las armas psicotrónicas en Discovery DSalud, como si eso fuera a favor de su credibilidad. Discovery DSalud es la misma revista que ha hecho campaña contra la vacuna del cáncer de cuello de útero y dado pábulo a disparates como que el cáncer no es una enfermedad, sino un mecanismo de defensa del cuerpo. Su director, José Antonio Campoy, defendió en su etapa al frente de Más Allá que el VIH no es la causa del sida y publicó un libro con entrevistas a un extraterrestre.
Hasta los tripulantes de los platillos volantes, para los cuales el Rey del Pop quiso construir una pista de aterrizaje en Neverland, se han manifestado tras su muerte. Según Michael Cohen, quien cita como fuente un correo electrónico, un ovni de color verde brillante fue visto sobre el rancho del cantante horas después de su muerte. «Tan absurdo como pueda parecer, la realidad es que, si hubo ayer alienígenas vigilando nuestro planeta, no pudieron pasar por alto el fallecimiento de Michael Jackson», escribe Cohen, para quien lo lógico es que esos seres de otros mundos «sientan interés por las cosas que nos interesan a nosotros».
Resulta todo demasiado ridículo, de acuerdo; pero pronto habrá reportajes, programas de televisión y libros que alimenten algunas de estas ideas u otras parecidas, como hizo Santiago Camacho hace tres de años con Elvis en Cuarto Milenio. Así que estén preparados.

Michael Jackson y el aeropuerto para extraterrestres de Neverland

Geller y Jackson, en un acto de presentación de un libro en Londres en 2001. Foto: AP.«Michael [Jackson] quiere dar la bienvenida a los extraterrestres a la Tierra y filmar su aterrizaje», declaraba hace cuatro años Michael Luckman, director del Centro para la Investigación Extraterrestre de Nueva York y autor de Alien rock, libro dedicado a las creencias ufológicas de las estrellas del rock. Según Luckman, el fallecido cantante no sólo llegó a plantearse la construcción de un espaciopuerto en su mansión de Neverland para recibir a los visitantes, sino que también estaba convencido de que él mismo era extraterrestre. Describía su planeta originario como «una caprichosa anomalía en el océano del espacio» y lo situaba «justo debajo de nuestro sistema solar».
Además, Jackson creía poseer poderes paranormales y que los tenía Uri Geller, con quien entabló una estrecha amistad y de cuya renovación de votos matrimoniales fue testigo hace ocho años. También, según la BBC, habría pujado en 2004 en eBay por hacerse con una botella de cien años en la que estaba encerrado «un genuino fantasma irlandés».