El exorcista

La historia real de la niña de ‘El exorcista’

La niña Regan MacNeil (Linda Blair) en una escena de ‘El exorcista’. 

Quien más, quien menos, muchos de ustedes recordarán la primera vez que vieron al padre Karras intentando expulsar al demonio de la pequeña Regan. Yo tenía 14 años cuando leí El exorcista (1971), la novela de William Peter Blatty que sirvió de base a la extraordinaria película de 1973 de William Friedkin, que no vi hasta bastantes años después de estrenarse en los cines. El libro me impresionó tanto, pasé tanto miedo y disfruté tanto con él, que lo guardo con especial cariño y aproveché el pasado verano para releerlo…

Sigue en el diario El Correo (suscripción).

La niña de ‘El exorcista’, en M80 Radio

Juan Luis CanoMaría Gómez y yo hablamos el lunes sobre la niña de El exorcista, en la vigésima primera entrega de la temporada de mi colaboración semanal en ¡Arriba España!, en M80 Radio. Si quiere, puede escuchar el programa completo.

¿Qué fue de la niña de ‘El exorcista’?

Cartel de la charla '¿qué fue de la niña de 'El exorcista'?'.¿Qué fue de la niña de El exorcista? ¿Nunca se lo ha preguntado? William Peter Blatty, el autor de El exorcista, aseguraba que la historia estaba basada en hechos reales. Así que tuvo que haber en algún lugar de Estados Unidos una adolescente poseída por Satanas, en cuyo cuerpo aparecieron llagas, que hablaba en lenguas extrañas, levitaba y bajaba escaleras como si fuera una araña. ¿Qué fue de ella?

Será una de las preguntas que intentaré responder el 8 de febrero a las 20.30 horas en la sala polivalente de BilboRock, dentro de la cuarta edición de Tracking Bilbao, las jornadas sobre cultura popular en la era digital que organizan el colectivo Caostica y el periodista Borja Crespo. Será una charla interactiva -animaré a los asistentes a usar sus móviles- en la que no hablaré solo de El exorcista, película a la que, entre otras cosas, le debe la güija su mala fama. Hablaré también de gremlins, jedis, poderes paranormales y otras cosas que algunos aseguran que no existen. Por cierto, ¿se ha planteado alguna vez de dónde salieron los gremlins?