eBay no venderá más pociones mágicas, lecturas de tarot, objetos malditos, conjuros y sesiones de reiki

El portal de comercio electrónico eBay va a dejar de vender conjuros, maldiciones, bendiciones, oraciones, sesiones de reiki y sanación, lecturas de tarot, pociones mágicas y objetos malditos. A partir del 1 septiembre, prohibirá la comercialización de cualquiera de esos productos no porque considere que se trata de timos descarados, sino porque las transacciones de esos bienes «suelen dar lugar a problemas entre el comprador y el vendedor que son difíciles de resolver». Póngase en la piel de los responsables de la compañía a la hora de solucionar una reclamación de alguien que ha adquirido una maldición para usarla contra un vecino y, sin embargo, éste no sufre ninguna desgracia: ¿y si el vendedor dice que el comprador la ha utilizado mal?
«Es importante señalar que los artículos que tienen un valor tangible en sí mismo y también pueden usarse en rituales y prácticas metafísicas (es decir, la joyería, los cristales, el incienso, las velas y los libros) se permiten en la mayoría de los casos», ha indicado por correo electrónico Johnna Hoff, portavoz de la compañía, a Los Angeles Times. Es decir, eBay seguirá haciendo negocio de la credulidad de muchos, vendiendo amuletos y artículos mágicos siempre que sirvan también para otras cosas y así pueda cubrirse las espaldas ante reclamaciones. El que hace la ley hace la trampa.

86 personas están encarceladas por brujería en Malawi

La Asociación para el Humanismo Secular (ASH) de Malawi ha pedido al presidente del país, Bingu Mutharika, que libere a las 86 personas que en septiembre fueron condenadas por brujas a penas de entre cuatro y seis años de cárcel con trabajos forzados. Se trata, en la mayoría de los casos, de ancianas acusadas por niños de enseñarles brujería. A pesar de que, según el ministro de Justicia, George Chaponda, nadie en Malawi puede ser condenado por brujo si no confiesa serlo y de que, tal como ha comprobado un reportero de la BBC, todos los acusados se declararon inocentes, ahora hay en prisión 68 ancianos -61 mujeres y 7 hombres- y 18 jóvenes parientes de los anteriores.
«El problema es que la mayoría de los policías y los jueces creen en la brujería», ha dicho George Thindwa, director de la ASH. Al mismo tiempo que exige al presidente que deje en libertad a los 86 inocentes encarcelados por un delito inexistente, Thindwa está intentando recaudar 30.000 euros para la defensa de los condenados. En Malawi no está en vigor ninguna ley antibrujería; pero el aumento de denuncias llevó el año pasado al Gobierno a crear una comisión para estudiar la criminalización de esa práctica supersticiosa.
Para que luego algunos sigan diciendo que el pensamiento mágico es inofensivo. Que se lo pregunten a los 86 desgraciados que en Malawi están encarcelados, víctimas de la superstición de policías, legisladores y jueces.

Brujería bendita y brujería maldita

Telecinco dedicó ayer casi tres minutos de su informativo de las 21 horas a la brujería, seguramente porque no hay nada más importante en el mundo de lo que informar. Dos equipos de la casa elaboraron sendos reportajes sobre las rogativas en Murcia a la Virgen de la Esperanza para que llueva y el Foro Internacional de Ciencias Ocultas y Espirituales que se celebra estos días en Madrid. El tono fue muy diferente: respetuoso para la invocación a la lluvia oficiada por el obispo de Cartagena, Juan Antonio Reig Pla, y humorístico para los tarotistas, lectores del aura y demás. Tanto en el estudio como sobre el terreno, los periodistas se cachondearon de los brujos y clientes reunidos en la capital de España, ¿por qué no hicieron lo mismo con los de Calasparra?