Un periodista incrédulo, entre la élite científica

Kendrick Frazier. Foto: CSICOP.El periodista científico estadounidense Kendrick Frazier ha sido elegido miembro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), sociedad editora de la revista Science y uno de los más selectos clubes científicos del mundo. Me he enterado leyendo el último número de The Skeptical Inquirer, la revista del Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones de lo Paranormal (CSICOP), y me he llevado una gran alegría.
Conocí a Frazier -Ken, para los amigos- hace ocho años en Heidelberg (Alemania) durante la celebración del Segundo Congreso Escéptico Mundial, al que acudí como invitado de Paul Kurtz, profesor de Filosofía de la Universidad del Estado de Nueva York y presidente del CSICOP. La primera noche, cené con el periodista y su encantadora esposa Ruth en el restaurante del hotel en el que nos alojábamos. Era mi debut en un encuentro internacional de esas características y el matrimonio Frazier me trató desde que nos presentaron con una gran cordialidad, como si nos conociéramos de toda la vida, algo que después he comprobado que es común a muchos escépticos. Durante aquella velada, hablamos de periodismo, de pensamiento crítico y de su trabajo en Albuquerque (Nuevo México), donde viven y desde donde Frazier dirige la más prestigiosa revista escéptica del mundo. Al cierre de aquel congreso, compartí con el físico ruso Sergei Kapitza, el escritor británico Michael Hutchinson, Kurtz y Frazier una mesa redonda en la que reflexionamos sobre la pseudociencia en nuestros respectivos países.
Miembro del CSICOP, Kendrick Frazier es desde hace veinte años integrante de la directiva de los Laboratorios Nacionales Sandía y, desde hace ocho, responsable de Sandia Lab News, labores que ha compaginado con la dirección de The Skeptical Inquirer, una publicación bimestral imprescindible para los interesados en el análisis crítico de lo paranormal al frente de la que está desde 1977. Antes, había trabajado en la revista Science News. Sus artículos se han publicado en las principales revistas de divulgación y ha escrito ocho libros –Our turbulent Sun, The violent face of Nature y People of Chaco, entre otros-, además de haber coordinado la edición de cinco volúmenes de selecciones de artículos de The Skeptical Inquirer.
Su elección como miembro de la AAAS muestra la importancia que los líderes de la comunidad científica estadounidense dan al papel de un periodista comprometido en la lucha contra lo irracional, de un profesional que ha dedicado casi treinta años a hacer frente al avance de la superstición en nuestra sociedad. «Si, cuando vas a comprar un coche usado, das un puntapié a los neumáticos y pides a un mecánico que le eche un vistazo, ¿por qué no echas una mirada escéptica a la opinión de alguien antes de comprarla?», suele decir el galardonado, que ingresará oficialmente en la AAAS el 18 de febrero, durante el encuentro anual de la organización en San Luis.
Congratulations, Ken!