Ilusionismo contra los espíritus

El último modelo de Ford T costaba en 1928 menos de 400 dólares y podían ganarse hasta 31.000 si uno demostraba que era capaz de comunicarse con los muertos. Tan fabulosa cantidad era la suma de cuatro retos simultáneos lanzados en la revista Science and Invention por la propia publicación, los ilusionistas Joseph Dunninger y Joseph F. Rinn, y Bess Rahner, la viuda de Harry Houdini…

Sigue en la revista Muy Interesante (Nº 455, abril de 2019).